null: nullpx

La inclusión de los jóvenes, un imperativo para la transformación de México

“Hasta hoy los jóvenes mexicanos ha sido objeto de manipulación política y han jugado un papel secundario dentro de la política mexicana”.
Opinión
Autora, investigadora, criminóloga y legista. Promotora de la educación, los derechos y el empoderamiento humano.
2018-04-30T13:55:11-04:00
Comparte
Mexico City, MEXICO: Alumnos de una escuela de Ciudad de Mexico realizan, el 16 de junio de 2006, un simulacro de votacion para estimular el voto en las proximas elecciones nacionales que se desarrollaran el 02 de julio. AFP PHOTO/Ronaldo SCHEMIDT (Photo credit should read Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images) Crédito: Getty Images

México atraviesa por una crisis política y humanitaria, y las elecciones de julio de 2018 servirán como un referéndum sobre una administración que no ha logrado frenar la violencia ni la corrupción. En medio de una crisis de legitimidad de la democracia y de credibilidad de los partidos políticos y de sus candidatos México renovará más de 3,000 cargos políticos en sus próximas elecciones.

El gran reto de los partidos y de sus candidatos es lograr una participación electoral satisfactoria en medio de la apatía y el hartazgo político de la población. Y los estrategas políticos están conscientes de que para salir victoriosos tendrán que ser incluyentes con la población “joven” del país, que representa cerca del 40% del padrón electoral.

Se estima que en las elecciones del 1 de julio votarán más de 25 millones de jóvenes, y uno de cada cinco electores estará votando por primera vez. Es por eso que hemos visto a los partidos políticos dirigir y girar sus agendas alrededor del interés de los jóvenes –la generación de los millennials–.

Hasta hoy los jóvenes mexicanos ha sido objeto de manipulación política y han jugado un papel secundario dentro de la política mexicana. Contienda tras contienda se ha visto cómo los jóvenes son utilizados para tratar de incidir en las decisiones electorales a favor de algún candidato o algún partido político en específico. Y nada más.

Más que explotar vanamente la energía de la juventud, los partidos políticos deben abrir la puerta a las nuevas generaciones y dejarlas darse a conocer como una nueva clase política con el deseo y la capacidad de romper paradigmas y de revertir la tendencia generalizada al hartazgo político y social en México.

Para simpatizar con la generación de los millennials es evidente que no basta el sólo hecho de mencionarlos en la cambiante retórica política, sino que es necesario incluirlos dentro de la política y la administración pública para lograr un verdadero cambio.

Es necesario pasar del discurso retrogrado a la acción transversal e impulsar la inclusión y participación real y tangible de los jóvenes en espacios de toma de decisiones.

Para lograr una representación digna y verdadera de los jóvenes, los partidos tienen que ceder espacios significativos –incluyendo cargos de elección popular– para que sean ellos quienes representen e impulsen políticas públicas que beneficien directamente al resto de la población.

No se puede lograr el tan aclamado cambio generacional sin la aportación de ideas frescas y novedosas dentro de los partidos políticos y las administraciones públicas.

Es probable que los partidos políticos hayan llegado al punto del colapso no sólo por haber fallado en su objetivo constitucional, sino por la perversa lucha de sus miembros por perdurar y permanecer en el poder.

Parte de la disfuncionalidad política es consecuencia de querer mantener el poder concentrado en unos cuantos. Los partidos han sido secuestrados por políticos de mayor edad que se rotan el poder en cada contienda electoral y no suelen ceder espacios a las nuevas generaciones.

Para generar y construir un mejor país es indispensable romper la imperecedera barrera ente la política y la juventud. A medida que buscamos convertirnos en un país verdaderamente democrático, se deberá asumir el desafío máximo: lograr una transformación social positiva para todos en medio de la crisis política y social que vive México.

¡Porque si se puede! Tal vez más que en ningún otro momento en la historia de México tenemos que marchar hacia adelante creando una sociedad verdaderamente incluyente. Y adoptar una perspectiva múltiple, si es que los Estados Unidos Mexicanos desean situarse como un país del futuro.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comparte

Más contenido de tu interés