publicidad
El canal de televisión trata de seguir adelante.

El tirador de Virginia estaba dispuesto a seguir huyendo

El tirador de Virginia estaba dispuesto a seguir huyendo

Hallaron en el vehículo de Vester L. Flanagan una peluca, un maletín con tres placas y otras evidencias de que pretendía seguir en la carretera.

El canal de televisión trata de seguir adelante.
El canal de televisión trata de seguir adelante.

Horas después de los disparos contra una reportera y a un camarógrafo de la televisión en directo, el principal sospechoso, Vester L. Flanagan se quitó la vida cuando un policía estatal de Virginia lo acorraló. Sin embargo, las autoridades encontraron en su coche evidencias de que él estaba dispuesto a seguir en la carretera y, por ende, en la fuga.

En el vehículo había una peluca, un maletín con tres placas, un chal, un paraguas y unas gafas de sol.

Estos detalles figuran en una solicitud de orden de registro presentada en un tribunal de Virginia el jueves, un día después del asesinato de Alison Parker y Adam Ward. Flanagan, un excompañero de trabajo de las víctimas, tenía también una pistola Glock, municiones y una lista de “cosas por hacer” en su coche de alquilar.

publicidad

Las autoridades siguen investigando el tiroteo, mientras que la familia, colegas y vecinos de esta ciudad al suroeste de Virginia trataron de hacer frente a los dolorosos hechos, y averiguar si acaso se pudo haber hecho algo para prevenirlo.

El angustiado y dolido padre de Parker habló en televisión nacional, haciendo un llamado a la implantación de leyes de control de armas más estrictas. El gobernador demócrata Terry McAuliffe, por su parte, también se pronunció en el mismo sentido, lo que desató las críticas de los republicanos que le acusaron de politizar la tragedia.

Por su parte, funcionarios de la estación de televisión WDBJ7 dieron una conferencia de prensa en la que señalaron que Flanagan había reaccionado airadamente al ser despedido en 2013 por su comportamiento errático y su mal desempeño.

Dentro de la estación de televisión, el equipo de noticias se mantuvo unido al informar de la historia, haciendo malabarismos entre la tragedia personal y el deber profesional. Un conductor abrió el día diciendo: “Vinimos a ustedes esta mañana con los corazones llenos de dolor”.

En todo el estado y más allá, los disparos del miércoles provocaron que se volviera a encender el debate sobre el control de armas. La Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos dijo que el arma con la que se hicieron los disparos fue comprada de forma legal, pues la verificación de antecedentes se llevó a cabo y que no arrojó nada en la historia de la salud mental de Flanagan que debiera haber prohibido la venta.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad