Noticias

El tiroteo de Fort Hood reaviva las preocupaciones sobre la salud mental de los militares

El tiroteo en Fort Hood reavivó las preocupaciones sobre el seguimiento al bienestar mental de los soldados.
7 Abr 2014 – 3:48 AM EDT

Ayudar a los militares sería una prioridad del gobierno

La masacre del pasado miércoles en la base de Fort Hood, revivió las preocupaciones sobre el acompañamiento clínico de la salud mental de los hombres que vuelven del frente de batalla y las condiciones de vida en las instalaciones militares.

Las consecuencias de las guerras en Afganistán e Irak "se sentirán muchos años después", debido al impacto emocional en los soldados, explicó a la agencia Efe Craig Bryan, psicólogo y experto del Centro Nacional de Estudios sobre Veteranos.

Un portavoz del Departamento de Asuntos de Veteranos, le dijo a Efe que ayudar a los hombres y mujeres que han servido al país en el Ejército es una de las "más importantes prioridades (para el Gobierno) y uno de los desafíos más acuciantes para aquellos que regresan a casa del frente".

Sin embargo, las intenciones del gobierno estadounidense de ayudar psicológicamente a sus soldados ¿se cumplen?

Pedro Rojas, reportero de Univision, se dio a la tarea de recabar algunos testimonios de personas que viven en los alrededores de la base militar Fort Hood, la más grande de EEUU, y de personas allegadas a militares que opinan sobre el bienestar psicológico de los militares, a unos días del tiroteo que cobró la vida de cuatro personas, entre ellas la del tirador, identificado como Iván López.

El Pentágono gasta millones en prevenir, diagnosticar y tratar el PTSD

En las tiendas de la ciudad de Killeen en Texas, que circundan el fuerte Hood, la causa de la balacera del miércoles que se ha convertido en el principal tema de conversación.


“Tengo amigos que tienen rango alto y es duro, tomar decisiones ahí”, aseguró Omar Hernández, residente de Killeen, Texas.

Por su parte, Olivia Rojas, también residente de Killeen, opinó: “Yo he oído comentarios de que no se les brinda realmente toda la ayuda necesaria, incluso he oído muchos comentarios de soldados que duermen con armas en sus casas, será por el trauma que ellos han vivido porque no es nada fácil lo que han vivido”, aseguró.

De acuerdo con Efe, anualmente el Pentágono se gasta alrededor de mil millones de dólares en prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades como el estrés postraumático (PTSD), cuya incidencia ha aumentado en la última década un 656 por ciento e incapacita a muchos soldados para seguir en sus puestos en tiempo de paz o retornar a la vida civil.


Pese a que el caso de Fort Hood ha atraído la atención mediática sobre los problemas mentales de los soldados, a diario militares en activo, veteranos y sus familias deben lidiar silenciosamente con la depresión, el alcoholismo o la violencia doméstica.

La experiencia de la esposa de un soldado residente de Fort Hood

Para conocer de primera mano cuál es la realidad de las familias de los soldados que tienen problemas emocionales, Univision conversó con la esposa de un militar que trabaja en la base, quien pidió ocultar su rostro e identidad y nos reveló lo que a su juicio es un problema que afecta a muchos efectivos del fuerte Hood.


“Están locos, yo precisamente por eso ahora estoy en proceso de divorcio porque mi esposo está muy mal, ya no reacciona, ya no es el mismo”, afirmó la entrevistada.

Al respecto, el reportero Pedro Rojas le preguntó a la mujer si considera que los soldados reciben suficiente asistencia psicológica en el hospital del Fuerte para superar las experiencias emocionales del campo de batalla.

“Yo pienso que no, no hay suficiente porque simplemente, no sé si sepas, hay casi 50,000 soldados activos en esta base ¡casi 50,000 activos!, ¿te imaginas cuántos doctores puede haber en ese hospital? ¿cuántos psicólogos?” agregó la entrevistada.


Asimismo, indicó que existen reglas muy estrictas que contribuyen a los problemas emocionales de los soldados.

“Eso los está llevando a un estrés que es en lo que acaban”, señaló la mujer.

Finalmente, la esposa del militar residente de Fort Hood comentó que los problemas que han fracturado a su familia también se han derivado de la crisis emocional que vive su esposo.

“Por su problema nosotros estamos afectados todos y la familia se desbarató, se está desbaratando”, confesó.

Al preguntarle si le sorprendió el incidente violento ocurrido el pasado miércoles en la base militar más grande de Estados Unidos, la entrevistada dijo que realmente no.

El reportero de Univision Pedro Rojas intentó conversar con soldados que viven y trabajan en la base militar y la respuesta que recibió fue que les habían indicado no conversar con los medios de comunicación.

RELACIONADOS:NoticiasEEUU
Publicidad