null: nullpx

Entre Trump y la corona: el dilema de Miss Universo

Las reacciones en contra del magnate Donald Trump han comenzado a afectar a uno de sus negocios estrella: el concurso de belleza Miss Universo.
1 Jul 2015 – 04:59 PM EDT
Comparte

por: Jossette Rivera @jossetterivera

Tras el escándalo y las reacciones desatadas por las declaraciones del magnate Donald Trump sobre los inmigrantes mexicanos, uno de sus negocios estrella -el concurso de belleza Miss Universo- ha empezado a sufrir las consecuencias.

El certamen Miss Universo (nacido en 1952) y los concursos locales como Miss USA, han sufrido las principales repercusiones de las decisiones tomadas por las empresas que solían trabajar con Trump. 

En una de las primeras reacciones, el cantante colombiano J Balvin se rehusó a participar en el concurso. Más tarde, los anfitriones Roselyn Sánchez, Cristian de la Fuente, Cheryl Burke y al parecer Thomas Roberts renunciaron a conducir el programa. El puertorriqueño Ricky Martin también se sumó al rechazo.

Debido también a los comentarios de Trump, este año el concurso solo será transmitido a través de plataformas digitales luego de que las cadenas de televisión NBC y Univision cancelaran toda relación con el empresario. Trump ha respondido con una demanda a Univision. 

Para hacer frente a la situación, los equipos de ambos certámenes han iniciado una fuerte campaña en redes sociales buscando el apoyo del público, bajo el argumento de que las participantes no tienen ninguna responsabilidad sobre las declaraciones de Trump. Incluso hacen un llamado a la “multiculturalidad” del certamen.

La actual Miss USA, Nia Sanchez, publicó en su cuenta de Instagram un comunicado con la postura oficial del certamen en el que "entre otras cosas- asegura que la organización funciona como una empresa independiente, que está construida sobre las bases de la inclusión y continuará siendo una celebración de diversidad y de todas las culturas. Dice, también, que este año participan seis latinas (cuatro de ellas con raíces mexicanas) en la competencia.

En tanto, en Facebook, Sanchez publicó un video en el mismo tono con el hashtag #SaveTheSash (salva la banda) "asegura que el concurso inició cuando Trump tenía solo cinco años y aunque no está de acuerdo con muchas de sus declaraciones, cree en las concursantes y en el certamen como una plataforma "para empoderar a las mujeres en el mundo".

Mientras tanto, fuera de Estados Unidos, también se han sentido las consecuencias

México fuera

Quizá una de las rupturas más importantes fue la anunciada el lunes por el grupo mexicano Televisa con el empresario Trump por  rechazar “enérgicamente toda forma de discriminación, racismo o xenofobia”. Por ello, la empresa Nuestra Belleza México (nombre local del concurso) decidió que su representante, Wendy Esparza, no participará en el certamen el próximo 12 de julio.

Mediante un video publicado en sus cuentas de Facebook, la directora del certamen local, Lupita Jones, y la Miss México explicaron las razones para no participar en el evento.

"Estamos seguras, conscientes y muy convencidas de la decisión que hemos tomado, la dignidad de México y el orgullo de los mexicanos valen mucho más que una corona…”. #ConLaCaraEnAlto  #PoderLatino

 

Antes, Jones ya había dicho a través de su cuenta de Twitter sentirse “muy ofendida e indignada” y aseguró que Trump le estaba haciendo “mucho daño a la organización”. Jones fue coronada Miss Universo en 1991 "la primera mexicana en conseguirlo.

Incluso, la mexicana que se convirtió en Miss Universo en 2010, Ximena Navarrete, y quien actualmente trabaja para la agencia de modelos del empresario, ha debido reconsiderar su primero comentarios en un video publicado en redes sociales.

 “No apoyo ni defiendo las faltas de respeto bajo ninguna circunstancia ni tampoco apoyo los comentarios del señor Trump. Yo no tengo una relación cercana con el y me hubiera gustado que sus declaraciones fueran enfocadas a lo que realmente los mexicanos somos. Para los medios de comunicación y personas que no comprendieron anteriormente lo que escribí... “.

 

Colombia en la mira

La presión no es menor en Colombia. El Instituto Distrital de Turismo del país sudamericano decidió cancelar este martes la postulación de Bogotá como sede del concurso Miss Universo.

“Hoy es por los mexicanos, mañana podrá ser por los colombianos y así en general por todos los latinos”, declaró Tatiana Piñeros, directora del Instituto.

En declaraciones aún más recientes, la cantante colombiana Shakira criticó el discurso de Trump diciendo mediante su cuenta de Twitter que “nadie viviendo en este siglo debería apoyar tanta ignorancia”.

 

Así, la última gran figura en medio de la controversia es la actual Miss Universo, Paulina Vega, quien se encuentra bajo la presión de distintas voces (sobre todo las que se expresan en redes sociales) que insisten debería renunciar a la corona. Incluso en internet se ha convertido en trending topic el hashtag #RenunciePaulina.

Al respecto opinó la señorita Colombia 2010, Catalina Robayo, en declaraciones al diario El País de Colombia: “Renunciar o no,  no cambiará para nada las cosas. Lo que como latina debería hacer es, apenas llegue a tierras americanas,  exponer públicamente su posición,  la cual  podría ser de absoluta reserva. Aunque  lo que esperamos  todos es que diga  que no está de acuerdo con las declaraciones de su jefe. Como embajadora de los latinoamericanos y de los colombianos, hacerse la de la vista gorda no es la mejor solución”. 

Vega realizará una visita este jueves a una empresa de Medellín. Sin embargo, en lo que se considera una postura oficial, la Miss Universo compartió la carta publicada por Miss USA sobre la postura oficial del concurso.

Un comunicado que termina diciendo “si bien la política mundial y otras influencias, sin duda, tienen un papel, el certamen siempre buscará trascender la controversia”.

Comparte
RELACIONADOS:TrendingMiss UniversoBelleza

Más contenido de tu interés