null: nullpx

El Paso: la tranquila ciudad que los republicanos quieren pintar como una zona de guerra

“Llevan más de una década propagando la idea de que las ciudades vecinas de México están repletas de crimen y violencia, y utilizan esta estadística fallida para justificar alguna propuesta antiinmigrante y xenofóbica”.
Opinión
Secretaria Nacional de Prensa de Latino Victory.
2019-02-07T16:36:54-05:00

En la ciudad de El Paso el legislador estatal César Blanco suele salir a correr por las mañanas y, con la sensibilidad de un fotógrafo, documenta su travesía a través de las redes sociales. Las fotos muestran un paisaje soleado, lleno de mezquites y resguardado por colinas en tonos sepia. Las fotos transmiten un aura de silencio y de paz, y Blanco les recuerda a sus seguidores que se encuentra a tan sólo algunos metros de Ciudad Juárez, la ciudad mexicana que colinda con El Paso.

Como para decenas de legisladores fronterizos, para Blanco no es suficiente vivir su vida cotidiana en paz, debe justificarla.

Esto es debido a los ataques constantes de republicanos que quieren pintar la frontera como una zona de guerra. Llevan más de una década propagando la idea de que las ciudades estadounidenses vecinas de México están repletas de crimen y violencia, y utilizan esta estadística fallida para justificar alguna propuesta antinmigrante y xenofóbica. Esta vez, es un muro.

Hace 14 años, no era Trump, sino Tancredo, quien estaba frente la manada de extremistas antiinmigrantes que rugían por un muro y por negarle la ciudadanía a los hijos de no ciudadanos. El excongresista Republicano Tom Tancredo es recordado por promover propuestas antiinmigrantes tan extremas que hasta los republicanos de aquella época lo repudiaban. Era una voz al margen, un extremista ignorado, hasta que el Congreso Republicano dobló las manos y aprobó una de sus propuestas para construir mas de 600 millas de barrera en la frontera.


La misma retórica que utilizó Tancredo hace una década volvió a resonar en Washington esta semana, pero esta vez no salió de una conferencia de prensa de algún congresista extremo, sino de los labios del presidente durante su discurso al Congreso sobre el Estado de la Unión.

Una vez más, volvió a resurgir el mensaje propagado a través de los años por congresistas republicanos que están tejidos por la misma mano que Tancredo, políticos como Kris Kobach, Steve King, Pat Buchanan y Janet Brewer. La frontera es un lugar peligroso, hace falta un muro. En el Estado de la Unión, Trump pintó a los inmigrantes como criminales y a la frontera como un lugar violento en donde el trafico de drogas y de humanos está a la orden del día. Volvió hablar de la MS-13 y a decir que miles de personas estadounidenses son victimas de criminales indocumentados, una mentira total. También dijo Trump que la ciudad de El Paso, Texas, había sido una de las mas violentas en el país y después de que se construyera un muro la violencia había disminuido drásticamente.

La congresista Verónica Escobar, Demócrata de El Paso y quien estuvo presente en el Estado de la Unión, dijo que escuchar este comentario había sido un golpe profundo”. Escobar desmintió al presidente asegurando, por su experiencia personal, que El Paso es una de las ciudades más seguras del país y, de hecho, lo había sido mucho antes de que se construyera un muro. El alguacil del Condado de El Paso condenó los comentarios de Trump por ser falsos y por crear una narrativa negativa y opuesta a lo que en realidad se vive en esa ciudad.

Una vez más, como lo han hecho anteriormente decenas de legisladores fronterizos, una centinela de legisladores y oficiales públicos se vieron forzados a asegurarle al resto de la nación que no viven en una zona de guerra. Personas como el representante Blanco, la congresista Escobar y el senador estatal José D. Rodríguez tuvieron que justificar la tranquilidad que se vive en su ciudad, en donde viven una vida normal, con sus familias. Como si tuvieran que presentar documentación de su identidad, deben apuntar a las estadísticas que indican que las ciudades fronterizas son de las más seguras del país.

Al igual que millones de personas que radican en la frontera, estos legisladores llaman a esta región su hogar. Es el lugar en donde guardan recuerdos de su infancia, de sus padres e hijos, de noches de fiesta con los amigos, de graduaciones y primeros días de trabajo. Cada que dicen que la frontera es un lugar repleto de violencia, los republicanos le roban la humanidad a millones de estadounidenses. No es coincidencia que la mayoría de la población en esta región es de origen mexicano o latino, ya que los republicanos tienden atacar a esta comunidad cada que buscan excitar a su base. Es un acto de hostilidad y de racismo hacia sus propios conciudadanos. Esto es algo que debemos recordar la próxima vez que un republicano exija otro muro en la frontera, ya que es a costa no solo de la verdad, sino de nuestra dignidad y humanidad.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad