publicidad

La peor sequía que azota a Cuba

La peor sequía que azota a Cuba

La dura sequía que azota desde hace dos años a Cuba ha dado un "duro golpe" a la actual cosecha azucarera en la isla.

Cuba vive en estos momentos la más grave sequía del último siglo, que afecta a más de dos millones de personas en el país, el año pasado ocasionó pérdidas por valor de 834 millones de dólares a su economía y ha obligado a las autoridades a poner en marcha un plan de emergencia para el suministro de agua.

"En los últimos 50 años la agricultura cañera había padecido tres grandes y costosas sequías, pero ninguna como esta por su prolongación y daños económicos", apuntó el ministro en declaraciones que publica hoy el periódico oficial "Granma".

publicidad

El presidente cubano, Fidel Castro advirtió hace una semana la posibilidad de que la actual cosecha azucarera "no llegue siquiera a 1.7 millones de toneladas, quizás hasta 1.5 millones", al comentar las secuelas que deja la sequía en la agricultura cañera.

Castro explicó entonces que ante esa circunstancia la estrategia de la cosecha es lograr la mayor eficiencia y aunque el rendimiento de la caña es bajo, señaló que las fábricas de azúcar "muelen bien".

Las provincias más afectadas por la falta de agua son Ciudad de La Habana (en el noroeste) y Las Tunas, Camagüey y Holguín (en el este), donde alrededor 700 mil personas reciben agua en camiones cisterna (pipas).

Las 235 presas en explotación de la isla se encuentran al 32 por ciento de su capacidad y de las 73 presas que se utilizan como fuentes superficiales para el abasto de agua a la población, 15 están fuera de servicio y otras 23 lo estarán en menos de tres meses, informó el diario Juventud Rebelde.

"Desde 1901, ésta es la peor sequía que ha enfrentado nuestro país", dijo la vicepresidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Aymeé Aguirre.

La situación se agrava porque, según el Instituto de Meteorología, marzo es uno de los meses menos lluviosos para la isla.

Unos 4 mil kilómetros, el 37 por ciento de las redes nacionales de abasto de agua, se encuentran en mal estado y el coste de su reparación supera los 120 millones de pesos convertibles (equivalentes a dólares), según el diario Granma.

Las autoridades han llamado a la población a adoptar medidas para ahorrar en el consumo y evitar pérdidas por roturas de tuberías o goteos de agua.

Según Aguirre, el goteo de los grifos en las viviendas de la Ciudad de La Habana provoca pérdidas diarias de 500 litros que, en un mes, se elevan a 15 mil.

De acuerdo con cálculos oficiales, el impacto de la sequía podría provocar que la producción final de la cosecha 2004-2005 sufra una baja del al menos el 40 por ciento en relación con la anterior, que alcanzó 2.5 millones de toneladas del dulce.

El ministro cubano señaló que el año anterior se había crecido en cantidad de caña sembrada para cosechar y también producción de azúcar, en unas 300 mil toneladas más respecto a la cosecha 2003.

"Era -subrayó- el inicio de un despegue y se pronosticaba un 2005 superior pues, además, se habían sembrado 141.000 hectáreas" de la gramínea, que tradicionalmente representó el primer renglón económico de la isla.

Pero, según explicó, la situación adversa del clima "no sólo nos impidió el incremento, sino que se decrece en forma violenta" pues la caña al cortarse "rinde dos toneladas menos por hectárea mensualmente".

"La sequía le ha dado a esta zafra un duro golpe", recalcó Rosales del Toro.

publicidad

Además, llamó a librar "un corrida contra el tiempo" para adelantar la molienda y extraerle a la caña "el máximo" de azúcar, "antes de que sea demasiado tarde".

La actual cosecha es la tercera desde que el gobierno de la isla ordenó en 2002 una reestructuración general de esta industria, que implicó la desactivación de 70 centrales de los 156 existentes hasta entonces en la isla, en busca de mayor rentabilidad y eficiencia del sector y a causa de los bajos precios mundiales del producto.

Ese proceso también conllevó a la reubicación de más de 120.000 trabajadores azucareros en otras labores de la agricultura o a optar por cursos de superación técnicos.

Esta cosecha comenzó en diciembre con unos pocos centrales, pero fue el mes de enero el que marcó la arrancada de la molienda en el grueso de las fábricas, marcada ya por la sequía, sobre todo en la región oriental, donde radican los mayores productores.

El jefe de la Oficina de Comunicación Institucional del Ministerio del Azúcar, Oscar Almazán, explicó recientemente que a finales febrero, once de las trece provincias en zafra sobrepasaban el once por ciento de eficiencia, que refleja la cantidad de azúcar obtenida por cada tonelada de caña procesada, algo inferior a la meta oficial de un doce por ciento.

El especialista dijo que Villa Clara (centro) y Holguín (este) son las provincias con mayor y más bajo rendimiento en el país, respectivamente.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad