null: nullpx

El mítico plan de salud republicano

“La administración Trump está intentando utilizar el acceso al cuidado de salud otra vez como un estandarte durante las elecciones en el 2020.
12 Abr 2019 – 10:45 AM EDT

La falta de cuidado de salud es un tema que toca a millones de personas en Estados Unidos. Por más de 50 años, ambas cámaras legislativas y el poder ejecutivo han debatido propuestas de ley para ayudar a incrementar el acceso al cuidado de salud que han resultado en programas como el Medicare y Medicaid –programas que fueron creados por los demócratas y que hasta hoy, siguen siendo repudiadas por los republicanos–. El debate nacional sobre el acceso al cuidado de salud comenzó con el presidente Demócrata Harry S. Truman, y si no tenemos cuidado, puede acabar con el presidente Republicano Donald Trump.

La saña con la que los republicanos intentan acabar con el acceso al cuidado de salud es alarmante. Y como ya es costumbre, el partido Republicano, ahora exacerbado por las tendencias extremistas de Trump, ha tomado una postura que daña a las comunidades de color, incluyendo a la comunidad latina, a las mujeres y a la comunidad LGBTQ, entre otras comunidades que han sido el blanco de ataques desde que Trump fue electo.

Cuando se aprobó la Ley del Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare, en el 2009, la reacción de los republicanos fue lanzar un movimiento contra el Obamacare que desbancó a la mayoría demócrata en el Congreso en las elecciones del 2010. Al haber de tomado control de Washington, lo primero que hicieron los republicanos fue intentar de derogar la Ley del Cuidado de Salud Asequible, para ser exactos, votaron más de 50 veces a pesar que millones de personas serían perjudicadas por sus acciones. Al fin de cuentas, no se salieron con la suya y en el 2018 los republicanos fueron rechazados por los votantes estadounidense, perdieron el control de la Cámara de Representantes y todo por su obsesión de revocarle el acceso al cuidado médico a las personas trabajadoras de este país.

La administración Trump está intentando utilizar el acceso al cuidado de salud otra vez como un estandarte durante las elecciones en el 2020. Busca reelegirse, y para el, atacar Obamacare es parte de su estrategia electoral: quiere ganar a su base.

Lo que debemos tener en mente es que si los republicanos logran desmantelar Obamacare, causaría un daño irrevocable para la comunidad latina. Antes de que entrara en vigor el Obamacare en el 2010, los latinos tenían uno de los índices de falta de seguro médico más altos en el país. Obamacare cambió esta estadística para el bien de los latinos.

Un estudio conducido por The Commonwealth Fundencontró que entre el 2013 y el 2015, el número de latinos sin seguro médico disminuyó 12%. En estados en donde se expandió el Medicaid como parte de la opción de Obamacare, el número fue de 14%. El estudio también encontró que el número de adultos latinos que reportaron no asistir a una consulta médica durante una enfermedad debido al alto costo disminuyó de un 27% a un 22%. A nivel nacional, el número de personas sin cobertura médica disminuyó drásticamente: en el 2010, había 48 millones de personas sin seguro, y en el 2016, el número cayó a 28.6 millones ( Fuente).

Queda claro que los republicanos quieren acabar con el progreso de nuestro país. No les importa el bienestar de la clase media y trabajadora. Si la administración Trump logra desmantelar Obamacare, ya sea parcialmente o totalmente, las consecuencias reversarían el progreso que hemos logrado.

De acuerdo al Center for American Progress, el número de personas sin seguro incrementará en un 65%, las compañías de seguro médico podrán cobrarle hasta un 50% más a las mujeres que a los hombres, más de 130 millones de estadounidenses que cuentan con enfermedades preexistentes no tendrán cobertura, y como si fuera poco, casi 12 millones de personas de la tercera edad estarán en riesgo de pagar más por sus prescripciones médicas. Estas estadísticas son alarmantes, ya que las vidas y la salud de millones de personas están en riesgo.

Una vez más, los legisladores en nuestro país se encuentran en un debate feroz en el tema del cuidado de salud. Una vez más, los demócratas luchan por expandir el acceso y los republicanos por desmantelarlo.

Entre el ruido de los argumentos en ambos lados, uno de los puntos que debemos recordar, especialmente al escoger por quien votamos en la siguiente elección presidencial, es que los republicanos no tienen ningún plan de reemplazo.

Trump dice que no lo presentará hasta después de las elecciones del 2020, un comentario que supone que ganará la elección y que utilizará el grito de desmantelar Obamacare para enfurecer y movilizar a sus electores. Promete que habrá un plan “ espectacular,” pero de acuerdo a fuentes que incluyen los mismos republicanos, este plan no existe.

Si juzgamos por la historia, el plan para ofrecer acceso al cuidado de salud no es parte de la agenda republicana. Es sólo un anzuelo para los electores que cortejan en cada elección. Optar por el partido republicano en las elecciones del 2020 traerá consecuencias graves, ya que de tener el poder absoluto en las cámaras legislativas y en la Casa Blanca, podrían acabar con 50 años de progreso.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:OpiniónSaludObamacare
Publicidad