null: nullpx

Censura, represión y corrupción, de la Florida para todo el país

"Recientemente, DeSantis firmó una ley para censurar el derecho a la libre expresión y arrestar hasta por 15 años a cualquier persona que participe en una marcha o manifestación, tal y como hacen en muchos de nuestros países. ¿Manifestación de venezolanos por la libertad? Cárcel. ¿Marcha de inmigrantes por la reforma migratoria? Cárcel".
Opinión
Andrea Mercado
Codirectora de Florida Rising
2021-05-04T13:08:11-04:00
Comparte
El gobernador de la Florida, Ron DeSantis. Crédito: Joe Raedle/Getty Images

La Florida se precia de ser un estado de inmigrantes, un estado donde la comunidad latina vibra y es ejemplo para el resto del país. A primera vista pareciera ser verdad, especialmente en el sur de la Florida donde el día a día corre entre noticias en español, restaurantes y negocios de nuestra gente, y políticos con apellidos que suenan a familia.

Pero la realidad es que las decisiones que gobiernan a la Florida, las que rigen nuestro día a día, se toman muy lejos de Miami o de Orlando. Se toman en Tallahassee, la sede de nuestro gobierno, donde la vida se parece más a una plantación de Georgia, donde nadie toma cafecito cubano por la mañana, y donde hablar español ya no es tan bien recibido.

Este año, nuestros legisladores en Tallahassee, y especialmente nuestro gobernador Ron DeSantis han tomado algunas de las peores decisiones que yo he visto en muchos años y que son un mensaje preocupante para el resto del país. Para los que no saben, el gobernador DeSantis fue representante en el Congreso hasta hace poco y se perfila como un futuro candidato presidencial siguiendo el estilo de su aliado y amigo, Donald Trump.

Recientemente, DeSantis firmó una ley para censurar el derecho a la libre expresión y arrestar hasta por 15 años a cualquier persona que participe en una marcha o manifestación, tal y como hacen en muchos de nuestros países. ¿Manifestación de venezolanos por la libertad? Cárcel. ¿Marcha de inmigrantes por la reforma migratoria? Cárcel. Esta nueva ley hasta hubiera arrestado a los cubanos por Trump protestando en las calles de Miami a principios de este año.

Además, durante la sesión legislativa de este año, nuestros legisladores y DeSantis votaron a favor de leyes para que votar sea aún más difícil, y que, tal y como en Georgia, nadie nos pueda ofrecer ni un vaso de agua mientras esperamos por horas en la fila en medio del intenso clima de la Florida.

El mismo DeSantis que nunca quiso tomar las medidas necesarias para protegernos de la pandemia; el principal culpable de que nuestras playas se convirtieran en un caos y en una sopa de coronavirus nacional durante el Spring Break por dos años consecutivos; el mismo que le dio vacunas primero a sus amigos millonarios para que le donaran a su campaña.

También han encontrado culpables a dos amigos de DeSantis por cometer fraude electoral al pagarle a candidatos falsos para que se inscriban en las elecciones y lograr que el candidato de la oposición pierda. En uno de los casos más recientes, querían que el senador José Javier Rodríguez perdiera las elecciones y le pagaron a otro candidato de apellido Rodríguez para que se inscribiera y confundiera a los votantes. Dicen que están preocupados por el fraude electoral y que por eso tienen que pasar leyes para que sea más difícil votar, pero son ellos los que están haciendo fraude, ¡no la gente!

¿Acaso no era esta la tierra de la democracia y la libertad?

No podemos confiarnos de quienes usan esas palabras en vano para engañarnos a los inmigrantes y los hijos de inmigrantes que vinieron a este país en busca de oportunidad y libertad. Sabemos más que nadie lo que es vivir bajo dictaduras, tanto de la izquierda como de la derecha. Sabemos lo que es cuando la policía golpea a la gente que protesta por mejores condiciones y calidad de vida, muchos lo hemos visto con nuestros propios ojos. Sabemos cómo reconocer a un político corrupto.

Lo que está sucediendo en la Florida no es esperanzador. Es censura, represión y corrupción. Y es un problema preocupante para el resto del país, porque algunas veces la Florida se usa para experimentar leyes radicales que después se llevan a otros estados. De hecho, hay más de 20 estados que quieren pasar leyes de censura para manifestantes desde el 2017. Y no somos el primer estado, ni seremos el último, en pasar leyes de represión del voto.

Como una de las organizaciones de justicia racial y económica más grandes del estado, Florida Rising continuará luchando por una Florida más justa y equitativa. Dado a que el poder en la legislatura estatal no está del lado de la gente, nuestra única esperanza ahora está en la comunidad, y usaremos todo nuestro poder para organizarnos y proteger las libertades fundamentales que definen esta democracia que muchos de nosotros tanto soñamos.

Juntos, podemos construir un futuro mejor para todos los floridanos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de Opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresada(s) allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representa(n). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Comparte

Más contenido de tu interés