publicidad

Joyce Mitchell, acusada en fuga en prisión de NY, se declara no culpable

Joyce Mitchell, acusada en fuga en prisión de NY, se declara no culpable

Keith Bruno, abogado de la trabajadora acusada de ayudar a fugarse a dos reos en NY, se declaró no culpable en su nombre.

Joyce Mitchell se declara inocente Univision

Una trabajadora de una prisión de alta seguridad en el norte de Nueva York fue acusada el viernes de ayudar a dos asesinos convictos a escapar del penal el pasado fin de semana.

Joyce Mitchell, de 51 años e instructora en la sastrería de la cárcel en la que trabajaban los huidos, fue procesada por el delito grave de promover contrabando en las instalaciones y por un delito menor de facilitación delictiva. Su abogado, Keith Bruno, se declaró no culpable en su nombre. Este sábado, Mitchell fue trasladada a una prisión en el condado de Rensselaer a petición del sheriff del condado de Clinton, David Favro.

Mitchell está acusada de trabar amistad con los reclusos David Sweat y Richard Matt en la Instalación Correccional de Clinton en Dannemora y darles contrabando.

La acusada entró en la sala del tribunal con las manos esposadas por delante del cuerpo, vestida con pantalones vaqueros y una camiseta verde y con aspecto atemorizado. No habló durante la vista. Se decretó prisión con fianza de 100,000 dólares en efectivo o 200,000 en bonos por el delito grave y está previsto que vuelta a comparecer ante el juez el lunes por la mañana.

Encuentran más pistas sobre los prófugos de Nueva York Univision

El fiscal Andrew Wylie había dicho previamente que el contrabando no incluyó las herramientas eléctricas usadas por los dos hombres para abrir huecos en la pared de su celda y en una tubería de metal para escaparse el fin de semana. Wylie no ofreció más detalles sobre los cargos el viernes.

La familia de Mitchell ha dicho que ello no habría ayudado a los convictos a fugarse.

Funcionarios han sugerido que Mitchell podría haber sido cautivada por Matt y Sweat, y que acordó ir a buscarlos en automóvil a la alcantarilla por la que salieron el pasado sábado.

Pero cambió de parecer y fue ingresada en un hospital, presuntamente por sufrir una crisis de pánico.

The Wall Street Journal indicó que Mitchell ya había estado bajo investigación el año pasado por presuntamente tener una relación con Sweat cuando trabajaban juntos en el taller de confecciones de la prisión.

publicidad

Entonces no hubo suficiente evidencia como para sancionarla, pero Sweat dejó de trabajar en la sastrería, señaló el diario.

El arresto de Mitchell fue "una gran pieza del rompecabezas" sobre la fuga y captura de los convictos, indicó en conferencia de prensa el mayor Charles Guess de la policía de Nueva York.

Medios estadounidenses indicaron que el esposo de Mitchell, otro empleado de la prisión, también era investigado. Pero no ha sido acusado ni está bajo custodia, aclaró Guess.
Más de 800 agentes siguen la búsqueda

Mientras, más de 800 agentes de seguridad seguían buscando a los prófugos, centrándose en un área rural en torno a la prisión en Adirondacks, cerca de la frontera con Canadá. Residentes en la zona reportaron antes haber visto a dos hombres saltando un muro de piedra a las afueras de Dannemora.

"Vamos a por ustedes y no pararemos hasta que les atrapemos", dijo el responsable de la policía estatal, Charles Guess, dirigiéndose a los huidos durante una conferencia de prensa tras el arresto de Mitchell.

Guess dijo que las fuerzas de seguridad se estaban acercando a los hombres a cada paso de daban tanto sobre el terreno como en la investigación. Aunque los investigadores están siendo frenados por el mal tiempo, lo mismo les ocurre a Sweat y Matt, agregó.

"Tienen que tener frío, estar mojados y hambrientos" si no han huido de la zona o encontrado refugio, apuntó Guess.

Una porción de la autopista estaba bloqueada por la policía mientras se realiza la búsqueda y las escuelas locales estarán cerradas hasta el lunes.

Se intensifica búsqueda de reos prófugos en Nueva York y Vermont Univision

Las autoridades ofrecieron una recompensa de 100,000 dólares por información que permita el arresto de los convictos.

Sweat, que cumplía cadena perpetua por el asesinato de un alguacil en 2002, y Matt, condenado a 25 años por matar a un empresario en 2007, fueron dados por desaparecidos cuando se hizo la revisión de presos del penal el pasado sábado.

Conocida como "Pequeña Siberia" entre los habitantes de la zona, el centro correccional está considerado de máxima seguridad y cuenta con una población carcelaria de 3,000 reclusos y una plantilla de 1,400 empleados.

Los dos asesinos integran un selecto grupo de presos que lograron fugarse de esta prisión, construida en 1845, y cuyas circunstancias han hecho recordar a películas como  The Shawshank Redemption ( Sueño de libertad, 1994) o Escape from Alcatraz ( Alcatraz: Fuga imposible, 1979).

publicidad

Los reos escaparon tras perforar las paredes de sus celdas y cortar gruesas cañerías metálicas con aparatos eléctricos, antes de abrirse camino en medio de un laberinto de túneles debajo de la cárcel y, finalmente, salir a una calle adyacente a la prisión desde una cloaca.

Allí dejaron una nota que rezaba: "Tengan un buen día".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad