Lepra

La lepra, una enfermedad aún activa en EEUU que puede permanecer latente en el cuerpo 20 años

Un estudiante de educación primaria en la Indian Hills Elementary School en Riverside, California, contrajo la enfermedad. Uno de los medios de contagio son los armadillos de nueve bandas, que se encuentran en algunos estados en el sur del país.
7 Sep 2016 – 3:57 PM EDT

Un estudiante de educación primaria en la Indian Hills Elementary School en Riverside, California, fue diagnosticado con lepra, según anunciaron este jueves las autoridades de salud del condado.

La confirmación fue hecha casi 20 días después de que enviaran biopsias de piel de dos estudiantes al Laboratorio Nacional de la Enfermedad de Hansen en Baton Rouge, Louisiana.

Solo uno de los casos resultó positivo, informó el doctor Cameron Kaiser, del departamento de salud pública del distrito. "Es increíblemente difícil contraer la lepra. La escuela era segura antes de que surgiera este caso y aún lo es", expresó Kaiser en un comunicado.

Padres y representantes de la institución se han reúnido en varias oportunidades durante el mes para discutir el tema junto a profesores y directivos. La incertidumbre también se ha extendido a otros colegios del distrito. “Los niños van de un lado a otro y todos comparten los mismos autobuses. Me preocupa porque el conductor del autobús de mi hijo lleva a los niños en Indian Hills de mi zona justo antes de recogerlo en nuestra parada de autobús”, escribe en Facebook Jennifer Johnston-Byrd.


¿Cómo se contrae la lepra?

La lepra es causada por una bacteria a la que 95% de las personas son naturalmente inmunes. Además, aunque puede permanecer latente en el cuerpo hasta 20 años, la mayoría de las personas nunca desarrollan la enfermedad.

“Los científicos no saben exactamente cómo se propaga, pero parece ser que solo ocurre después del contacto cercano durante un largo período de tiempo con una persona infectada y que no se ha tratado apropiadamente. Esto sería lo más probable en el caso de los estudiantes”, dijo a Univision Noticias Sarah Hesshaus, vocera de las American Leprosy Missions.

La otra opción podrían ser los armadillos de nueve bandas (llamados así por las franjas en su caparazón), que se encuentran en algunos estados en el sur de Estados Unidos y pueden ser portadores y trasmisores de una determinada cepa de la bacteria que causa la lepra.

¿Qué tan común es la lepra?


En 2000, cuando el número de casos se redujo a menos de uno por cada 10.000 personas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que la lepra ya no era un problema de salud pública.

En 1985 había 5.2 millones de casos, pero ese número se ha reducido significativamente y se ha mantenido estable en los últimos años. En 2015 hubo 178 nuevos casos de lepra reportados en Estados Unidos y 210,000 en todo el mundo, casi todos en Brasil, India e Indonesia. La mayoría de los infectados son hombres (64%) y solo 10% son niños.

¿Cuáles son los síntomas y los tratamientos?

Las primeras señales de la lepra incluyen manchas en la piel que pueden ser ligeramente rojas y a menudo aparecen en los brazos, piernas o espalda. También lesiones en la piel y entumecimiento que puede tardar meses en sanar o debilidad en los músculos que empeora con el tiempo.

Ha habido una cura para la lepra desde la década de 1980: la terapia de múltiples fármacos (MDT) que combina tres antibióticos. Pero solo se puede diagnosticar una vez que los síntomas son visibles y esto puede tardar hasta 20 años. El tratamiento puede durar de seis meses a un año. Por lo general las personas no son contagiosas después de aproximadamente una semana de MDT.

Si la lepra es detectada y se cura con tiempo, no tiene efectos duraderos. “Es solo cuando la enfermedad no se trata que puede conducir a daños permanentes en los nervios de las extremidades y discapacidades de por vida”, explicó Hesshaus.

Una manera de detener la propagación de la enfermedad es rastrear todos los contactos de los pacientes y darles tratamiento preventivo. Pero debido a que la enfermedad conlleva un estigma que se remonta a siglos, muchos enfermos temen acudir en busca de ayuda, o son reacios a informar a su amigos y conocidos.

Publicidad