publicidad
La guerra en Irak dejó varios soldados heridos cuyas historias fueron ocultadas, según The New York Times. (Imagen de archivo).

EEUU ocultó que hubo soldados heridos por armas químicas en Irak

EEUU ocultó que hubo soldados heridos por armas químicas en Irak

La guerra en Irak dejó varios soldados heridos cuyas historias fueron ocultadas, según The New York Times.

La guerra en Irak dejó varios soldados heridos cuyas historias fueron oc...
La guerra en Irak dejó varios soldados heridos cuyas historias fueron ocultadas, según The New York Times. (Imagen de archivo).

Estados Unidos ocultó que en la guerra de Irak hubo al menos seis soldados heridos por armas químicas abandonadas o escondidas años atrás durante el régimen de Sadam Husein, de acuerdo con un extenso reportaje de investigación publicado este miércoles por el diario The New York Times.

La guerra que EEUU emprendió en Irak en 2003 con objeto de acabar con las armas de destrucción masiva atribuidas al régimen de Saddam Hussein terminó en 2011 con el Ejército desgastado y con dudas sobre el éxito de la operación.

Según los datos revelados este miércoles por el New York Times los encuentros de los soldados estadounidenses con armas químicas en Irak no fueron compartidos públicamente e incluso entre los propios militares se sabe poco al respecto.

publicidad

La situación real sobre las armas halladas en Irak es tan poco clara que incluso el Congreso fue parcialmente informado, mientras que las tropas y los oficiales implicados fueron obligados a guardar silencio o a dar cuentas engañosas de lo que habían encontrado, según el rotativo.

Jarrod Lampier, un mayor del Ejército retirado, le dijo al diario que en 2006 fue participe del mayor descubrimiento de armas químicas en Irak: más de 2,400 cohetes con agentes nerviosos fueron desenterrados en un antiguo recinto de la Guardia Republicana. Sobre el hecho, Lampier afirmó que se le ordenó decir “No hay nada de importancia”.

Leer:  Obama ordena ataques en Siria y amplía bombardeos en Irak para destruir a ISIS

Sin embargo, el ocultamiento de información sobre las armas químicas cobra relevancia con el fortalecimiento del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) que actualmente controla gran parte del territorio en el que soldados estadounidenses hallaron las armas químicas.

Los soldados afectados por armas químicas no recibieron la adecuada atención

En total, los soldados estadounidenses encontraron alrededor de 5,000 armas químicas, entre cabezas explosivas, proyectiles y bombas de aviación, según los testimonios de doce participantes y documentos de Inteligencia a los que tuvo acceso el rotativo.

The New York Times asegura haber encontrado a 17 oficiales estadounidenses y siete policías iraquíes que fueron expuestos a gas mostaza y gas nervioso después de 2003. Esta cifra es ligeramente superior a la oficial, según sus fuentes, aunque ésta fue información clasificada.

Según el rotativo, el Pentágono declinó pronunciarse sobre la información que recoge este reportaje.

"El secretismo del Gobierno, aseguran las víctimas y participantes, impidió a los soldados recibir una información médica adecuada y reconocimiento oficial por sus heridas", señala el diario.

¿Por qué EEUU ocultó la información?

Los participantes de los descubrimientos de armas químicas le dijeron al New York Times que Estados Unidos no informó de los hallazgos por múltiples razones, una de ellas es que reconocerlos implicaría reconocer que se equivocaron.

La equivocación radica en que EEUU justifico en 2003 la invasión señalando que el régimen de Hussein fabricaba armas de destrucción masiva; sin embargo, la mayoría del arsenal encontrado por el Ejército estadounidense fue fabricado en la década del 80.

"Necesitaban decir que Saddam usó rondas químicas antes del 11 de septiembre (cuando el ataque terrorista en Nueva York)", mencionó Lampier quien agregó que "todo esto (el arsenal) era de la época anterior a 1991".

Según el diario, las armas eran remanentes de un programa iraquí lanzado en los años ochenta durante la guerra Irak-Irán (1980-1988) y fueron fabricadas antes de 1991 con ayuda de empresas fabricantes de armas de Occidente.

publicidad

Para otros testigos entrevistados por el New York Times, la vergüenza fue la causante del silencio, dado que en cinco de los seis incidentes en los que las tropas fueron heridas por agentes químicos, las municiones parecían haber sido diseñados en Estados Unidos, fabricadas en Europa y contenían químicos de líneas de producción de agentes construidos en Irak por compañías occidentales.

Funcionarios del Pentágono afirmaron que muchas cabeza y ojivas recuperadas parecían violar la Convención sobre Armas Químicas. Según dicho convenio, las armas químicas deben estar seguras, ser reportadas y destruidas bajo exigentes protocolos que toman mucho tiempo.

El Pentágono no siguió los pasos, pero dice que se adhirió al espíritu de la convención. "Estas armas sospechosas fueron recuperadas en circunstancias en que la destrucción inmediata fue dictada por la necesidad de garantizar que las armas químicas no podían amenazar al pueblo iraquí, estados vecinos, las fuerzas de la coalición, o el medio ambiente", dijo Jennifer Elzea, una portavoz del Pentágono.

La convención, añadió, "no preveía las condiciones que se encuentran en Irak".

Sin embargo, varios participantes de las operaciones militares afirmaron que Estados Unidos perdió el rastro de las armas químicas que las tropas habían hallado y dejó grandes almacenajes sin destruir, y no advirtió a la gente (los iraquíes y las tropas extranjeras por igual) ya que a toda prisa estalló municiones químicas al aire libre.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad