null: nullpx

Las mujeres podemos decidir el futuro de Florida

“Las mujeres no olvidamos que aquellos que ahora dicen preocuparse por nuestras familias, son los mismos que no hicieron nada cuando Trump separó a miles de familias en la frontera”.
2 Nov 2018 – 12:12 PM EDT

Faltan pocos días para las elecciones y muchos dicen estar ya cansados del odio y la división que desafortunadamente han reinado en esta campaña. Pero, al contrario, yo me siento energizada. Porque sé que las mujeres tenemos el poder de hacer historia en la Florida.

Es cierto, ha sido un espectáculo lamentable, pero no es eso lo que me agota de estas elecciones. Si de algo estamos cansadas millones de mujeres en Florida y en el país es del odio contra nosotras y nuestras familias cuando no estamos en elecciones, cuando los políticos muestran sus verdaderas intenciones.

Las mujeres no olvidamos que aquellos que ahora dicen preocuparse por nuestras familias, son los mismos que no hicieron nada cuando Trump separó a miles de familias en la frontera. Ahora dicen que se preocupan por las madres trabajadoras, pero sabemos que no quieren aumentar el salario mínimo y prefieren darles recortes de impuestos a las grandes empresas y los millonarios. Mientras pretenden asustarnos diciendo que sus oponentes harán lo mismo que está sucediendo en nuestros países, hacen planes para recortar los fondos para las escuelas de nuestros hijos y la salud que tanto necesitamos. Y, mientras abrazan a sus esposas frente a las cámaras, sabemos que no dudan un segundo en impedir que las mujeres decidamos sobre nuestro cuerpo y que tengamos acceso a servicios para nuestra salud reproductiva.

Ya no creemos en esos cuentos viejos, y ya no toleramos que nos sigan mintiendo. Porque cuando se meten con nuestra familia o con nuestras hermanas, hijas, madres, y amigas, se meten con todas nosotras.

Por eso, pase lo que pase, digan lo que digan, en estas elecciones las mujeres estamos alzando nuestras voces para decir que ya es suficiente, y estamos saliendo a votar en masa. En la Florida han votado ya más de tres millones de personas antes del día de elecciones , más de la mitad son mujeres. Además, el número de latinos que ha salido a votar hasta ahora se ha triplicado comparado con las que votaron en las pasadas elecciones a gobernador.

Y estamos saliendo a votar para hacer historia al elegir a Andrew Gillum como nuestro próximo gobernador, y al decirle que sí a la enmienda 4 que restaura el derecho al voto a 1.4 millones de personas que no pueden votar porque alguna vez en su vida cometieron un error y tienen un record criminal.

En estas elecciones hay demasiado en juego para las mujeres latinas. Vemos el aumento en la criminalización y la disminución en los servicios sociales, estamos en la ciudad con la mayor desigualdad en la nación, y la renta está aumentando, el nivel del mar está subiendo y el dinero para nuestras escuelas está disminuyendo.

Juntas estamos sacudiendo a la nación para lograr un cambio y estamos en marcha a las urnas para elegir a candidatos como Andrew Gillum que están realmente comprometidos a trabajar por los temas que más nos importan. Gillum quiere aumentar el salario mínimo, expandir el acceso a salud, invertir en la educación pública y pagar a los maestros lo que merecen.

Gillum nació y creció en una familia trabajadora, y sabe de primera mano lo que tienen que hacer nuestras familias para subsistir. Sabe lo que es poder enviar a un hijo al college y que sea el primero en graduarse en la familia. Sabe lo que es tener un familiar que desafortunadamente cometió un crimen y necesita una segunda oportunidad en la vida para corregir sus decisiones. Cree en que necesitamos de la ciencia para controlar el cambio climático y proteger el medio ambiente. Y, a pesar de no ser inmigrante, no ha dudado un segundo en salir a defender a nuestras familias y en denunciar la maquinaria de deportaciones de Trump.

Esos son los temas que realmente nos interesan, porque son justamente la razón por la que muchas de nuestras familias migraron a este país. Muchas familias latinas vinieron en busca de oportunidades para trabajar y tener una vida de calidad, donde hay educación para todos los niños y donde es posible recibir atención médica.

Un candidato que no trate de proteger o de mejorar ese “sueño americano” para todos, no merece nuestro voto. Y no nos vamos a dejar convencer de esa idea absurda de que quien quiere proteger ese sueño quiere que vivamos crisis como las que están sufriendo Venezuela o Nicaragua. Como si no supiéramos la diferencia entre lo que pasa en nuestros países y acá. Por favor, no insulten nuestra inteligencia.

Sabemos muy bien lo que significa mantener a nuestras familias con bienestar, como para dejarnos engañar o asustar para votar en contra de nuestros propios intereses. Lo que es realmente asustador es que Ron DeSantis nos quiera hacer creer que tener acceso a salud, educación y a un salario digno es algo malo.

Por eso millones de mujeres estamos votando por Andrew Gillum. Porque nosotras y nuestras familias merecemos lo mejor.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad