publicidad
La cárcel para hombres del Condado de Los Ángeles. (Imagen tomada de Twitter).

Funcionarios de Los Ángeles declarados cumplables tras golepar a un hispano en la cárcel

Funcionarios de Los Ángeles declarados cumplables tras golepar a un hispano en la cárcel

El caso deriva de un incidente que sucedió en febrero del 2011  cuando Gabriel Carrillo recibió una golpiza mientras visitaba a su hermano en la cárcel.

La cárcel para hombres del Condado de Los Ángeles. (Imagen tomada de Twi...
La cárcel para hombres del Condado de Los Ángeles. (Imagen tomada de Twitter).

El sargento Eric González y la funcionaria Sussie Ayala fueron declarados culpables de conspiración por violar los derechos constitucionales, la privación de derechos y falsificación de registros en el caso de la golpiza que recibió Gabriel Carrillo en 2011 mientras visitaba a su hermano en la cárcel.

Por su parte, el funcionario Fernando Luviano fue declarado culpable de privación de derechos y falsificación de registros. Los fiscales alegan que los oficiales golpearon a Gabriel Carrillo, quien había venido a la cárcel para visitar a su hermano, después de haber descubierto que llevaba un teléfono celular en violación a las reglas de la cárcel.

El caso deriva de un incidente que sucedió en febrero del 2011 en la Cárcel Central para Hombres, la instalación principal de una red de centros de detención operados por el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles.

publicidad

Tras los veredictos, los fiscales y abogados defensores se negaron a comentar. Pero durante la sesión del veredicto argumentaron que Carrillo se comportó de forma agresiva contra los funcionarios que  intentaron esposarlo y necesitaron usar la fuerza para conseguir tenerlo bajo control.

Otros dos guardias acusados de la paliza de Carrillo previamente se declararon culpables en el caso y testificaron en contra de sus excompañeros de trabajo.

 Los fiscales dijeron al jurado que los funcionarios arremetieron innecesariamente contra Carrillo y trataron de encubrir su falta bajo la dirección de su sargento.

Noel Womack, uno de los guardias que previamente se declararon culpables, describió una cultura de fuerza excesiva y encubrimientos en el centro de visitas de la Cárcel Central de Hombres cerca del centro de Los Ángeles, de acuerdo con su declaración de culpabilidad con los fiscales.

En sus informes y sus declaraciones para los investigadores, los oficiales involucrados en la detención dijeron que Carrillo había luchado con ellos en un área de espera y necesitaba ser físicamente restringido. Negaron rotundamente las acusaciones hechas por el hombre, las cuales decían que había sido esposado y luego golpeado.

En base a los hechos reportados por los oficiales, Carrillo se enfrentaba a cargos criminales por haber agredido a oficiales de la policía. Sin embargo, el abogado de Carrillo, encontró evidencia que dijo que demostraba que Carrillo había sufrido lesiones en ambas muñecas, consistentes con haber sido esposado durante la lucha. Días antes del juicio, el fiscal del distrito repentinamente retiró los cargos.

El Condado más tarde le pagó a Carrillo $1 millón 200 mil dólares para resolver una demanda civil.

En la declaración que Noel Womack les dio a los fiscales como parte de su acuerdo, dijo que Carrillo fue esposado durante la golpiza. También dijo que copio el informe, realizado por otro oficial, del incidente que involucraba a Carrillo para asegurarse de que su recuento de los hechos estuviera en consonancia con las de los otros oficiales, muestran los registros de la corte. Agregó que vio como González después colocaba todos los informes de los oficiales sobre una mesa para compararlos y “garantizar su consistencia”.

Ayala y Luviano fueron relevados de sus deberes hasta el resultado del juicio. González dejó el Departamento en el 2013.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad