La intensa actividad del volcán Kilauea ahuyenta a los turistas de Hawaii

Las cancelaciones de visitas a la Isla Grande entre mayo y junio suponen una pérdida de 5 millones de dólares. Las reservas de hoteles y otras actividades turísticas han caído 50% y algunos cruceros prefieren no anclar cerca.
15 May 2018 – 1:39 AM EDT

Cuando está en relativa calma, el volcán Kilauea es uno de los principales atractivos turísticos de Hawaii e importante fuente de ingresos para el estado. Ahora que su actividad se ha intensificado, con permanentes emanaciones de lava, rocas y cenizas, los visitantes no quieren pasar ni de cerca.

Las cancelaciones de vacaciones a la Isla Grande del archipiélago hawaiano entre mayo y julio ya suman al menos cinco millones de dólares, lamenta Ross Birch, director ejecutivo de la junta de turismo de la isla.

Las reservaciones en hoteles y otras actividades, como paseos para observar la lava, el uso de tirolesas y los trayectos en embarcaciones con fondo de vidrio bajaron 50%. Algunos cruceros incluso decidieron no anclar en Kona, en el lado oeste de la isla, a 80 millas (129 kilómetros) del volcán.

“Son los primeros efectos que estamos viendo”, declaró Birch.

La actividad turística es uno de los motores económicos más importantes de Hawaii. El año pasado los ingresos por concepto de visitas a la Isla Grande superaron los 2,500 millones de dólares. Pero la lava parece haber petrificado también la dinámica económica, al menos de momento.

En fotos: estas son las fisuras del volcán Kilauea que han provocado evacuaciones en Hawaii

Loading
Cargando galería


El Kilauea comenzó a hacer erupción el 3 de mayo y todavía está activo, al igual que los temblores en la zona, donde incluso se han sentido varios terremotos, según informó el Observatorio de volcanes del estado de Hawaii.

"La erupción de lava continúa desde múltiples puntos en el área noreste del sistema de grietas", indica en el último comunicado la institución sobre el conjunto de 19 fisuras.

Desde que hizo erupción hasta ahora, se ha ordenado a casi 2,000 personas que abandonen sus casas y la lava ha destruido más de dos docenas de viviendas.

La tarde del domingo se abrió la decimoséptima fisura en el volcán, por donde escupió ráfagas de rocas y roca fundida hacia el mar, amenazando a una zona residencial cercana. Las autoridades evacuaron a 10 personas que estaban en situación de riesgo. El lunes apareció otra grieta más que expide gases tóxicos y magma.


El Servicio Nacional de Meteorología advirtió este lunes a los habitantes sobre una “ligera caída de ceniza” durante todo el día en el distrito de Kau, en el extremo sur de la isla, debido a una emisión volcánica alrededor de las 9 de la mañana.

El flujo de lava de la grieta número 17 está virando dirección sur y se encuentra a tan solo media milla de una autopista, que ha sido cortada y evacuada por precaución, aunque los expertos dicen que este río de magma no representa peligro alguno para casas ni caminos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró el pasado viernes la situación como "gran desastre" después de varios días de actividad volcánica y después de que el propio gobernador hawaiano, David Ige, se lo pidiera.

Con esta decisión, el estado podrá tener acceso a fondos federales para tratar la recuperación de la isla, lo que se sumará a los existentes fondos estatales.

En total, el gobernador estimó que los costes para proteger a los residentes de la zona afectada en los próximos 30 días superarán los 2.9 millones de dólares.

En fotos: El vecindario hawaiano arrasado por la lava del volcán Kilauea

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EEUUTurismo
Publicidad