publicidad
Copias del presupuesto de la administración Trump para el año 2019.

El presupuesto de Trump está alineado con sus valores: solo le importan él y sus amigos ricos

El presupuesto de Trump está alineado con sus valores: solo le importan él y sus amigos ricos

“La estafa presupuestaria de Trump y de los republicanos es nada menos que una gran transferencia de riqueza de la clase media y las familias trabajadoras al 1% más rico y a las grandes corporaciones”.

Copias del presupuesto de la administración Trump para el año 2019.
Copias del presupuesto de la administración Trump para el año 2019.

El presupuesto de Donald Trump nos llevará a la bancarrota moral y económica. Trump prometió durante su campaña electoral que los ricos –sus amigos– no tendrían un recorte tributario. También prometió que no recortaría los programas de Seguro Social, Medicare y Medicaid. A pesar de sus promesas al pueblo estadounidense, el presupuesto del presidente hace exactamente lo contrario de lo que dijo que haría.

No se había secado la tinta de la estafa tributaria de Trump y los republicanos –que les da enormes recortes a los millonarios, multimillonarios y grandes corporaciones– cuando nos enteramos cómo planeaban pagar por ella. El plan presupuestario de Trump propone drásticos recortes: 306,000 millones al programa de Medicaid, 214,000 millones al programa de cupones para alimentos (SNAP, por sus siglas en ingles), 72,000 millones a los programas federales que proporcionan beneficios a las personas con incapacidades, 3,000 millones del departamento de educación, y otras ayudas básicas que para los estadounidenses son importantes para llegar a fin de mes.

publicidad

Esta estafa presupuestaria es nada menos que una gran transferencia de riqueza de la clase media y las familias trabajadoras al 1% más rico y a las grandes corporaciones. ¿Y se preguntan por qué? Para pagar por los recortes tributarios a los ricos después de hacer que los déficits se disparen.

Este Robin Hood en retroceso, sin embargo, es lo opuesto a lo que el pueblo estadounidense quiere. De hecho, el debate sobre la derogación de Obamacare mostró la poca popularidad que tienen los recortes a Medicaid. Las encuestas recientes muestran que el 80% de los estadounidenses se opone a estos recortes.

Y el Medicaid no es lo único que los estadounidenses no quieren que se recorte. Los estadounidenses se oponen rotundamente a que sufran recortes la asistencia nutricional, el programa de vivienda asequible, los beneficios por incapacidad del Seguro Social, el seguro de desempleo, la asistencia de calefacción en el hogar y el programa de educación temprana Head Start. La oposición a que se recorte cualquiera de estos programas va más allá de los partidos políticos, incluso de los republicanos y los votantes del presidente Trump.

La peor propuesta de este asalto a nuestras familias es la idea de Trump de cambiar los cupones de alimentos por cestas de comida. Los beneficiarios no podrán usar el programa para comprar alimentos basados en las necesidades nutritivas de sus familias, es decir que el gobierno tendrá control total sobre lo que se puede comer. Los paquetes propuestos por Trump consistirían en alimentos no perecederos –una reducción inaceptable en calidad de alimentos– y es probable que tampoco tengan en cuenta las alergias, algo que podría causarle daño a un bebé recién nacido. Esto es un acto de malicia.

Trump y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, enmascaran sus recortes cuando hablan de los "requisitos de trabajo” y la “promoción del empleo", pero la realidad es que arrebatar la atención médica, la alimentación y la vivienda a los trabajadores que no tienen suficientes horas de labor no tiene nada que ver con ayudar a alguien a trabajar. La mayoría de los estadounidenses se oponen a despojar a los trabajadores en apuros del Medicaid bajo el disfraz de "requisitos de trabajo". El 60% de los estadounidenses se oponen a que las personas que no puedan encontrar un trabajo o que no trabajen suficientes horas no tengan acceso a Medicaid.

Queda claro que a Trump y a los republicanos no les importan las consecuencias políticas que tendrá el recortar estos programas. La abrumadora mayoría de los estadounidenses no solamente se oponen a los recortes, sino que han dicho que no votarían por un candidato que los apoye. La oposición, en general, se intensifica cuando se plantea que los recortes a Medicaid, el programa de asistencia nutricional y lo demás, son para cubrir los recortes de impuestos a los ricos.

El presupuesto de Trump deja en claro las prioridades de los republicanos: hacer recortes profundos a los programas que ayudan a las familias estadounidenses a llegar al fin de mes, todo para pagar los recortes masivos a los ricos y a las corporaciones –y a su propio bolsillo con su plan de impuestos.

publicidad

Tenemos que derrotar esta agenda, porque Trump y los republicanos nos han mostrado que están dispuestos a llevar a la bancarrota nuestra economía y nuestras familias trabajadoras y estadounidenses, en su afán de bajarles los impuestos a los más ricos, sus amigos, y sus donantes.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Mantente informado sobre las últimas noticias y los contenidos exclusivos de Univision Noticias

ACTIVAR ALERTAS OFF ON

¿Qué voy a recibir exactamente?

Recibirás alertas con noticias y videos de última hora sobre política, inmigración y otros temas de actualidad, así como reportajes y contenido exclusivo de Univision Noticias. Intentaremos no molestarte muy a menudo, y si lo deseas, puedes desactivar las notificaciones fácilmente.

Hemos detectado que actualmente las notificaciones de Univision están bloquedas. Por favor, desbloquéalas en las opciones de tu navegador.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad