publicidad

Los amigos y enemigos de Estados Unidos

Los amigos y enemigos de Estados Unidos

El próximo presidente de EU se enfrentará a un gran reto: la política exterior y con la colaboración o confrontación de algunos países clave.

Entre los candidatos a la presidencia 2008 existen diferentes tendencias al abordar el tema de la guerra en Irak, pero son pocos los que dedican especial atención a la relación con los demás países, por ejemplo: Hillary Clinton dedica especial atención al problema de la migración ilegal en el país, tratando de mejorar las condiciones y "legalizando" a los indocumentados para que paguen impuestos; por su parte Rudy Giuliany pretende impedir que los ilegales continúen cruzando la frontera sur.Cuba después de Fidel

Mucho se ha dicho que Fidel Castro es quien encabeza a los grupos radicales y opositores a Estados Unidos, pero su hermano Raúl, actual presidente interino de Cuba, ha propuesto una serie de negociaciones con la actual administración del presidente Bush, sin embargo, Washington podría posponer su respuesta hasta después de la muerte de Fidel Castro.

publicidad

Un presidente demócrata tendría mayor disposición a dialogar con La Habana, pero las diferencias entre los candidatos ya comenzaron a emerger. Obama dijo que se reuniría con el líder cubano sin imponer condiciones previas; en cambio, Hillary Clinton señaló que no se comprometería a hacer lo mismo y dejó entrever que sería más exigente, como cabría esperar de alguien más experimentado en relaciones internacionales.

Por otro lado, el senador republicano John McCain ha impuesto las condiciones más severas para discutir un eventual levantamiento del embargo a la isla: liberación de todos los "presos políticos", legalización de los partidos políticos y sindicatos de trabajadores, libertad a los medios de comunicación y programar elecciones vigiladas por la comunidad internacional.

Venezuela y Bolivia

Por su parte, Hugo Chávez y su relación con los Estados Unidos no ha sido del todo benéfica, es probable que se mantenga la actual política de no interferir directamente en Venezuela, tanto si es elegido un gobierno demócrata como uno republicano. Ambos se basan en el supuesto de que el régimen de Chávez caerá eventualmente por su propio peso, una vez que los precios altos del petróleo dejen de ser un apoyo para el gobierno.

Un gobierno demócrata podría ser más cuidadoso al censurar públicamente los actos antidemocráticos de Chávez y, cuando lo hiciera, recibiría de las democracias latinoamericanas más respaldo que el logrado por Bush.

En tanto a Bolivia, Evo Morales mantiene su distancia con el país, sabiendo cómo deben ser las relaciones políticas de los latinoamericanos.

La guerra en Irak es punto primordial en la agenda del presidente venidero, ya que, causa grandes pérdidas humanas, sin contemplar el fin de las hostilidades. Para ello, el mandatario deberá establecer las condiciones propicias para la relación benefactora entre las dos naciones.

Pero otro 'enemigo' importante es Irán, puesto que con su programa de energía nuclear ha puesto en predicamentos a la administración Bush. Por ello, las negociaciones entre gobernantes prometen ser uno de los puntos más álgidos en las futuras gestiones.

El enemigo asiático

Corea del Norte quien ha formado su historia con nuestro país, y recientemente abrió por algunos momentos sus puertas, manifiesta ser uno de los enemigos más poderosos, ya que, ha manifestado construir armas de destrucción masiva, poniendo en peligro a la nación. De hecho, se considera que Pyongyang (capital del país asiático) puede poner en predicamento al país, por creerlo capaz de tomar acciones represivas, si Estados Unidos interfiere directamente en la política de su nación.

Sus Aliados

Una vez conocidos los enemigos del país, el presidente podrá encontrar en el Reino Unido un aliado incondicional a cualquier manifestación de rechazo a su política, siempre y cuando las circunstancias de las acciones lo ameriten.

publicidad

México uno de los principales distribuidores de petróleo de la nación puede considerarse como un aliado, puesto que ha consolidado el marco de la acción en otra lucha igual de importante: El narcotráfico.

Además de otros países como Japón o China, quienes no sólo distribuyen tecnología, sino que han probado mantener excelentes ejercitos, capaces de defender a sus países.

Es así que las relaciones exteriores de Estados Unidos dependen íntegramente de la forma en que el próximo gobernante pretenda conservar, ampliar o modificar a las naciones que están con el país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad