publicidad
Una adolescente recorre las calles de Tepito en bicicleta.

Ahora puedes tomar un 'safari' por las calles de uno de los barrios más bravos de México

Ahora puedes tomar un 'safari' por las calles de uno de los barrios más bravos de México

Una artista holandesa busca eliminar los estigmas alrededor de algunas de las zonas "peligrosas" de México.

Una adolescente recorre las calles de Tepito en bicicleta.
Una adolescente recorre las calles de Tepito en bicicleta.

Por: Rafael Fernández y Encarni Pindado

La nueva atracción de la Ciudad de México es un barrio que por décadas se ha recomendado a los turistas evitar. 

Tepito, un barrio popular del Distrito Federal mejor conocido como el "Barrio Bravo" es una de las zonas más peligrosas de la capital mexicana. Aquí se encuentra un amplio tianguis  o mercado callejero, donde se venden grandes cantidades de contrabando de todo tipo, desde video juegos y películas pirateadas que todavía no han salido en cines, hasta animales exóticos, armas de fuego y todo tipo de drogas. Los mexicanos dicen que si te roban algo, hay una alta probabilidad de que lo puedas encontrar a la venta en Tepito.

El mercado es sólo uno de los muchos puntos de interés en un nuevo “safari” urbano creado por la artista holandesa Adelheid Roosen. La artista dice que mediante este tour busca romper con el estigma asociado con esta parte de la ciudad. 

publicidad

Hace unos años, Roosen creó un programa piloto en el barrio musulmán de Slotermeer en Amsterdam - un proyecto diseñado para crear conciencia y luchar contra los prejuicios. Ella se ha asociado con el reconocido actor mexicano Daniel Giménez Cacho, la Secretaría de Cultura del Distrito Federal y otras dependencias, para implementar un experimento similar en México.

Roosen y Cacho mandaron a ocho actores mexicanos a vivir en Tepito durante 15 días para sumergirse en la vida del barrio. Los actores, con la ayuda de un equipo de tepiteños, ofrecen un recorrido a través de sus calles, a un costo de 400 pesos por persona o 30 dólares. El tour incluye paradas en los principales puntos de encuentro del barrio y escenas recreadas frente a los asistentes en una especie de “teatro participativo” que permite al espectador conocer las experiencias que los actores tuvieron durante su estancia en Tepito. 

Los actores dicen que el tour ofrece al espectador una mirada única de la vida del barrio y un entendimiento de quienes son realmente los habitantes de Tepito.

“Tepito es muchas cosas… este tour deja que veas las cosas como son. Puedes experimentar sensaciones, olores, eso que los periódicos nunca te cuentan”, comentó la actriz mexicana y guía Alejandra Glennie en entrevista con Fusion. Glennie dijo que la meta del tour es transformar el “voyerismo” del espectador en un significativo “encuentro entre dos mundos”.

Los turistas, la mayoría mexicanos que viven en otras partes de la capital, sienten que el “Safari en Tepito” les brinda una manera segura de adentrase en el barrio bravo y conocer sus más íntimos rincones " algo que no intentarían bajo otras circunstancias.

“La gente siente mucho morbo de conocer los barrios populares de su ciudad”, dijo uno de los visitantes. “No creo que se trate de gente rica tratando de jugar a ser pobre. Creo que simplemente sienten curiosidad por conocer lo que parece prohibido y peligroso”.

“Quería sorprenderme”, dijo una turista llamada Esther. “Solo había visitado antes el mercado, pero nunca imaginé las casas y la gente que vive ahí. Mis percepciones cambiaron”.

Los residentes locales también parecen sorprenderse ante este encuentro de dos mundos. 

“Nunca había conocido a personas de otras clases sociales, fue una buena experiencia”, dijo Julieta, una de las tepiteñas que colaboran en el tour. “La gente piensa que aquí hay mucha delincuencia, drogas, prostitutas, pero también hay gente trabajadora. Yo he trabajado muy duro y aprendí que no tengo que dar las nalgas para mantener a mi familia”.

Algunos turistas y espectadores insisten que Tepito no es tan exótico como la gente cree. 

“Yo ya había venido a Tepito, y no fue tanto shock”, Patricia, una de las espectadoras, dijo en entrevista con Fusion. “Los tepiteños tienen otra manera de vivir, pero no es tan diferente a la nuestra”.

publicidad

“Tepito tiene mucho corazón”, dice Ricardo Palazuelos, un músico que participó en el proyecto. “Creo que un tour no puede representar todo lo que significa este lugar, pero sí logras echarle un vistazo”.

“Al principio estaba llena de miedo, prejuicios, fobias; no fue fácil, ser mujer y entrar aquí”, dijo la actriz Ursula Pineda. “Se trata de enfrentarte a ti mismo y creo que el resultado es maravilloso. Safari en Tepito se trata de mostrar una cara diferente de este barrio estigmatizado, dejando que los de afuera vengan y se sientan seguros”.

Para la versión en inglés de esta historia haga click aquí

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad