null: nullpx

El Grinch que amenaza con robarnos la Navidad

"Desafortunadamente, este año hay una nube que se cierne sobre las familias mientras que se ocupan en las compras de Navidad y hacen planes para sus vacaciones: la incertidumbre sobre el comercio internacional".
Opinión
Presidente de La Iniciativa Libre
2019-12-04T15:59:41-05:00

Al dejar Halloween atrás y al sentir el frío del invierno aproximarse, los estadounidenses ya están esperando gozar de la alegría que nos traen las vacaciones. Pronto millones se detendrán y darán gracias por las bendiciones del año pasado. Intercambiaremos regalos para mostrar aprecio por nuestros seres queridos y las personas importantes en nuestras vidas. Debería ser un momento para centrarse en la familia, la amistad y todo lo que debemos agradecer.

Desafortunadamente, este año hay una nube que se cierne sobre las familias mientras que se ocupan en las compras de Navidad y hacen planes para sus vacaciones: la incertidumbre sobre el comercio internacional.

Esto puede sonar como una preocupación de Washington que no nos afecta cuando hacemos cosas simples como comprar regalos, pero el costo de muchas de las cosas que los estadounidenses comprarán durante la temporada navideña se ve afectado por las decisiones sobre las tarifas, tanto en el pasado reciente y en los próximos días.

Es cierto para los artículos importados del extranjero. Si una tienda o un sitio web vende algo que se hizo en otro país, los precios pueden verse directamente afectados si nuestro gobierno impone estos impuestos, o si el gobierno decide no hacerlo. Los vendedores pueden absorber parte del impuesto, pero la mayoría probablemente se impondrá en forma de precios más altos.

Esas decisiones también afectan el costo de lo que se hace aquí en los Estados Unidos. Algunas cosas están hechas con materias primas importadas, lo que significa que los aranceles aumentan su costo directamente. Y prácticamente todo lo que se fabrica en los Estados Unidos compite directa o indirectamente con los bienes importados, y sus precios pueden aumentar o disminuir cuando los precios de las alternativas importadas lo hacen. Los vendedores intentarán reducir sus precios si deben tener éxito contra sus competidores, pero pueden aumentarlos si esos competidores lo hacen.

Esta es una razón por la que la política comercial y las decisiones arancelarias son tan importantes. Pueden afectar los precios de casi todo lo que compramos: alimentos, ropa, productos electrónicos, ya sea del extranjero o del próximo vecindario.

Por supuesto, cuando existe incertidumbre sobre las decisiones comerciales, afecta a todo tipo de decisiones que las empresas toman sobre la contratación y la inversión. Y son las familias de ingresos bajos y medianos las que gastan más de sus cheques de pago para cubrir los gastos afectados por estos impuestos más que nadie.

Considere los aranceles que se han impuesto a las importaciones procedentes de China y los que se consideran en adelante. Nosotros, los consumidores, somos los que pagamos los costos de estos impuestos de importación.

Somos los que vemos que los precios suben en todos los ámbitos, ya que las empresas ya no enfrentan el mismo nivel de competencia de precios. Para ayudar a proteger a los consumidores estadounidenses, y a las empresas estadounidenses, que están perdiendo ventas en el extranjero, es importante que estos conflictos comerciales se resuelvan y que los aranceles se eliminen por completo, si es posible.

Nuestra relación con China no es la única disputa comercial que está actualmente en curso. Estados Unidos también está bloqueando el nombramiento de nuevos jueces para el Órgano de Apelación de la Organización Mundial del Comercio. Si no se aborda este problema, el proceso de resolución de disputas de la OMC se suspenderá el próximo mes.

Esto es importante porque la OMC ha juzgado cientos de disputas comerciales entre sus miembros, con solo los Estados Unidos presentando más de 120 casos, y prevaleciendo en un porcentaje muy alto de ellos. Si bien las prácticas y los procesos de la OMC pueden mejorarse, los consumidores y empleadores de los EEUU podrían verse gravemente afectados si las naciones se sienten libres de violar las normas comerciales.

Una actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) también está pendiente ante el Congreso. Ya sea que se promulgue o no el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA), es importante mantener la confianza empresarial de que las cadenas de suministro bien establecidas que involucran a México, Canadá y los Estados Unidos no se verán afectadas.

Una vez más, los trabajadores y las personas que intentan llegar a fin de mes sienten con mayor intensidad los efectos de la incertidumbre política y los cambios en la política en esta área.

En todas estas áreas, el comercio de China, la OMC y el comercio con Canadá y México, vemos que las barreras comerciales y la incertidumbre socavan la fortaleza de nuestra economía. Nuestra nación estaría mejor si eliminamos todas las barreras comerciales, que aumentan los costos y sofocan la competencia.

Esperemos que nuestros líderes en la Casa Blanca y en el Congreso trabajen juntos para resolver disputas en curso, eliminar barreras y permitir que nuestras familias se concentren en lo que importa durante las vacaciones.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad