null: nullpx

La comunidad inmigrante de Virginia convierte el odio en poder político

“El 7 de noviembre es importante que los latinos digan presente y rechacen contundentemente a los candidatos que siembran divisiones como Ed Gillespie”.
Opinión
Director Estatal de America's Voice Virginia
2017-10-26T12:18:19-04:00

Virginia y sus comunidades minoritarias se encuentran en una importante disyuntiva.

Por un lado, tenemos a la campaña del republicano Ed Gillespie, que ha demonizado y deshumanizado a los inmigrantes. Por el otro, está la campaña del demócrata Ralph Northam, que busca elevar la diversidad del estado, luchando contra los ataques de odio hacia la comunidad hispana impulsados por los consejeros de Gillespie, quienes están cortados por la misma tijera que Trump.

Y en medio están los votantes minoritarios que tienen en sus manos el poder de decidir cuál es el mejor camino para nuestro estado. Cabe señalar que es una responsabilidad muy importante porque el camino que tome Virginia se convertirá en hoja de ruta para las elecciones congresionales del próximo año, además de que tendrá un gran impacto para los dreamers.

La campaña de Gillespie tomó conscientemente la decisión de apropiarse de las estrategias racistas utilizadas por Donald Trump, que solo dividen a la comunidad, incluso después de los sucesos de Charlottesville. En lugar de hablar sobre los problemas que aquejan a los virginianos, como la educación, la economía, la salud y la inmigración, Gillespie se ha enfocado en pintar a los latinos como criminales y crear una controversia de la nada –que quede claro que no existen ciudades santuario en el estado, por lo que es un punto de debate artificial y fabricado–. Su cálculo es que los votantes minoritarios no saldrán a las urnas.

Para la comunidad latina, debido a todo lo que está en juego, es vital que entendamos cómo los candidatos valoran temas como la educación, la economía y la inmigración. Este último es muy importante debido a los ataques que la Administración Trump ha estado dirigiendo hacia la comunidad inmigrante: desde las diversas prohibiciones de entrada de musulmanes al país, hasta los comentarios realizados con respecto a nuestros hermanos mexicanos, la polémica con el muro fronterizo y la revocación de DACA. Esta retórica se extendería con un candidato como Gillespie, que también quiere eliminar la matrícula estatal para estudiantes indocumentados que residen en el estado. Estas posiciones extremas, impulsadas por la base supremacista blanca de Trump, son las mismas con las que Gillespie se ha alineado y ha usado para promover su campaña en Virginia.

El Partido Republicano de Virginia –que está siguiendo las mismas posturas que Donald Trump y Corey Stewart– busca apelar a los conservadores más radicales y extremistas con la esperanza de que salgan a votar masivamente el 7 de noviembre en vez de crecer y diversificar su base, haciéndola más inclusiva. Los anuncios racistas de Ed Gillespie que han dominado la campaña demuestran su apuesta por esta estrategia divisoria que pretende que los votantes minoritarios y progresistas no ejerzan su derecho al voto en noviembre.

Sin embargo, hay grupos alineados con nuestra comunidad que le están dando la batalla a Gillespie y sus secuaces. Están haciendo inversiones grandes en el estado para duplicar los esfuerzos en educación, empoderamiento y movilización de poblaciones poco propensas a votar, o que suelen votar en las elecciones presidenciales y no en las contiendas estatales. NextGen America, junto con organizaciones comunitarias como CASA in Action, Center for Community Change Action y America's Voice, han invertido mucho en Virginia, tocando literalmente cada puerta para motivar a la comunidad inmigrante para que salga a votar.

El 7 de noviembre es importante que los latinos digan presente y rechacen contundentemente a los candidatos que siembran divisiones como Ed Gillespie. Es hora de decirle no a candidatos como John Adams y Jill Vogel que apuestan por el odio, el racismo y el cinismo. Virginia merece líderes que sean una verdadera representación de la comunidad: un estado incluyente y diverso que elige el camino de la unión y la decencia.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:OpiniónEleccionesVoto Hispano
Publicidad