publicidad
John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes.

John Boehner, en contradicción con la reforma migratoria

John Boehner, en contradicción con la reforma migratoria

Para muchos, John Boehner no reconoce su responsabilidad con respecto a la reforma migratoria, por lo que entra en contradicciones.

John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes.
John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes.

Este lunes 12 de mayo, John Boehner estuvo en San Antonio, como parte del evento Conversaciones en San Antonio, y durante su presentación reconoció la necesidad de una reforma migratoria.

No obstante, el Republicano se limitó a culpar a los demás por los pocos avances que se han hecho en esta materia, y no reconoció la responsabilidad que él mismo tiene para acelerar el proceso de aprobación de una reforma migratoria.

“Hay algunos miembros de nuestro partido que no quieren lidiar con esto. No es un secreto”, declaró Boehner durante el evento, y destacó que era necesario obtener el consentimiento de sus colegas antes de intentar avanzar con el tema migratorio.

La resistencia de los Republicanos a permitir avances en materia de migración se debería, a decir de Boehner, a las acciones del presidente Barack Obama.

publicidad

“Estamos en un punto en el que mis colegas no confían que el presidente implemente la ley tal y como la aprobemos. Así que la pelota está de nuevo del lado del presidente. Él tendrá que hacer algo para demostrar que merece la confianza”, aseguró el Republicano.

Estos comentarios vienen tan sólo unas semanas después de que Boehner criticara a sus compañeros de partido y se burlara de ellos acerca de su actitud ante una reforma migratoria.

“Ésta es la actitud: ‘Oh, no me hagan esto. Oh, esto es muy duro’”, a lo que añadió: “Somos elegidos para tomar decisiones. Somos elegidos para resolver problemas, y es destacable cómo muchos de mis colegas no lo quieren hacer. Siguen por el camino del menor esfuerzo”.

No obstante, para algunos, la actitud de Boehner seguiría justamente esta vía: “la del menor esfuerzo”, pues el Republicano no estaría reconociendo la responsabilidad que él mismo tiene con respecto al avance de una reforma migratoria.

Por una parte, una mayoría de los Republicanos de la Cámara está dispuesta a abordar el tema migratorio, sin embargo, Boehner y su equipo aseguran que no es así; por otra parte, la administración de Obama ya manifestó su compromiso con el tema de seguridad, a través de la implementación y revisión de políticas de deportación.

Además, la parte Demócrata ha ofrecido una entrada en vigor diferida de la reforma migratoria, hasta 2017, lo que permitiría que fuera otro presidente (tal vez uno más agradable a los Republicanos) quien se encargue de la implementación de esta ley.

No es probable que Boehner no esté consciente de estos aspectos, por lo que culpar, por un lado a los Republicanos renuentes y, por otro, al presidente Obama, constituye para muchos una postura incoherente y contradictoria.

De manera adicional, el Republicano comentó que le gustaría que la reforma migratoria fuera un tema tratado por “pedazos”, para no tener que lidiar con una propuesta de gran tamaño, como hizo el Senado, y añadió que el primer movimiento en materia de migración debería consistir en implementar una mayor seguridad en la frontera. Asimismo, se mostró renuente ante la propuesta de implementar vías de legalización para los migrantes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad