publicidad

Mexicano condenado a prisión en España

Mexicano condenado a prisión en España

Un estudiante mexicano fue sentenciado en España a más de 8 años de prisión por los delitos de atentado y tentativa de homicidio.

La Audiencia Provincial de Sevilla precisó que la sentencia incluye un año 10 meses de prisión por el delito de atentado y tres años y tres meses por cada uno de los dos delitos de homicidio en grado de tentativa.El consejero político de la embajada de México en España, Bernardo Graue Toussaint, comentó Ordaz Moreno fue absuelto del delito de portación ilícita de armas y de dos delitos de lesiones que también enfrentaba.Buscan revertir sentenciaAgregó que los abogados de Ordaz Moreno ya están trabajando en la construcción del recurso de casación que se presentará en el Tribunal Supremo de Madrid.Por lo pronto, el acusado -que ha dicho que confía en la justicia española- se encuentra tranquilo, sereno y confiado en que prospere el recurso de casación, indicó el consejero.Ordaz Moreno, de 29 años de edad, fue detenido el 8 de marzo de 2008 en Sevilla, acusado de ser presunto responsable de los citados delitos cometidos en contra de dos agentes policiales.El joven originario del central estado mexicano de Guanajuato estudia un doctorado en la Universidad de Sevilla, becado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) de México, y ha negado los cargos.Antes de su detención, Ordaz Moreno fue abordado por dos policías, un hombre y una mujer vestidos de civil, mientras iba camino a su departamento tras haber departido con amigos en un bar.Luego de un forcejeo con los policías éstos lo acusaron de haber golpeado a la mujer, apoderarse de una de sus pistolas y encañonarlos con la intención de dispararles, lo que motivó la acusación de doble intento de homicidio.Ordaz Moreno alegó en el juicio que aquella noche había bebido y que creyó ser víctima de un secuestro, argumento que no acepta la sentencia.

publicidad

La vida del joven mexicano cambio la madrugada del 8

de marzo de 2008, cuando los dos policías que patrullaban de paisano

(vestidos de civiles) y en un coche camuflado recibieron un aviso para

identificar a una persona de determinadas características físicas.Cuando

circulaban por la calle Santa María de Ordaz de Sevilla, los dos

agentes se encontraron al acusado, cuyas características coincidían con

el sospechoso, y le solicitaron que se identificase, momento en el que

éste forcejeó, arrebató el arma a la agente femenina y trató de

disparar a bocajarro contra ella y luego contra su compañero.México seguirá apoyando a estudianteEl acusado apretó el gatillo varias veces contra ambos, pero el arma no se disparó porque tenía el seguro puesto.El

procesado acudió hoy a recoger la sentencia acompañado por Graue

Toussaint, quien dijo que el Gobierno de su país "seguirá apoyando en

todo momento" al joven, como ha hecho hasta ahora.Añadió que el

embajador mexicano, Jorge Zermeño, "sigue creyendo en su inocencia y

continuará en contacto con el padre del joven para seguir apoyándolo".La

defensa del estudiante solicitó en el juicio la absolución por

considerar que había incurrido en un error invencible al creer ser

víctima de un secuestro, a lo que se unía el hecho de que aquella noche

había consumido abundante alcohol pues había celebrado el fin de sus

estudios.La Fiscalía, sin embargo, dijo que tal alegación es

inverosímil, pues si bien en México puede haber cierta inseguridad

ciudadana, el acusado es un ingeniero que llevaba tiempo en Sevilla

haciendo un doctorado universitario sobre electrónica y conocía la

realidad española.El estudiante, que se encuentra en libertad

provisional desde febrero pasado, fue absuelto de otro delito de

lesiones y de tenencia ilícita de armas por el breve lapso de tiempo en

que tuvo en su poder la pistola de los policías, razón por la cual el

fallo es inferior a los 19 años de cárcel que pidió para él la

acusación particular que ejercieron los agentes.

La madre del joven mexicano consideró la sentencia como una "injusticia".En una entrevista telefónica con Efe, María Juana Isabel Moreno dijo que el fallo judicial fue para su casa "como un balde de agua helada, como una puñalada".'Chico tranquilo'"Esperemos que en España conozcan la palabra justicia, espero que esté dentro de su vocabulario, porque se está cometiendo una injusticia, grande, grandísima", afirmó la madre del condenado."Ya pagó los daños morales y cumplió un año en la cárcel. Arruinaron su vida y la de nosotros", agregó entre sollozos.Según Moreno, Alejandro "es un chico tranquilísimo, nunca ha causado ningún problema"."Es un excelente estudiante" y sus compañeros de generación en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Guanajuato (centro de México), donde estudió, "dicen que es una persona totalmente tranquila", agregó.La madre del sentenciado dijo haber encontrado "bien" a su hijo cuando habló con él por teléfono este lunes, una vez conocida la resolución judicial, aunque ninguno de los dos había aún asimilado la noticia, explicó.Para Moreno, que permaneció en España de diciembre a mediados de febrero para seguir el proceso de cerca, su hijo cometió el "error" de "defender su vida, su integridad física".Moreno vive en la ciudad de Salamanca, en el estado central de Guanajuato, donde regenta un local de comidas y tiene tres hijas, de 30, 20 y 12 años. Su marido, quien se encuentra en España para apoyar en persona a su hijo, es policía ministerial (judicial)."Las hermanas están tristes. Él sabe que lo queremos mucho, nos duele mucho lo que le pasa y ahora solamente queremos buscar la solución, y pedirle a Dios que nos ilumine y que todo salga bien", concluyó la madre de Ordaz, que confía en que la apelación presentada por la defensa revierta la sentencia.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad