null: nullpx

Carta abierta a Donald Trump, de un inmigrante peruano

“Estoy seguro y confiado de que sabrá guiar por buen camino este rebaño tan diverso en ideas y creencias; sabrá usted aplacar iras xenofóbicas y de género; sabrá usted conciliar y reconciliar con sus adversarios políticos; sabrá usted rodearse de gente que sirva al país y no ‘se sirva’ del país”,
Opinión
Peruano de nacimiento. Inmigrante luchador y siempre positivo. Vive en Virginia con su esposa y sus dos hijos desde el año 2000.
2016-11-16T14:17:49-05:00

Señor Donald Trump:

Quiero empezar felicitándolo por su triunfo en las elecciones que lo sitúan en la presidencia del país mas poderoso del planeta. Sé que ha sido ardua la tarea desplegada en esta campaña por salir airoso. El pueblo estadounidense es sabio y le ha confiado a usted las riendas de esta honorable y difícil presidencia que le toca emprender pronto.

La contienda electoral ha sido agresiva en todos los sentidos y ha dejado a una población ávida y necesitada de un líder que vaya mas allá de sus posibilidades para salir adelante y que sepa reconciliar a una nación que lamentablemente también ha salido “herida” al exacerbarse sentimientos que nunca tuvieron que estar presentes en esta lucha por hacerse del triunfo, sentimientos que prefiero no mencionar por ahora pero que sin embargo han dejado un país literalmente dividido, dos bandos aparentemente opuestos pero que comparten las mismas necesidades en todos los sentidos: inmigración, salud, economía, relaciones exteriores, vivienda, impuestos, conflictos laborales, sociales, calentamiento global, constitución, aborto, diferencias de género, etc., etc. En fin, tiene usted un sinnúmero de tareas por resolver.

La perfección es divina, nosotros los humanos tenemos la inherente característica de equivocarnos con frecuencia; pero, definitivamente, la inherente cualidad de enmendarnos y corregir los errores, de eso se trata la vida: de ser cada vez mejor. Ahora, y eso también es una condición humana, también tendemos a sentirnos dueños de la verdad y nos colocamos con frecuencia en posiciones intransigentes e imperativas por imponer nuestras creencias y convicciones; y eso nos vuelve aparentemente agresivos, insensibles e intolerantes cuando alguien piensa o hace las cosas diferentes.

Hereda pues usted un pueblo que quiere respuestas y acciones inmediatas. Tiene la oportunidad única de que la resolución implacable del juicio de la historia lo absuelva y lo declare ganador, ya que al final eso es lo único que ganará, que se le reconozca con creces su éxito como gobernante. Al ganar usted, señor Trump, ganamos todos.

Ahora quiero hablarle como inmigrante que soy. Tenemos con mi familia 17 años de vivir en esta gran nación; 17 largos pero fructíferos años. Hemos luchado sin desmayo por cumplir nuestras metas y nos hemos acogido a las leyes estadounidenses con profundo respeto y convicción de que hemos hecho lo correcto. Ha habido y hay en el camino piedras que hemos sorteado y sorteamos. Seguimos en la brega, ya el tiempo nos está pasando factura a los mas viejos pero queda la satisfacción de estar convencidos de que no hay sueños imposibles mientras los sigas con perseverancia, ahínco y mucho trabajo.

Nuestra experiencia como familia, nuestro aporte como inmigrantes que apostamos por surgir en este gran país que es Estados Unidos de América, es una historia totalmente compartida por miles de familias que decidimos buscar el mejor porvenir para nuestros congéneres al ver agotadas las posibilidades de surgir en nuestros países.

No es fácil, señor Trump, dejar tu terruño, tus costumbres, tu idioma, tu idiosincrasia, tus comidas, tu música, tus genes, tu barrio y todo lo que involucra ser “patriota en tu patria”. Nunca debemos olvidar nuestras raíces ni nuestro amor por lo nuestro. Pero cuando el bienestar de la familia está de por medio, cuando el futuro de los tuyos está en juego, no escatimas ni en esfuerzos ni en acciones por sacarlos adelante.

Nosotros apostamos por EEUU y no nos equivocamos. Desde el inicio emprendimos el gran cambio que implicó venir: leyes, idioma, comida, transportación y todo lo que implica esta gran apuesta por surgir en un país totalmente diferente al tuyo. De hecho, no es fácil para nada; sin embargo, cuando te fijas metas y eres perseverante, sales adelante. Y por supuesto que nuestro esfuerzo fue compensado con creces tanto en lo material como en lo espiritual: no hay mayor satisfacción que ver que los tuyos salen adelante; no hay mayor satisfacción que ver que tu lucha no ha sido en vano.

Volviendo a lo de su gestión. futuro señor presidente de los Estados Unidos de América, asuma con responsabilidad las acciones que va a tomar al gobernar, aquiete a sus huestes, a los que fervorosamente y fielmente votaron por usted y, como es lógico, están aún excitados por el triunfo. Eso es normal; lo que no es normal, y eso está en sus manos, es seguir con una retórica incendiaria como la de la campaña electoral que solo llevaría a más división.

Estoy seguro y confiado de que sabrá guiar por buen camino este rebaño tan diverso en ideas y creencias; sabrá usted aplacar iras xenofóbicas y de género; sabrá usted conciliar y reconciliar con sus adversarios políticos; sabrá usted rodearse de gente que sirva al país y no “se sirva” del país; sabrá usted tolerar ideas diferentes a las suyas, escuchar propuestas diferentes que –por más que vengan de la oposición, mucho de bueno tendrán–; sabrá usted corregir y no anular buenas acciones que están en marcha, legislar con moral e integridad, un gobierno que beneficie a todos.

Como dije al inicio, pase usted a la historia como un héroe. Salga victorioso de su noble gestión. Su éxito es el éxito de esta gran nación.

Felipe Fernández (Manego)
Peruano de nacimiento y residente en Virginia, EEUU

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad