Crean una nueva profesión para mujeres: asesinas de narcotraficantes

“Surgió después de que en junio de este año subió al poder en Filipinas el presidente Rodrigo Duterte, con un mensaje contundente: ‘Matar a los traficantes de drogas’”.
Opinión
Escritor y editor en el noticiero nacional de Univision
2016-08-29T08:16:01-04:00


Es una nueva escuela, surgió después de que en junio de este año subió al poder en Filipinas el presidente Rodrigo Duterte, con un mensaje contundente: “Matar a los traficantes de drogas”. Durante su campaña prometió “olvidarse de las leyes en materia de derechos humanos”. Le llaman “el castigador”. En tan solo dos meses, desde que asumió la presidencia, la policía dice haber matado a por lo menos 400 sospechosos de narcotráfico aunque la prensa de ese país dice que la cifra pasa de 2.000.

Dentro de ese proceso de erradicación del mal, a como dé lugar, pasando por encima de acuerdos internacionales, leyes nacionales y lo que sea, se ha creado la más increible escuela de que se tenga noticia. En ella se educan tan solo mujeres y su profesión es: asesinas de narcotraficantes. Hasta ahora se sabe que hay tres alumnas y un profesor, un jefe de policía cuyo nombre no se ha hecho público. Él es quien les da las órdenes. Él y sus agentes las educan.

Vi un reportaje de BBC Mundo en el que entrevistan a “María” (nombre ficticio) quien ya ha asesinado a seis personas. Recibió clases sobre cómo abordarlos sin generar sospechas y cómo y cuando dispararles en la cabeza. María dice que comenzó su nueva profesión antes que llegara el nuevo presidente de su país y que ocurrió cuando un policía contrató a su esposo para que matara a un deudor, quien era también traficante de drogas.

Él siguió trabajando en otros casos pero un día necesitaron que fuera una mujer la sicaria y ella aceptó. Asegura que lo hace para ganarse la vida, pero que se siente culpable y temerosa de que familiares de los muertos “vengan por ella”. Ella y su esposo reciben el equivalente a 430 dólares por cada “encargo”, una fortuna en Filipinas, y lo dividen con otros sicarios que les ayudan.

María es joven, diminuta, con un bebé en brazos. De su rostro tan solo se exhibe una parte, tiene labios gruesos.

Lo de Dutarte es cosa seria, María es apenas un pequeño soldado dentro de un ejército creado por el gobierno para cumplir con la promesa del presidente durante su campaña de acabar con las vidas de 100,000 criminales en sus primeros seis meses de gobierno.

El presidente filipino dijo que hay 150 altos funcionarios, oficiales y jueces vinculados con ese comercio ilícito que en Filipinas gira principalmente alrededor de las anfetaminas. Cinco generales de la policía, aseguró, son los capos del negocio. Y después de su denuncia algunos funcionarios se entregaron a la justicia.

Varias agrupaciones de derechos humanos presentaron ante Naciones Unidas una queja por la brutal campaña extrajudicial desatada por el gobierno filipino y Estados Unidos expresó preocupación. Pero eso no ha detenido las órdenes del presidente de “matar a narcos”.

Con notable temor en sus rostros, algunas mujeres se han lanzado con pancartas a las calles de Manila exhibiendo carteles con el mensaje: “Detengan los asesinatos extrajudiciales”.

Nada eso parace detener a Rodrigo Dutarte, un exfiscal de 71 años y alcalde durante más de dos décadas, quien llegó a la presidencia con su discurso severo. Ni tampoco a “soldados” como María, una humilde mujer de barrio, convertida en “sicaria oficial” por las circunstancias de la vida. Ya aprendió a matar, y el sexto no ha sido tan difícil como el primero. Ya nada la detendrá, ya es asesina profesional.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad