publicidad
Banderas latinoamericanas.

¿Deben los países pequeños dejar de lado su interés nacional?

¿Deben los países pequeños dejar de lado su interés nacional?

Dominicana, Haití, Honduras, El Salvador, están ligados a la supervivencia del gobierno de Venezuela.

Banderas latinoamericanas.
Banderas latinoamericanas.

Por Eduardo A. Gamarra, profesor de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de la Florida.

Durante las últimas semanas han llovido los cuestionamientos sobre algunos países pequeños y democráticos por no haberse unido al coro de condena a Venezuela por las graves violaciones de los derechos humanos de estudiantes, políticos y manifestantes opuestos al gobierno de Nicolás Maduro. Algunos invocan argumentos sobre la inmoralidad de estos pequeños países, la mayoría de los cuales debe importar todo el combustible que consumen sus ciudadanos y que sostiene a sus también pequeñas economías.

No es que no exista una gran contradicción entre el discurso democrático de estos países y el apoyo incondicional a gobiernos que hace tiempo abandonaron cualquier parecido con el pluralismo político e ideológico y el respeto por los derechos fundamentales que debe caracterizar a la democracia moderna.

publicidad

Esta contradicción es algo que ha caracterizado la política exterior de países desarrollados como Estados Unidos y Europa. Inclusive cuando Estados Unidos anualmente certifica la conducta en áreas tan complejas como el trafico de drogas, la trata de personas, y los derechos humanos, no son pocos los que señalan con razón que la verdadera contradicción es que estos males afectan seriamente a este país y por lo tanto no debería estar en el negocio de juzgar unilateralmente el comportamiento de otros. Basta leer las criticas sobre la base de Guantánamo, la ejecución de mexicanos en Texas, y todo el tema sobre el espionaje de la agencia NSA para entender el dilema.

Esta contradicción ha preocupado a grandes teóricos como Hans Morgenthau de la escuela realista de relaciones internacionales. Él decía en su famoso libro "Política entre las naciones" que sobre todo se "debe recordar que no sólo es una necesidad política pero también una obligación moral para cualquier nación siempre perseguir en sus relaciones con otros países solo una estrella guía, un estándar de pensamiento: el Interés Nacional."

Morgenthau ha tenido una enorme influencia sobre el pensamiento norteamericano especialmente en cuanto a política exterior se refiere y particularmente sobre los sectores más conservadores que hoy son los críticos más entusiastas del gobierno venezolano. Y se podría decir que, aunque no hayan leído minuciosamente a Morgenthau, estos pequeños países están siguiendo la receta al pie de la letra.

La mayoría de estos pequeños países con frágiles economías en el Caribe y Centroamérica son democracias y en casi todos la conducta de sus gobiernos hacia adentro es democrática. Al apoyar incondicionalmente a Venezuela no actúan con un sentimiento de obligación moral sino, como dijo Morgenthau, actúan en defensa de su interés nacional.

Hoy en día el interés nacional de países como República Dominicana, Haití, Honduras, El Salvador, entre otros, está inevitablemente ligado a la supervivencia del actual gobierno de Venezuela. Esperar que estos países actúen de otra manera es no entender una realidad: ninguno de estos países puede sacrificar su propio bienestar inmediato para impulsar un cambio en la conducta del gobierno venezolano.

Fuente: Tribuna Abierta de la Agencia EFE

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad