publicidad
Una nave espacial privada de la NASA sin tripulantes explotó poco después de su lanzamiento.

El cohete Antares de Orbital estalló por falla en el motor

El cohete Antares de Orbital estalló por falla en el motor

La firma espacial privada Orbital Sciences informó que posiblemente dejarían de usar ese tipo de motores.

Una nave espacial privada de la NASA sin tripulantes explotó poco despué...
Una nave espacial privada de la NASA sin tripulantes explotó poco después de su lanzamiento.

La firma espacial privada Orbital Sciences informó que el estallido el mes pasado de su cohete Antares se debió a la explosión de uno de sus motores poco después del lanzamiento desde una base en Virginia, en el noreste de Estados Unidos.

Los motores usados para propulsar el cohete Antares eran dos AJ-26, de diseño ucraniano de hace más de una década, adaptados por la firma Aerojet Rocketdyne.

"La evidencia preliminar y los análisis realizados hasta ahora apuntan a una probable falla vinculada a la turbo-bomba (de carburante) en uno de los motores AJ-26 de la primera etapa" del lanzamiento, dijo Orbital en un comunicado.

"Como resultado, probablemente dejaremos de utilizar estos motores para los vehículos de Antares", agregó.

publicidad

En cambio, la compañía prometió acelerar la actualización del sistema de propulsión de la lanzadera Antares.

Orbital añadió que podrá honrar su contrato con la NASA y que "todo el resto de la carga será enviada a la Estación Espacial Internacional (ISS) para fines de 2016" sin costos extra y sólo "ajustes menores" en los horarios de lanzamiento.

En la tarde del 28 de octubre, el cohete Antares que conducía la cápsula no tripulada Cygnus explotó segundos después de su despegue.

La cápsula contenía más de  5 mil libras (2.2 toneladas) de carga para la Estación Espacial Internacional y estalló encima del complejo de lanzamiento en la Isla Wallops, Virginia.

La nave no tripulada pertenecía a Orbital Sciences Corporation, una de las empresas privadas que trabaja para la NASA, y que compite por ganar contratos para poder enviar astronautas al espacio en un futuro.

Los suministros que llevaba la cápsula iban dirigidos a las seis personas que viven en la Estación Espacial. Entre ellos había alimentos, agua, objetos para los astronautas a bordo y una docena de experimentos para probar el rendimiento de brotes de guisantes en el espacio, creados por estudiantes de la Academia Duchesne del Sagrado Corazón en Houston.

El siniestro le costó a Orbital al menos 200 millones de dólares en equipos y suministros.

Fue el primer accidente catastrófico desde que las compañías privadas comenzaron a proveer a la Estación Espacial Internacional en 2010.

Este lanzamiento sería la tercera de ocho misiones del Orbital Sciences, en virtud a un contrato por un total de $1900 millones de dólares por la entrega de 20 toneladas de material a la estación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad