null: nullpx

A un año de la fallida votación en contra del Obamacare

“Yo he experimentado como sería la vida si el American Health Care Act hubiera sido aprobado, y no me gustaría que nadie pasara por lo mismo”.
Opinión
Estudiante de posgrado en la Universidad de California-Irvine.
2018-05-04T11:52:58-04:00
Comparte

Hace un año, en mayo pasado, mi representante Ed Royce votó para derogar la ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, por sus siglas en inglés) y reemplazarla con una nueva ley, American Health Care Act. Yo he experimentado como sería la vida si esa ley hubiera sido aprobada por el Senado y no me gustaría que nadie pasara por lo mismo.

Una noche en 2002, me dormí como siempre, sin ningún problema y en buena salud. El día siguiente fue todo lo opuesto cuando mi di cuenta de la importancia del cuidado. Tenía 22 años, trabajaba a tiempo parcial y terminaba mi bachillerato en la Universidad de California. Al principio, mi enfermedad parecía una fuerte gripe, y pensé que me quedaría en casa unos días hasta que pasara. Dos semanas después, era insoportable y tuve que ser hospitalizado. Después de un mes en el hospital, me diagnosticaron lupus eritematoso sistémico, una enfermedad autoinmune crónica e incurable que es mortal sin el cuidado de salud.

De repente, esa enfermedad me definía. Mientras mis amigos y primos seguían con sus estudios, se entrevistaban para nuevos empleos o disfrutaban de sus últimos meses de la vida universitaria, yo seguía enfermo. Pasé varios meses en terapia física o lidiando con los efectos secundarios de los medicamentos que causaban náuseas, insomnio, debilidad y mareos. Tuve que posponer tanto mi graduación como el comienzo en la vida profesional que siempre soñaba.

Aunque estos meses fueron difíciles para mí, el momento más difícil de mi enfermedad fue cuando perdí mi seguro de salud. Durante la época más debilitante de mi enfermedad no podía caminar, y mucho menos trabajar, así que tuve que dejar el empleo que tenía mientras terminaba mis estudios universitarios. En ese entonces pensaba que podía mantener mi seguro médico a través de la cobertura de COBRA. Estaba poco preparado para lo que seguía.

Hablé con cinco aseguradoras de salud en California para encontrar una alternativa asequible. Todos ellos me rechazaron por causa de mi enfermedad. Antes de la ley ACA, era perfectamente legal la discriminación contra individuos con enfermedades preexistentes. Recuerdo muy bien recibir carta tras carta de las empresas más grandes de seguro médico. Cada carta decía lo mismo.: “Gracias por su solicitud pero no podemos ofrecerle el seguro médico por causa de su enfermedad preexistente”. No esperaba ese rechazo para nada. Era una persona joven que había hecho todo lo que estaba a mi alcance para lograr una vida mejor y me encontraba con un grave problema.

Sabía que sin atención médica esta enfermedad causaría que mi sistema inmune se auto-atacara y que mis órganos internos fallaran. Sin duda alguna, la falta de atención médica era una sentencia de muerte para mí. Así que tomé la única opción que tenía: el seguro médico COBRA. La tasa para el seguro era astronómica. El pago mensual era de 1.200 dólares, y eso ni siquiera incluía el costo de copagos y medicamentos que tomaba a diario. Pasé de pagar unos 50 por mes con el seguro de mi empleo a 1,200dólares por mes con COBRA.

Tenía 22 años y este gasto inesperado impidió el comienzo de mi vida como adulto. El dinero que habría gastado en el alquiler para comenzar un nuevo empleo en otro lugar, o comenzar un nuevo negocio, se gastó en la prima del seguro COBRA. Me sentí atrapado por cuestiones de salud y económicas. Gracias a Dios, tenía mi familia para apoyarme durante esa época.

En mayo pasado, mi representante Ed Royce votó para derogar la ley ACA y reemplazarla con la AHCA, la cual permitiría que las empresas aseguradoras negaran cobertura a las personas con condiciones preexistentes y no garantizaría que los hijos pudieran permanecer en el plan de salud de sus padres hasta los 26 años. Todo lo que viví sin la ACA podría convertirse en la realidad de cualquier individuo. Desgraciadamente, a veces no hay forma de pronosticar la enfermedad. En unas pocas semanas, mi vida cambió por completo y me di cuenta de la importancia de acceso al cuidado de salud.

Antes de la votación de AHCA, le escribí una carta a mi representante en el congreso, Ed Royce. Le hice saber mi historia y mis experiencias sin el ACA. Le entregué una copia física de mi carta a su oficina y publiqué una copia en todas las redes sociales donde él tenía un perfil oficial. Como respuesta, me mandó una carta de agradecimiento y me bloqueó de su perfil público. Llevo como una insignia de honor que mi representante Ed Royce me bloqueó en Facebook y Twitter porque me recuerda la importancia de este asunto.

Aunque Royce no quiera escucharme, espero que ustedes lo hagan. La ACA importa. Tengo la suerte de estar vivo hoy para contar mi historia. Las repercusiones de no tener acceso económico al cuidado médico son graves. Creo que el acceso a un seguro de salud económico no es un privilegio del que solo deberían disfrutar los sanos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comparte
RELACIONADOS:OpiniónSaludObamacareLocal

Más contenido de tu interés