null: nullpx
Salud reproductiva

Los puntos sobre las íes: los derechos de la mujer y el aborto en la era de Trump

“En Estados Unidos casi una de cada cuatro mujeres se hará un aborto en el transcurso de su vida, y es extremadamente importante que todas las mujeres tengan acceso a la mejor atención médica disponible”.
27 Feb 2019 – 12:05 PM EST

Una vez más el presidente Trump usó su cuenta de Twitter para mentir y desinformar al pueblo estadounidense. Esta vez fue acerca del aborto. Lo mismo hizo hace dos semanas en El Paso, Texas, y durante su discurso anual del Estado de la Unión a principio de mes. En todas las ocasiones no escatimó ataques a la salud reproductiva y el derecho al aborto en este país.

El proyecto de ley que el presidente menciona en su tuit no estaba basado en la ciencia ni en la realidad, sino que es otro ataque del gobierno de Trump-Pence y el liderazgo republicano a la atención médica. Esta legislación, que buscaba penalizar a médicos, fue rechazada abrumadoramente por la comunidad médica y no recibió el respaldo de los demócratas en el Senado.

Pongamos los puntos sobre las íes: sabemos que en Estados Unidos casi una de cada cuatro mujeres se hará un aborto en el transcurso de su vida; y es extremadamente importante que todas las mujeres tengan acceso a la mejor atención médica disponible.

Durante sus discursos el presidente Trump hizo señalamientos acerca del aborto que no están basados en hechos o en la ciencia médica. Hablemos claro: No existe algo como el aborto hasta el nacimiento. La idea de que existen leyes que permitirían a una mujer hacerse un aborto mientras está dando a luz es absolutamente falsa. Cuando un aborto ocurre durante el embarazo, casi siempre se debe a que la salud y la vida de una mujer están en riesgo, o porque su embarazo ya no es viable.

En mis más de 20 años como presidenta de Planned Parenthood de South, East and North Florida, he visto un sinnúmero de ataques al derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo. Durante este tiempo muchos estados han impulsado leyes que van en contra del derecho a la autonomía y a la integridad corporal de la mujer. En los últimos siete años hemos visto más de 400 restricciones impuestas al aborto, incluidos algunos intentos de prohibir el aborto durante las primeras semanas del embarazo cuando, en muchos casos, la mayoría de las mujeres no saben que están embarazadas.

Planned Parenthood ha visto de primera mano las devastadoras consecuencias que sufren las personas en estados como Texas, donde los políticos han restringido el acceso al aborto. Los pacientes viajan cientos de millas, cruzan fronteras estatales y esperan semanas para realizarse un aborto, si es que pueden conseguir acceso a estos servicios. Estas barreras a menudo tienen un impacto desproporcionado en las comunidades de color, que ya se enfrentan a barreras sistemáticas para acceder a una atención médica de calidad.

Que no quepa duda alguna que la administración Trump y los republicanos continuarán a pasos firmes sus ataques al derecho a acceder a un aborto seguro y legal en este país.

Sabemos que existen al menos 16 casos a un paso de llegar a la Corte Suprema, lo que significa que el derecho a un aborto legal está en juego y que puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Hace unas semanas vimos como la Corte Suprema bloqueó temporalmente una ley del estado de Louisiana que exigiría que un médico tenga privilegios de admisión en un hospital a menos de 30 millas de las instalaciones donde se realiza el aborto.

No solo el derecho al aborto seguro y legal está en riesgo. Hace unos días, la administración Trump anunció nuevos cambios al programa nacional de planificación familiar y salud reproductiva llamado Título X (Title X, en inglés). El propósito de Título X es garantizar que más de cuatro millones de personas, incluyendo a 1.3 millones de hispanos y latinos de bajos ingresos, puedan acceder a métodos anticonceptivos, pruebas de infección de transmisión sexual (STI), pruebas de detección de cáncer y otros servicios esenciales de salud reproductiva. Este programa que no cubre abortos permite a personas indocumentadas acceder a servicios de salud reproductiva preventivos. Como parte de estos cambios se espera que la administración anuncie una ley mordaza, la cual básicamente obliga al personal médico a morderse la lengua y no permitir que informen a los pacientes bajo este programa sobre todas sus opciones relacionadas con el aborto.

Nuestro trabajo como proveedores de atención médica es brindar a nuestros pacientes la información y los servicios que necesitan para tomar las mejores decisiones para ellos y sus familias. La medicina es compleja, y cada situación es diferente. Planned Parenthood busca guiar y apoyar a nuestros pacientes en sus momentos de necesidad. Tanto yo como nuestro personal médico confiamos en nuestros pacientes: Confiamos en las mujeres. Estas son decisiones extremadamente difíciles que deben ser tomadas por el paciente, en consulta con su médico. Los políticos no deben meterse en las decisiones médicas de las personas.

Es por eso que seguiremos luchando para proteger el acceso a la atención médica: lo que incluye el aborto seguro y legal. La gran mayoría de las personas de este país cree que las mujeres deberían tomar sus propias decisiones personales de atención médica, y apoyan el derecho a un aborto seguro y legal, sin interferencia de los políticos.

Los votantes han dejado en claro que desean más atención médica, no menos, y que los politicos entiendan que Planned Parenthood sabe en verdad lo que es la medicina: que la salud reproductiva y el bienestar de salud de la mujer ES atención médica.

* Presidenta y CEO de Planned Parenthood de South, East and North Florida.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.