Discurso presidencial: ¿oportunidad o trampa?

“Donald Trump quiere persuadir al pueblo estadounidense de que sus políticas públicas representan una oportunidad y un beneficio para todos. La realidad es lo contrario”.
Opinión
*Directora de asuntos latinos del Center for Responsible Lending.
2019-02-12T14:48:41-05:00

En su discurso sobre el Estado de la Unión el presidente Donald Trump se jactó de los “logros” obtenidos durante los dos primeros años de su mandato. Mencionó la recuperación de la economía y puso especial énfasis en el papel que ha jugado en el resurgimiento de la economía la desregulación de múltiples sectores de actividad, incluyendo los servicios financieros.

La verdad es que la nación comenzó su recuperación económica en el primer gobierno del presidente Barack Obama, y lo hizo sin abandonar la necesaria regulación de la economía. Durante su administración se expidió la ley de reforma de la bolsa de valores y protección de los consumidores, que creó la Oficina Para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés). La CFPB, después de años de estudios, consultas, y audiencias con representación de prestatarios, consumidores y organizaciones no gubernamentales, promulgó varios reglamentos para establecer protecciones en la concesión de préstamos y servicios financieros, incluyendo remesas, préstamos hipotecarios y préstamos de consumo o del día de pago.

Trump, por su parte, con la desregulación, abrió las puertas a la avaricia destructora. Al día siguiente de su discurso, la directora designada de la CFPB, Kathy Kaninger, anunció públicamente la expedición de un reglamento para anular normas de regulación sobre los préstamos de día de pago. Este tipo de préstamos tienen una tasa de interés anual de 300% o más.

El reglamento anunciado reversará una norma que estaba por entrar en vigencia en agosto de este año y que establecía requisitos para préstamos que nunca han sido regulados y que de acuerdo con varios estudios son una trampa financiera para los consumidores que los obtienen. La norma requería que los prestamistas evalúen la capacidad de repago de los prestatarios y establecía un período de espera después del pago de un préstamo y la extensión de uno nuevo.

Ahora, bajo el liderazgo trumpista, la CFPB removerá los requisitos de protección de la norma, ahondando la trampa en que caen con frecuencia personas en posición financiera vulnerable. Con esta revisión a la norma, la agencia establecida con la misión de proteger a los consumidores de las prácticas usureras da luz verde a que compañías que ofrecen préstamos de destrucción financiera, como los préstamos de día de pago, los préstamos a plazo y los préstamos por título de auto, continúen aplicando su modelo de explotación económica a poblaciones de bajos y moderados recursos.

Y que no se diga que los beneficiarios no son agradecidos. Este marzo, la asociación nacional de comercio que representa los prestamistas del día de pago tendrá su convención en el hotel Trump Doral en Miami, Florida. Es el segundo año consecutivo en que la asociación auspicia su conferencia en una de las propiedades del presidente.

Con sus discursos, Donald Trump quiere persuadir al pueblo estadounidense de que sus políticas públicas representan una oportunidad y un beneficio para todos. La realidad es lo contrario; la prosperidad bajo su mandato es para su bolsillo propio y para el bolsillo de los que extraen sus recursos directamente del pueblo trabajador.

Tenemos que informarnos, alzar nuestras voces y abogar por una prosperidad verdaderamente asequible y compartida por todos. De no ser así, el presidente seguirá desregulando industrias que causan daños económicos al pueblo, y contando cuentos de hadas con sus discursos falsos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:OpiniónEEUUFinanzasDonald Trump
Publicidad