null: nullpx

Con Trump presidente, podríamos huir a la Luna o pensar en un golpe de Estado

“Si en estos momentos los generales o quien sea dentro del gobierno estadounidense, tuviesen el plan sensato para acabar definitivamente con el Estado Islámico, no podemos dudar de que ya habría sido puesto en práctica. ¿Qué se cree el señor Trump?”
Opinión
Escritor y editor en el noticiero nacional de Univision.
2016-09-09T07:59:20-04:00


¿Qué puede ser más inocente que la voz de un niño de 4 años, todavía aprendiendo a hablar?

Mi nieto Nicolás me dijo hace unos días por teléfono: “Abuelo, te voy a llevar a la Luna”. Esto originó un diálogo entre Nico y yo que se ha prolongado durante más de una semana y además se ha extendido a toda la familia. ¿Dónde queda la Luna?, le pregunté. “Arriba, abuelo ¿tú no sabes? Te llevaré a ti y a toda la familia; mi papi manejará”. “Y … ¿cuándo será?”. “En unos días, yo te aviso”. “Mi mami irá con mis otros abuelos y yo me voy contigo y la abuela Tere”.

Días después fui yo quien inició el diálogo: “Nico, tengo la maleta lista para el viaje a la Luna ¿cuándo nos vamos?”. “Ya te dije que en unos días, abuelo”, me dijo. “Pero … yo quiero viajar ahora”, agregué. “¿Tú no entiendes?, te dije que en unos días”, me contestó. No le insistí pero la madre le preguntó: ¿En qué viajaremos?. “En un rocket”, contestó. “¿En qué? dilo en español”. “En un cohete, mami”. “Y … ¿de qué color?”, preguntó ella. “Azul y amarillo”, respondió Nico.

No imagino que, a mi edad, me toque ver los viajes comerciales a la Luna y mucho menos ser uno de los pasajeros. A Nico, quizás sí. Pero hoy el viaje está pautado en su imaginación. Y, analizándolo bien, no está mala la idea de pensar en la Luna como destino de refugio si Donald Trump llegara a la presidencia de este país. El tipo está loco y cualquier cosa podría pasar que nos obligue a empacar maletas de la noche a la mañana y ubicarnos a muchas millas de distancia. No es ese el motivo que cruza por la mente del pequeño Nicolás para organizar su excursión familiar a la Luna. Y no es real que podamos escapar de Trump teniendo como destino el satélite de la Tierra, pero es tan grave el asunto que da para atreverse a pensar en ello, así sea utópico.

Son incontables las frases insensatas, ofensivas y ridículas del señor Trump durante esta inédita campaña presidencial. La de esta semana, de que daría 30 días a los generales para que le presenten un plan a fin de combatir al grupo terrorista ISIS, no tiene nombre. Con ella ya ofendió a la inteligencia, a las fuerzas armadas, a todos los estamentos encargados de la seguridad nacional. Lo que no dijo es qué haría si los generales no le presentan el plan como él lo quiere ¿los destituiría a todos? ¿los mandaría a encarcelar?

Con absoluta seguridad, si en estos momentos los generales o quien sea dentro del gobierno estadounidense, tuviesen el plan sensato para acabar definitivamente con el Estado Islámico, no podemos dudar de que ya habría sido puesto en práctica. ¿Qué se cree el señor Trump?

Su intolerable reto, como tantos otros, da para pensar, por primera vez en la historia de Estados Unidos en la posibilidad de que si el pueblo equivocadamente lo elige, aquí podría caber la posibilidad del impensable golpe de Estado en la democracia más firme del planeta. Alguien me comentaba que si en este país a nadie le pasó por la mente derrocar a George W. Bush cuando se convirtió en el más inepto de los gobernantes en la historia de esta nación, eso nunca se dará. Pero con Donald Trump gobernando, todo sería posible, hasta pensar en un golpe de Estado y hacer el viaje de Nicolás a la Luna, no de turismo familiar, sino huyendo de un mentecato en la presidencia de la nación más poderosa del mundo. Me luce más maravilloso el ingenio de Nicolás a los 4 años, que las ideas del candidato republicano a los 70.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad