null: nullpx

La ausencia de una clara postura contra el racismo es inexcusable

“Como director ejecutivo de Univision Communications Inc. me enorgullece la grandeza del Estados Unidos multicultural donde vivimos y que estamos creando”.
Opinión
Presidente y CEO de Univision.
2017-08-18T15:46:36-04:00

Hace casi 40 años, el juez Thurgood Marshall –la primera persona de color en ocupar un escaño en la corte suprema nacional– habló en Charlottesville y le dijo a la clase de estudiantes que se graduaban de la Universidad de Virginia: “Cuando vean que algo no está bien o falta de equidad o justicia, denúncienlo, porque este es su país. Esta es su democracia. Ustedes le dan vida. Protéjanla. Que sea su legado”.

La semana pasada todos presenciamos los horrendos sucesos en Charlottesville y la diseminación de mensajes de odio e intolerancia en demasiadas comunidades por todo el país. Lamentablemente, dichos acontecimientos no se produjeron en una burbuja sino que son endémicos de una enfermedad más extensa de motivación antiinmigrante, racista, homofóbica y de intolerancia religiosa que se propaga y amenaza con dividir a nuestro país.

Esta actitud irracional que vemos ahora amenaza con desbordarse sin control y debe parar. Se requiere liderazgo. Los líderes empresariales de Estados Unidos deben intervenir para proteger a las comunidades a las que prestan servicios, ya que tantos líderes en la capital del país no se están pronunciado de manera enérgica y clara contra la diseminación del odio y la intolerancia.

Como director ejecutivo de Univision Communications Inc., la principal empresa de medios de comunicación al servicio de la comunidad hispana en Estados Unidos y de dominio diverso en aumento del país, me he pronunciado y seguiré pronunciándome en contra de:

  • La odiosa y extremadamente inexacta representación de los inmigrantes como criminales, terroristas y “gente mala”, que tiene como propósito infundir temor y división.
  • Los esfuerzos desacertados y malvados por separar a familias de trabajadores inmigrantes y atacar su idioma y cultura.
  • Los esfuerzos por satanizar a nuestras comunidades LGBT y hacer que nuestros familiares, amigos y colegas vuelvan a callar y esconderse.
  • Los ataques contra nuestros medios de comunicación, que sin duda tienen como propósito debilitar el rendimiento de cuentas y las medidas de protección que son absolutamente cruciales para proteger la libertad en Estados Unidos.
  • La inexcusable ausencia de una clara y enérgica condena de actos de los promotores de la supremacía de la raza blanca, actos neonazis y otros que expresan opiniones de odio y racismo.

Me enorgullece la grandeza del Estados Unidos multicultural donde vivimos y que estamos creando. Me alienta ver que tantos otros directores ejecutivos se están pronunciando y espero que esto siga sucediendo, no solo esta semana, sino en semanas y meses próximos, para que podamos legarle a la próxima generación un Estados Unidos completamente identificado con la inclusión e igualdad para todos, independientemente de raza, origen étnico, idioma, género u orientación.

Publicidad