null: nullpx

Los hispanos deben prepararse para enfrentar un impacto creciente del cáncer

"En Estados Unidos se estima que aproximadamente 125,000 hispanos son diagnosticados con cáncer cada año y unos 38,000 fallecen como consecuencia de esta enfermedad".
Opinión
Vicepresidente Estrategia & Información en salud - Univisión
2018-06-05T10:15:04-04:00

Múltiples estudios anticipan que los hispanos, tanto en Estados Unidos como en América Latina, tendrán que afrontar un impacto creciente del cáncer durante las próximas décadas, como resultado de diferentes factores, incluyendo el envejecimiento gradual de la población, el mejor control de enfermedades transmisibles y la posibilidad de ofrecer un mejor manejo médico a condiciones crónicas como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

El crecimiento económico será indirectamente responsable, ya que éste suele estar acompañado de cambios atribuibles a la urbanización, incluyendo modificaciones en la dieta y el crecimiento de factores como el sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo, los cuales contribuyen a una mayor frecuencia de cáncer.

La revista The Economist reportó un consenso de expertos que estima que el cáncer pasó de ser responsable de un promedio del 15% de las muertes en América Latina en 2012 a un 19% de las muertes en 2015. Y hace proyecciones que indican que será responsable de un 20-25% de la pérdida de vidas humanas en la región durante los próximos 15-20 años, ya que el número de nuevos pacientes crecerá en un 91%, y su mortalidad hasta en un 106%.

En Estados Unidos se estima que aproximadamente 125,000 hispanos son diagnosticados con cáncer cada año y unos 38,000 fallecen como consecuencia de esta enfermedad. La Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC) estima también que América Latina pasará de reportar cerca de 1.1 millones de nuevos casos de cáncer y 500,000 muertes atribuibles al cáncer por año en el 2012 a unos 1.6 millones de nuevos casos y más de un millón de fallecimientos en el año 2030. Lo anterior llevará a América Latina a reflejar estadísticas similares a las de Estados Unidos, donde se estima que el 50% de los hombres y el 33% de las mujeres sufrirán de cáncer en algún momento de sus vidas.

Hay preocupación por las diferencias existentes en la planeación, el nivel de conocimiento e información, la disponibilidad de medicamentos y tecnologías, y, en general, la desigualdad de asignación de recursos a la lucha contra el cáncer, tanto entre países como entre las zonas rurales y urbanas de cada nación.

Uruguay y Costa Rica tienen los sistemas de salud que mejor se anticipan a las necesidades de prevención, diagnóstico y tratamiento, mientras que países como Paraguay y Bolivia reflejan niveles bajos de preparación que deben ser afrontados en forma urgente.

Los expertos coinciden en que la educación del público es la herramienta más efectiva en la prevención del cáncer y su detección temprana, y destacan que los esfuerzos realizados a la fecha son insuficientes.

Múltiples sondeos reflejan que la mayor parte de la población aún desconoce que el consumo de alcohol o cigarrillo, la falta de ejercicio mínimo y la obesidad son factores claramente asociados a un riesgo más alto de cáncer de seno y otras formas de cáncer. Igualmente, las encuestan indican que muchas mujeres no se realizan mamografías o pruebas de detección de cáncer de cuello uterino con la periodicidad recomendada, ya que, equivocadamente, consideran que son exámenes que sólo deben realizarse las personas con antecedentes familiares de la enfermedad.

La revista Lancet y el Banco Mundial señalan con preocupación que la inversión en la lucha contra el cáncer de los países latinoamericanos resulta insuficiente, incluyendo niveles menores a los necesarios en infraestructura, equipos y tecnología, medicamentos y preparación adecuada de personal de salud, incluyendo oncólogos, especialistas en radiología, personal de enfermería y otros profesionales de la salud.

Incrementar la participación de pacientes hispanos en estudios clínicos resulta de gran importancia ya que pese a representar un 18% de la población de los Estados Unidos, se estima que contribuyen con menos de un 2-3% de los pacientes en estudios.

Para Jorg-Michael Rupp, presidente de Roche Latinoamérica, la colaboración entre los sectores públicos y privados, profesionales médicos, instituciones, pacientes y la comunidad en general es clave para enfrentar las necesidades de Salud Pública que el cáncer representa.

El sector privado ha contribuido en forma esencial a la educación de profesionales de la salud en oncología, incluyendo su participación en estudios clínicos, pese a que las condiciones para la implementación de los mismos en los diferentes países son complejas y varían de país a país.

Resulta importante la inversión en plataformas de bases de datos y análisis de las mutaciones genéticas de los diferentes cánceres al igual que en educación médica a distancia, que permita intercambiar información con especialistas en Estados Unidos, Europa y otros países.

Los medios de comunicación juegan un papel clave en la educación e información en temas relacionados con salud a la población, los cuales, unidos a una mejor infraestructura, pueden tener un efecto positivo y sostenible en el desarrollo de las naciones.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:OpiniónSaludEnfermedadesCancer
Publicidad