publicidad

En Ferguson la historia se vuelve a repetir, por Wade Henderson

En Ferguson la historia se vuelve a repetir, por Wade Henderson

El Presidente y Director Ejecutivo de The Leadership Conference on Civil and Human Rights opina sobre lo que ocurre en Ferguson, Missouri.

Por Wade Henderson, Presidente y Director Ejecutivo de La Conferencia de Liderazgo en Derechos Civiles y Humanos

La policía de Ferguson, Missouri ha creado una de las mayores confluencias de políticas desastrosas para hacer cumplir las leyes que se haya visto durante décadas en nuestra nación. Y a juzgar por la historia, volverá a suceder otra vez a menos que pronto se reformen las políticas para hacer cumplir las leyes.

A medida en que se multiplicaron las tragedias " la muerte por disparos de Michael Brown, un joven afroamericano no armado, el despliegue de vehículos militares y de perdigones de caucho para dispersar a los manifestantes, los arrestos y los ataques con gas lacrimógeno contra periodistas y ciudadanos por haber ejercido los derechos constitucionales a reunirse y a expresarse " la desalmada desconsideración por parte del cuerpo policial de Ferguson ha desatado alarmas tanto a nivel nacional como internacional sobre las persistentes y tóxicas diferencias raciales en nuestra sociedad y nuestra capacidad para responder ante ellos.

Esta no ha sido la primera, ni la segunda, ni la décima vez que hayan ocurrido tragedias como éstas. Es imprescindible tomar medidas a nivel nacional y local para cultivar un medio ambiente de mayor confianza entre las fuerzas de seguridad y las comunidades de color. La tendencia no se limita a afroamericanos como Michael Brown en Ferguson. Hace apenas unas pocas semanas antes de la muerte por impactos de bala de Brown, la policía de Los Ángeles mató a golpes a Omar Abrego, latino y padre de tres hijos.  En 2012, la muerte de Manuel Díaz y Joel Acevedo, dos latinos de veinte y tantos años, no armados, por parte de la policía desató cuatro días de protestas en Anaheim, California. Estas muertes ocurren de manera rutinaria sin la atención que se dirige hacia Michael Brown o a la conocida muerte por impactos de bala de Amadou Diallo por parte de la policía en 1999 en la ciudad de Nueva York  - pero eso no significa que esas muertes sean menos trágicas o indignantes.

publicidad

La policía está encargada de servir y proteger a la comunidad. Pero a medida que los residentes de Ferguson reaccionaron ante esta tragedia en una manifestación pacífica llena de  angustia, la policía respondió con fuerza excesiva al estilo militar " tratándolos como adversarios " no como vecinos. En Anaheim, los efectivos de la policía trataron de dispersar las protestas luego de las muertes de Díaz y Acevedo saliendo a las calles luciendo uniformes antimotines, armados, con perros policías, gas pimienta y bolsas de perdigones. El equivocado despliegue de fuerza excesiva para dispersar a manifestantes de color también tiene profundas y trágicas raíces que incluyen la marcha del “Bloody Sunday” " Domingo Sangriento " por los derechos civiles desde Selma hasta Montgomery, Alabama en 1965.

Si los departamentos de policías no han aprendido todavía la lección del Domingo Sangriento de hace 50 años, la lección de Diallo de hace 15 años, o la lección de Díaz y Acevedo de hace dos años, necesitamos tomar medidas rápidas para convertirlas en ley.

Aún no se le prohíbe a ningún departamento de policía perseguir por motivo de raza. Se ha comprobado que el uso de perfiles raciales resulta ser una herramienta de vigilancia poco efectiva que resulta en la pérdida de confianza en los departamentos de policía y, en los casos de Brown, Abrego, Díaz, Acevedo y Diallo, podrían resultar en la muerte. Las pautas federales del Departamento de Justicia prohíben que ciertos oficiales federales de seguridad apliquen perfiles raciales en algunas ocasiones. Estas pautas no se aplican a las fuerzas policiales estatales y locales, quienes tienen más probabilidad de realizar actividades de vigilancia rutinaria, tales como las detenciones de vehículos y peatones que han llevado a las recientes muertes de ciudadanos a manos de la policía. La pauta federal no prohíbe perfilar a base de religión (p.ej. musulmanes y sijes) y origen nacional e incluye exenciones bajo amplios y vagos términos tales como “seguridad nacional” e “integridad fronteriza” que la hacen completamente inadecuada para proteger a una amplia sección representativa de las comunidades, incluyendo a los latinos, quienes son señalados de manera rutinaria para hacer cumplir las leyes de inmigración.  

Hace más o menos cinco años, el Departamento de Justicia anunció un gran paso hacia la actualización de esta pauta creando un grupo de trabajo de varias agencias para tomar en consideración estas preocupaciones. Los estadounidenses todavía esperan los resultados de esta revisión, la cual se ha retrasado mucho tiempo. El poder ejecutivo debería actuar inmediatamente sobre ello. El Congreso también podría intervenir y aprobar el proyecto de ley “End Racial Profiling Act” "  Fin del Uso de Perfiles Raciales, el cual prohibiría el uso de perfiles raciales por parte de los departamentos de policía.

También existen medidas comprobadas que los policías locales pueden tomar para evitar que se repitan estas tragedias, tales como cultivar relaciones de confianza con los residentes y contratar a agentes policiales que vivan en las comunidades que vigilan. Aplaudimos al Fiscal General por haber iniciado una investigación sobre la muerte a balazos de Brown, pero pensando en el futuro, el Departamento de Justicia debería ejercer de manera más proactiva su amplia jurisdicción para investigar, procesar y hasta recortar el presupuesto de aquellas fuerzas policiales locales que estén aplicando el uso excesivo de la fuerza, puesto que a fin de cuentas es responsabilidad de la policía local evitar que estas tragedias ocurran.

Quienes no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo. Tal vez la historia se esté repitiendo de nuevo en Ferguson, pero debemos hacer todo lo posible para evitar que estas tragedias sigan ocurriendo.

publicidad

 Wade Henderson es Presidente y Director Ejecutivo de The Leadership Conference  on Civil and Human Rights " La Conferencia de Liderazgo en Derechos Civiles y Humanos " una coalición de más de 200 organizaciones de derechos civiles y humanos. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad