null: nullpx
Erupción Volcánica

“Verdaderos huracanes incandescentes”: la razón por la que el volcán de Fuego ha sido tan mortal

Más que la lava, son los flujos piroclásticos arrojados por el coloso lo que ha aumentado la magnitud de la tragedia en Guatemala. Mientras la lava del Kilauea en Hawaii avanzaba a unas cuantas millas por horas, las nubes ardientes emitidas en Guatemala pueden alcanzar 310 millas por hora, lo que hizo casi imposible proceder con un plan de evacuación.
5 Jun 2018 – 8:02 PM EDT

En fotos: La destrucción que dejó la erupción del volcán de Fuego en Guatemala

Loading
Cargando galería

Aunque durante semanas Estados Unidos estuvo en vilo por la erupción del volcán Kilauea en Hawaii, ninguna víctima ha sido reportada hasta el momento. Por el contrario, el volcán de Fuego en Guatemala que hizo erupción este domingo viene sumando decenas de muertos conforme han pasado las horas. Por qué si se habla de dos volcanes tan poderosos uno ha resultado tal letal en comparación al otro.

La diferencia radica en que los dos colosos han mostrado procesos vulcanológicos muy diferentes. Mientras el Kilauea explotó lanzando lava a una temperatura de 2,000 grados Fahrenheit que iba avanzando lentamente con el pasar de las horas y que dio tiempo a efectuar masivas evacuaciones, la erupción del volcán de Fuegos fue radicalmente diferente.


“La principal causa de muerte no han sido los ríos de lava, sino las explosiones o flujos piroclásticos” explicó David Rothery, vulcanólogo de la Universidad Abierta de Inglaterra a la BBC. “Este fenómeno se produce cuando estallan violentamente fragmentos de rocas y gases volcánicos ardientes que son demasiado densos para convertirse en columnas de cenizas”, añade el experto.

Los científicos describen este tipo de erupción como “verdaderos huracanes incandescentes” o “nubes ardientes”, que tienen la peculiaridad de presentar velocidades extraordinarias que oscilan entre 62 y 310 millas por hora (100 y los 500 kilómetros por hora) lo que los hace casi imposibles de evadir y lo que dificulta cualquier plan de evacuación, además con temperaturas mínimas de 752 grados Fahrenheit (400ºC), por lo que estas nubes son capaces de carbonizar cualquier materia orgánica que encuentren a su paso.


Los flujos piroclásticos arrojados por el volcán Fuego tienen la capacidad de remontar y sobrepasar altos topográficos, es decir que atraviesan montañas afectando a muchas más poblaciones aledañas. El gran ejemplo histórico de una erupción de este tipo es la ocurrida en el Vesubio en el año 79 D.C que tapó y desapareció las ciudades de Pompeya y Herculano.

La otra razón de peso que encuentran los expertos detrás de la letalidad de la más reciente erupción ocurrida de Guatemala tiene que ver con el tipo de poblaciones de las dos regiones. Mientras los alrededores del volcán Kilauea estaban medianamente pobladas y el volcán mismo está ubicado en el Parque Nacional de los Volcanes, el piedemonte del volcán de Fuego, por el contrario, se encuentra densamente habitado, razón que explica por qué poblaciones como El Rodeo fueran rápidamente cubiertas en su totalidad por lava y cenizas que viajaban a 435 millas por hora (700 kph) trayendo consigo más víctimas mortales.

Las poblaciones suelen asentarse alrededor de los volcanes a pesar de su peligrosidad por razones muy diversas empezando porque estas suelen ser tierras fértiles y además ricas en minerales que muchas veces se usan para la producción de energía. Además, los volcanes generan mucho turismo lo que atrae a más pobladores que pueden sacar provecho de esta actividad económica sumado a que muchas veces por su propio riesgo son tierras de precios más accesibles que el precio promedio del mercado inmobiliario.

Mientras Guatemala intenta dimensionar la magnitud de la tragedia, los conocedores de volcanes advierten del peligro que pueden traer las lluvias frecuentes que ocurren en este periodo del año.

Si corrientes de agua se mezclan con las cenizas y los sedimentos pueden crear un fenómeno que los científicos reconocen como lahares que son aludes de sedimentos volcánicos y agua, de grandes dimensiones que pueden ser devastadores. La tragedia ocurrida en 1985 en la población de Armero, en Colombia, que dejó alrededor de 20,000 muertos se debió justamente a este fenómeno, aunque en ese caso las cenizas no fueron direccionadas por lluvias torrenciales, sino por el derretimiento del nevado en la punta del volcán.

En fotos: La desesperada búsqueda de sobrevivientes de la erupción del volcán de Fuego en Guatemala

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Erupción VolcánicaGuatemalaFenómenos Naturales
Publicidad