null: nullpx
Inmigración

Hallan los cuerpos de una madre hispana y su hijo pequeño que fueron asesinados hace cuatro años en Utah

Las autoridades señalaron que el autor de los asesinatos fue el entonces novio de la mujer, pero sus cuerpos fueron hallados cuatro años después, cinco millas al sur de la pequeña localidad de Eureka, más de 80 millas al sur de Salt Lake City, la capital de Utah.
10 Sep 2019 – 9:38 PM EDT

La policía de Orem, en Utah, confirmó este lunes el hallazgo de los cuerpos de una joven madre hispana y de su pequeño hijo, asesinados hace cuatro años por el novio de la mujer, aparentemente luego de que el hombre perdiese el control por las "molestias" que le causaba el niño.

Según el comunicado oficial de la policía de Orem, los cuerpos de Emily Quijano, de 23 años, y de su hijo Gabriel, de tres años, fueron hallados a cinco millas (8 km) al sur de la pequeña localidad de Eureka, en el condado Juab, más de 80 millas al sur de Salt Lake City, la capital estatal.

El acusado, Christopher Poulson, fue detenido en agosto de 2018 en Hawaii y en agosto de este año confesó ante un juez del Cuarto Distrito Judicial de Utah ser el autor de los asesinatos.

Los documentos presentados en la corte indican que el 9 de septiembre de 2015 hubo una disputa entre Quijano y Poulson porque ella estaba embarazada y no aceptó abortar.

Esa noche, Paulson, que había quedado al cuidado de Gabriel mientras Quijano fue a estudiar, atacó "severamente" al niño, que quedó malherido y murió durante la noche.

La mañana siguiente, al comprobar que el menor había fallecido, Poulson asesinó a Quijano a balazos mientras ella dormía.

Los compañeros de trabajo de Quijano, al ver que la mujer no se presentó a trabajar durante varios días, llamaron a las autoridades el 12 de septiembre de 2015.

Quijano fue reportada como desaparecida.

En las conversaciones iniciales con la policía, Poulson dijo que había "abandonado" a Quijano el 8 de septiembre, día en que ocurrieron las muertes, debido a que ella usaba metanfetamina y que él no había vuelto a hablar con ella, pues según declaró, la mujer "colectó sus cosas y se mudó".

Pero investigaciones posteriores que se valieron de la línea telefónica de Poulson para seguir sus movimientos revelaron detalles de los hechos.

El sospechoso compró una pala, visitó grandes contenedores de residuos en dos áreas y cambió su nombre. Aún más, el hombre estaba usando el teléfono celular de su víctima.

Como consecuencia, hace un mes, Poulson se declaró culpable de asesinato agravado en primer grado y de homicidio en segundo grado, con una sentencia de cadena perpetua.

Sin embargo, el fiscal a cargo del caso gestionó la reducción de esa sentencia a 30 años en prisión si Poulson cooperaba con los investigadores para hallar los cuerpos antes de finales de este mes.

Quijano y su hijo fueron hallados el viernes pasado, pero el anuncio se realizó hoy luego de que una identificación preliminar confirmase que se trataba de ellos.

"Nuestros corazones expresan nuestra simpatía para las familias de Emily y de Gabriel. Esperamos que estos esfuerzos ofrezcan algo de paz y consuelo para sus vidas", dice el comunicado oficial de la policía de Orem.

Irinea Buendía, una madre en busca de justicia llevó el primer caso de feminicidio a la Corte Suprema de México

Loading
Cargando galería
Publicidad