null: nullpx
Demandas

Una mujer presenta demanda por haber sido encarcelada en una prisión de hombres en Florida

Veloz Fior de Pichardo, una abogada de República Dominicana, fue arrestada en 2013 en el aeropuerto de Miami y, pese a varios exámenes, fue identificada como hombre. La mujer, que temió ser violada y asesinada, llegó a orinarse encima para que los presos no la vieran desnuda.
14 Sep 2016 – 3:13 PM EDT

Una mujer dominicana, madre de tres hijos, ha decidido demandar por cinco millones de dólares al condado de Miami-Dade y al Departamento de Prisiones después de que fue confundida en 2013 por un hombre y ser trasladada a una prisión para varones donde pasó varias horas.

Veloz Fior de Pichardo, una abogada y líder política, viajó en noviembre de 2013 desde la isla a Miami camino del hospital para conocer a su nieto. Al aterrizar en el aeropuerto, fue retenida por los agentes por una orden judicial de hace 20 años en un caso que, según sus abogados, ya estaba cerrado.

"Era un asunto donde yo me encontré en el lugar y la hora equivocada. Nunca se me notificó. Siempre estuve entrando y saliendo hasta que me pasó esto", asegura Veloz Fior de Pichardo a Univision Noticias vía telefónica.

En el aeropuerto, Fior de Pichardo fue fichada correctamente como una mujer, sin embargo después de una revisión médica, el personal de la prisión estableció que tenía "características masculinas no tradicionales" y recomendaban un nuevo examen. "Después de la 'revisión' por una enfermera empleada por el Miami-Dade County, se determinó que Pichardo tenía órganos reproductivos masculinos y fue enviada a un centro para hombres", reza la demanda.

Los oficiales le preguntaron si ella había cambiado de género. Pero su respuesta fue clara: no. Ella era una mujer, estaba casada y había tenido tres hijos.

"Obviamente, la detuvieron como una mujer, le pusieron el nombre de una mujer, la arrestaron como una mujer. En algún momento, una enfermera después de supuestamente un examen la clasificó como un hombre", resume John De León, abogado de la firma que representa a hispana a Univision Noticias vía telefónica desde la República Dominicana

"Ahí empezaron todos los problemas", explica De León. Pichardo es "muy femenina y no tiene ninguna característica que remotamente la haga parecer un hombre", según el documento judicial.

Pese a su protesta, nadie creyó su versión. Consecuencia: fue recluida en una celda abierta con cerca de 40 hombres en la Metro West Detencion Center. Pichardo no dejó de quejarse y de explicar que había un error pero eso no fue suficiente para que la dejaran en celda.

"Pedía clemencia, pedía de favor que me sacaran, que me llevaran a un lugar donde yo sintiera seguridad, donde yo no temiera por mi vida, por ser violada", recuerda Veloz. Pero nadie le hizo caso y se burlaron de ella. Lo único que recibió fue el comentario de una oficial que le espetó: "Suerte si te veo viva mañana".

Durante ese tiempo, los presos la acosaron hasta tal punto que ella temió ser "violada y asesinada". Tuvo tanto miedo prefirió orinarse encima antes que desnudarse ante sus compañeros de celda para ir al baño.

"Es como llegar a una jauría, donde hay unos perros que no les dan comida. Y ver una mujer... yo no podía ir al baño. Yo vi los hombres desnudos. Vi los hombres tratando de masturbarse", explica antes de que la voz se le quiebre. "Es difícil para mí hablar de estas cosas", se excusa.


Pero este incidente no solo supuso un problema para Veloz sino que su familia, que trató de buscarla tras el arresto, no pudo localizarla en el sistema correccional de Miami-Dade al ver sido clasificada como un hombre. Al saber dónde estaba, al igual que ella, sus familiares insistieron a las autoridades que efectivamente era una mujer.

Tras 12 horas, volvió a ser "reevaluada" y llegaron a la conclusión de que era efectivamente una mujer -como ella sostenía- y se había cometido un error.

Ha tomado más de dos años para que ella tenga una condición emocional para poder hacer frente a una batalla legal aunque aún se encuentra "bajo tratamiento" por los problemas emocionales, sicológicos y siquiátricos, sostiene De León.

Desde este episodio, ella ha estado bajo tratamiento siquiátrico, lo que ha afectado su vida personal y profesional. Por eso, está solicitando cinco millones de dólares por todos los problemas causados.

"Lo único que yo quiero que se sepa es que esta demanda no me motiva el dinero sino que a mí ya me pasó, el daño está hecho (...) Pero que esto no le pase a otra mujer. Y yo quiero una sentencia para las mujeres del mundo porque ¿cuántas mujeres habrán vivido lo que yo he vivido?", zanja Veloz.

Univision Noticias se puso en contacto con el Departamento de Prisiones de Miami-Dade pero no recibió respuesta.

RELACIONADOS:DemandasLatinosInterés HumanoLocal
Publicidad