El voto latino puede hacer historia en Florida

“‘Voto latino” es un término que no refleja la diversidad de culturas, idiomas y razas de nuestros países de origen. Pero la verdad es que unidos en el voto somos una fuerza real”.
Opinión
Directora de Nueva Visión Florida, un PAC comunitario que moviliza a votantes latinos y afroamericanos.
2018-08-23T15:30:56-04:00

Este año, tenemos la oportunidad de cambiar el destino de Florida. En agosto, y luego en noviembre, podremos elegir a un nuevo gobernador que cambie el rumbo de nuestro estado.

Por más de veinte años he sido parte del movimiento de defensa de los derechos de los inmigrantes. Pero después de las elecciones de 2016, cuando ganó Donald Trump, decidí enfocarme en registrar y unir a los votantes, y construir el poder político que necesitamos para defender a nuestras familias y el futuro de nuestros hijos.

Siempre escuchamos sobre el famoso “voto latino”. Es un término que no refleja la diversidad de culturas, idiomas y razas de nuestros países de origen. Pero la verdad es que unidos en el voto somos una fuerza real, con cada vez más capacidad de influir en las elecciones y, en la Florida, cada vez nos estamos volviendo más “progresistas” (como dicen los políticos).

Hace diez años, el 37% de los latinos en Florida eran republicanos, 33% demócratas y 28% independientes. Hoy en día, la balanza ha cambiado y cada vez más latinos se registran o votan con los demócratas.

Aún más, unidos a los votantes afroamericanos somos la tercera parte del electorado estatal y la mitad de todos los votantes demócratas. Básicamente, si unimos nuestros votos, tenemos el poder de elegir quién gobierne en nuestras ciudades, nuestro estado y hasta en la Casa Blanca.

Obviamente hay una explicación para todos estos cambios. Además de Trump y los políticos antiinmigrantes que están arrasando con el partido republicano, en Florida llevamos más de 20 años de gobiernos republicanos y casi ocho años de un gobernador como Rick Scott que apoya abiertamente a Trump, ha promovido políticas antiinmigrantes, estuvo involucrado, según el Partido Demócrata de Florida, en el mayor fraude del Medicare en la historia del país, se niega a aumentar el salario mínimo, hace recortes a la educación pública, y no ha hecho nada para detener la contaminación de nuestras aguas o protegernos del calentamiento global y el aumento del nivel del mar.

A pesar de que su retórica antiinmigrante está ahuyentando a cada vez más latinos, los republicanos de la Florida podrían elegir a un nuevo candidato para gobernador que es aún peor que Rick Scott. Es un fanático de Trump, apoya la construcción del muro y la separación de familias, y no favorece para nada a las familias trabajadoras.

Yo no pienso permitir que alguien así sea gobernador de nuestro estado, y sé que no soy la única. Como una latina de familia peruana y argentina, no quiero seguir dando mi voto a candidatos que tienen miedo de apoyar a los inmigrantes y los latinos, o que lo hacen sólo para ganar nuestro voto pero no están realmente comprometidos con nuestras comunidad o ni siquiera saben cuál es nuestra realidad.

Yo quiero apoyar a candidatos reales y fuertes como Andrew Gillum, un candidato que no es un millonario y que creció en una familia trabajadora como la mayoría de nosotros. Su papá era trabajador de construcción y su mamá chofer de bus escolar. Con gran esfuerzo y dedicación, Gillum logró convertirse en alcalde de Tallahassee, y con nuestro apoyo, podría convertirse en el primer gobernador afroamericano en la historia de la Florida.

Gillum no tiene miedo de decirle que no a Trump o al NRA, a quienes enfrentó en una demanda legal para proteger su ciudad de las armas mucho antes de la masacre de Parkland ( ¡y ganó!). Gillum quiere aumentar el salario mínimo para generar trabajos bien pagados, expandir el Medicaid, invertir en las escuelas públicas y proteger el agua que nos rodea.

Pero quizás la muestra más sólida de que Gillum realmente conoce la situación de miles de inmigrantes en la Florida, es que no tiene miedo en decir que necesitamos abolir ICE y parar la separación de familias. Ningún otro candidato se ha atrevido a decirlo, y eso vale oro.

Es cierto que el voto latino puede ser influyente en una elección. Pero para ser decisivo y poderoso, necesitamos unirnos con otros votantes. Este 28 de agosto, tenemos los votos y el poder para hacer historia en la Florida, ahora sólo necesitamos usarlos. Usemos nuestro poder y elijamos bien.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:PolíticaFloridaElecciones 2018
Publicidad