null: nullpx
Tráfico de Personas

Se conocieron en redes sociales, las enamoraron... pero era un engaño y las prostituyeron

Facebook, Instagram, Snapchat. Estas redes sociales son usadas por traficantes y compradores para ofrecer y buscar servicios sexuales. En marzo dos menores de edad en Houston fueron rescatadas de dos hombres que las obligaban a tener sexo por dinero.
26 Abr 2019 – 8:01 PM EDT

HOUSTON, Texas.– Dos adolescentes conocieron a sus supuestos novios a través de las redes sociales. Ellos las enamoraron, las convencieron de que eran relaciones genuninas, pero luego las obligaron a tener sexo con otros hombres por dinero.

El sargento del Departamento de Policía de Houston Charles Landrum III asegura que Facebook, Instagram, Snapchat y casi cualquier red social es usada por los traficantes para conocer y reclutar nuevas víctimas, que en más de 95% de los casos son mujeres. También usan estas mismas vías para vender a las jóvenes.

"Los hombres seducen a las mujeres y a las jóvenes con la idea de que tendrán una vida mejor (...) Les dicen las palabras adecuadas y la mujer trata de huir de ese joven, pero las prostituyen", explicó Landrum a Univision Noticias.

Eso fue exactamente lo que pasó con este par de amigas. Cada una se enamoró de un hombre diferente que conoció en redes sociales. Pero estos luego las forzaron a prostituirse.

La Policía de Houston informó este miércoles de un operativo que llamaron Tri Point, realizado durante marzo y en el que participaron funcionarios de 22 agencias federales, estatales y locales: 47 personas fueron detenidas. Entre ellas, 19 eran mujeres que ofrecían sexo a cambio de dinero.

El sargento Landrum asegura que, como autoridades, difícilmente podrán saber cuántas de ellas eran obligadas a vender su cuerpo, pues en la mayoría de los casos deciden no denunciar a sus agresores por temor de las consecuencias.

Entre los arrestados había 17 personas que solo buscaban un rato de 'diversión'. También estaban los dos hombres que prostituyeron al par de chicas adolescentes.

Aunque las autoridades no revelaron detalles sobre cómo lograron los arrestos y cómo rescataron a las dos jóvenes, aseguraron que recibieron información de la comunidad que permitió las capturas y que además trabajaron con agentes encubiertos.

Las afectadas

El tráfico humano sumó en 2017 aproximadamente a 79,000 jóvenes y menores de edad explotados sexualmente en Texas, según un estudio del Instituto de Violencia Doméstica y Agresión Sexual de la Universidad de Texas llamado 'El tráfico humano en números'.

Por eso, la oficina del fiscal general del estado alerta de algunos indicios para reconocer cuándo una adolescente es víctima de explotaci´on sexual, pues no necesariamente son secuestradas, mas sí forzadas con amenazas a vender su cuerpo.

Entre esas pistas está el distanciamiento de la joven de su familia, amigos o de su comunidad; la existencia de distintas cuentas de redes sociales o la aparición de moretones o golpes que no pueden explicar.

En Houston, solo en 2018 la Policía de la ciudad rescató a 400 jóvenes mujeres víctimas de tráfico humano.

Uno de los casos de ese año fue el de Malik Hayman, un joven de 23 años que vivía en la ciudad y usó las redes sociales para reclutar al menos a una decena de niñas, la menor con 14 años. Una vez que las sumaba entre sus víctimas, las golpeaba, las obligaba a tener sexo y las filmaba.

En uno de los casos incluso obligó a una adolescente a trabajar en un calle de la ciudad conocida por ser un punto caliente de prostitución. A otra, la arrastró por el asfalto en una oportunidad que llegó sin dinero después de prostituirse. Ellas nunca lo denunciaron porque él las amenazaba con hacerle daño a sus familias.

El tráfico y explotación sexual ni para ni discrimina. Las jóvenes son reclutadas en casi cualquier lugar, explica la Policía de Houston, desde zonas urbanas hasta en suburbios. Son jóvenes desde la adolescencia y de cualquier condición social.

"Está ocurriendo y no es solo un problema en las ciudades principales. Ocurre en pueblos y en comunidades muy pequeñas", dijo el miércoles a la prensa el sargento de la Policía de Houston, John Wall.

Y aunque muchas de las víctimas deciden permanecer en silencio ante los abusos, las autoridades les piden que denuncien: "Sabemos que les asusta dar el paso, pero haremos lo que esté en nuestro poder para darles los servicios que necesitan para que puedan continuar con sus vidas".

Ve también:



Pornografía infantil, sexo y acoso: estos son los maestros de California que han enfrentado a la justicia

Loading
Cargando galería
Publicidad