El Congreso debe legislar ahora sobre los dreamers

“Aunque las perspectivas de continuar trabajando para llegar a un acuerdo se antojan complicadas, ahora es más importante que nunca continuar con los esfuerzos y alcanzar un compromiso”.
Opinión
Director de La Iniciativa Libre.
2018-02-09T12:12:45-05:00

Durante meses, los legisladores en Washington han estado trabajando en un proyecto de ley para proporcionar una solución legislativa permanente para los dreamers (jóvenes traídos a Estados Unidos sin su consentimiento). El tema ha sido debatido durante años, pero los legisladores han estado poco dispuestos o han sido incapaces de llegar a un acuerdo. Los dreamers son estudiantes, trabajadores, hombres y mujeres en nuestras fuerzas armadas, y nuestra nación se fortalecerá al permitirles permanecer en el país legalmente. Después de toda esta discusión, sin embargo, algunos legisladores parecen inclinados a darse por vencidos en lugar de unirse en torno a una reforma duradera. Eso sería un grave error.

Los estadounidenses creen firmemente que los dreamers deberían poder permanecer legalmente en el país. De hecho, el 92% de las personas que respondieron una encuesta reciente dijeron que es importante encontrar una solución. Sin la certeza que implica la promulgación de un recurso legal, las familias de los dreamers seguirán sin tener la confianza necesaria para planificar el futuro. Y las personas que dependen de ellos: sus hijos, sus estudiantes, sus clientes, sus empleadores, sus feligreses, seguirán enfrentadas a un futuro incierto.

A estas alturas, se han presentado muchas opciones en Washington para abordar el estatus legal de dreamers. Opciones que incluyen seguridad fronteriza, reformas del sistema de visas, cambios en la política de inmigración y más. Es hora de que los legisladores se unan en un proyecto de ley equilibrado que brinde un alivio permanente a los dreamers y mejore la seguridad fronteriza. Una solución temporal o una suspensión de un año no debería estar en consideración. Tal enfoque no proporcionaría certeza o seguridad y dejaría a los dreamers preguntándose sobre su futuro.

Cuando consideramos los principales logros legislativos de las últimas décadas, nos damos cuenta de que ninguno fue fácil. Los recortes de impuestos de Reagan, la ley de Implementación del TLCAN, la ley de Reforma de Bienestar, la ley de Presupuesto Balanceado. ¿Qué tienen estas legislaciones en común? Que todas se recuerdan muchos años después de convertirse en ley, y ninguna de ellas se obtuvo fácilmente. Pero en lugar de tirar la toalla cuando parecía imposible llegar a un acuerdo, los líderes vieron que los objetivos eran demasiado importantes para darse por vencidos. Así es como se obtienen los grandes logros legislativos. Es la forma en que los políticos cumplen con sus principales promesas.

Pareciera que hemos llegados a este tipo de momento desafiante con el tema de los dreamers.

En las últimas semanas hemos visto un prolongado desacuerdo entre los líderes legislativos y la Casa Blanca. Se han reunido, se han escrito cartas abiertas, se han presentdo propuestas diferentes. Estas han sido atacadas, corregidas, reintroducidas, y de nuevo atacadas. Pareciera que todos los cambios posibles a el sistema migratorio han sido analizados y todavía no existe consenso. La semana pasada la Casa Blanca presentó el resumen de su plan que fue inmediatamente atacado y ahora el debate parece estar estancado.

Este no es el momento, sin embargo, para que los legisladores retrocedan. Es el momento de alcanzar un compromiso constructivo, dirigido a identificar las áreas de desacuerdo y buscar soluciones.

El presidente ha presentado una propuesta que brindaría un alivio permanente a 1.8 millones de dreamers, yendo mucho más lejos que el presidente Obama. También indicó que está comprometido a terminar la lotería de visas y a frenar la migración familiar extendida. El plan lo lograría, pero podría reducir drásticamente la inmigración legal en el futuro, al menos que se incluya una provisión en la legislación definitiva para evitar este desenlace. Si el presidente o el Congreso mostraran su disposición a evitar una reducción en las cifras de inmigración legal, el acuerdo estuviera casi en la mano.

La propuesta propuesta del presidente ha sido ampliamente criticada, en gran parte por temor a que subestime el valor de la red de apoyo que aporta la inmigración familiar, y por preocupaciones relacionadas con el hecho de que podría dañar nuestra economía al negar el acceso a los trabajadores que son necesarios.

Los cambios en las reglas sobre migración familiar no deben tomarse sin debate y sin una revisión cuidadosa. Nuestra Constitución reconoce el derecho otorgado por Dios a la búsqueda de la felicidad, y para todos nosotros esa búsqueda está intrínsecamente ligada al amor por nuestras familias. Ese amor ha llevado a millones a venir aquí para construir una vida mejor, y no necesitaron que el gobierno les dijera qué habilidades traer, ni dónde y cómo usarlas. Estos inmigrantes vinieron aquí, con sus familias, y trajeron consigo un espíritu emprendedor. Encontraron o crearon empleos y construyeron comunidades más fuertes con el apoyo de sus familias. No deberíamos descartar esta parte de nuestro legado tan apresuradamente.

Pero en lugar de simplemente rechazar esta propuesta, los demócratas en el Congreso y otros críticos deberían proponer una alternativa práctica, que demuestre su disposición al compromiso, que responda a las preocupaciones sobre la lotería de visas y la migración familiar y que mantenga los niveles legales de inmigración estables. Si los legisladores no hacen más que decir “no”, es mucho menos probable que la protección permanente de los dreamers se convierta en ley.

Para que el Congreso y el presidente se unan para hacer las cosas, ambas partes deben estar dispuestas a avanzar. Sin ese movimiento, los dreamers carecerán de la certeza que necesitan para planificar su futuro. Sin ese movimiento, nuestra nación no progresará hacia una frontera más segura.

De manera que, aunque las perspectivas de continuar trabajando para llegar a un acuerdo se antojan complicadas, ahora es más importante que nunca continuar con los esfuerzos y alcanzar un compromiso.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.