publicidad

La Justicia entrega oficialmente Alondra a su madre

La Justicia entrega oficialmente Alondra a su madre

Tras las pruebas de ADN, el juzgado ha dado finalmente a Dorotea García la joven que fue secuestrada por su padre hace ocho años. 

Alondra Díaz fue entregada formalmente por la justicia a su madre Univision

Dorotea ya tiene a su hija. El juzgado ha notificado este viernes a las partes que las pruebas genéticas han confirmado la identidad de Alondra, por lo que se pone ya fin a este caso. Ahora, madre e hija viajarán en las próximas horas (aún no se sabe cuándo) hacia Guadalajara para después desplazarse hasta los Estados Unidos. 

A su salida, pudo verse sonrientes y contentas tanto a la madre como a la hija, felices de haber terminado con esta historia que comenzó hace ocho años, cuando el padre de Alondra decidió separarla de Dorotea. En declaraciones a Univision, la joven sostuvo que estaba preparada para iniciar una nueva vida en Houston. 

publicidad

Los análisis de ADN indicaron que la niña de 13 años es hija de Dorotea García, de Houston, que lleva buscándola desde que el padre se la llevó a México sin su consentimiento, señaló el procurador José Martín Godoy Castro el jueves por la noche.

La búsqueda de García atrajo la atención internacional el mes pasado cuando la magistrada Cinthia Elodia Mercado, la misma que lleva el caso ahora en un tribunal del estado occidental de Michoacán, determinó que otra adolescente,  Alondra Luna de 14 años, era la menor robada y ordenó su entrega a García.

En las redes sociales y en los medios de comunicación circuló un video en el que se veía a la menor gritar y resistirse cuando varios policías mexicanos la llevaban a la fuerza a un automóvil tras la decisión judicial. Luna fue trasladada a Texas y fue devuelta a sus padres después de someterse a pruebas de ADN realizadas allí que indicaron que no se trataba de la niña buscada.

En esta ocasión, aunque Mercado dijo el martes que la identidad de la menor estaba "establecida" porque todas las partes se reconocieron, la fiscal encargada del caso quiso cerciorarse para no volver a cometer un error como el sucedido en abril y antes de permitir la entrega a García ordenó las pruebas genéticas.

Según Núñez, la semana que viene denunciarán el maltrato sufrido por su hija."La jueza no quiere atendernos, ni nos abre la puerta y dice que si seguimos aquí llamará a la fuerza pública para desalojarnos. Queremos dejar claro que a mi niña le pisotearon todos sus derechos", declaró a AP Susana Núñez, madre de  Alondra Luna.La diferencia del trato recibido por  Alondra Díaz comparado con el que sufrió  Alondra Luna en abril hizo que Luna y sus padres se apersonaran el viernes en el juzgado de Los Reyes exigiendo una disculpa de la jueza Mercado.

Alondra Díaz y Dorotea García, que llevaban ocho años sin verse, se fundieron el martes en un abrazo en el juzgado. "No se pudo evitar sentir el impulso de correr una a los brazos de la otra pidiendo con los ojos la autorización de la jueza", explicó después García a la prensa.

Desde entonces, y hasta que llegaron los resultados de las pruebas de ADN, las dos estuvieron juntas en un hotel de la localidad de Los Reyes, donde se lleva el caso, acompañadas por un funcionario de la Procuraduría del Menor y por familiares paternos.
El lunes la abuela paterna de la niña y varios tíos acudieron al juzgado con la menor por encargo de su padre, Reynaldo Díaz, para iniciar los trámites de entrega a la madre.

Al día siguiente, explicó García,  Alondra le pidió que retirara la denuncia contra su progenitor y ella mostró su disposición a hacerlo. "No es de mi interés, si ya tengo a mi hija conmigo, que él termine en la cárcel", dijo.

Los tíos paternos de la adolescente se mostraron confiados en que la niña estará bien con su madre aunque subrayaron que la extrañarán.

Desde que se inició el proceso de entrega  Alondra Díaz no ha hecho declaraciones, pero antes de llegar al juzgado, en entrevista con Univisión, se mostró con el corazón dividido.

publicidad

"Sí estaba contenta con mi papá, sí me sentía feliz, pero a la vez sentía que me faltaba algo... Me faltaba tener el cariño de mi mamá porque tiene mucho tiempo que no la veo", explicó la niña entre lágrimas. "Pero también quiero estar con mi papá".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad