Emmett Till murió brutalmente hace más de 60 años, ahora la investigación se reabre por nuevos datos que presenta un libro

El terrible asesinato del adolescente negro de 14 años ocurrió en 1955: fue secuestrado, torturado y fusilado antes de ser arrojado a un río. El caso aceleró el entonces naciente movimiento por los derechos civiles en EEUU.
12 Jul 2018 – 7:29 PM EDT

El brutal crimen de Emmett Till fue en 1955. Pero 62 años después, en 2017, un libro sobre la matanza del adolescente negro reveló mentiras de una figura clave del caso. Y ahora el gobierno federal reabrió la investigación de un homicidio que enardeció el movimiento por los derechos civiles.

Emmett Till tenía 14 años en 1955 y vivía en Chicago, Illinois. En el verano de ese año fue de visita a Money, en el sureño estado de Mississippi, que por aquellos años la segregación racial era ley.

El 24 de agosto, el adolescente, acompañado por amigos, estaban afuera de un comercio de víveres que atendía Carolyn Bryant Donham, una mujer blanca de 21 años y esposa del dueño de la tienda. Till aparentemente le dijo un piropo o le silbó cuando se la cruzó.

Tras este episodio, el esposo de la mujer, Roy Bryant, junto con su medio hermano, J. W. Milam, fueron hasta la casa de la familia Till y se llevaron al chico hasta un descampado. Allí lo desnudaron, lo torturaron, lo apalearon, lo fusilaron y luego tiraron su cuerpo a un río.

Su cuerpo mutilado atado a un ventilador de una máquina de separación de algodón fue encontrado días más tarde del asesinato en el río Tallahatchie.

Las fotos del cadáver circularon mientras que, a pedido de la familia, el velatorio del chico realizado en Chicago fue con el ataúd abierto con la expresa intención de que la brutalidad del crimen fuera pública. De acuerdo con la agencia de noticias AP, unas 100,000 personas vieron el cuerpo de Till en los cuatro días que duró su funeral.

Este caso enardeció en aquellos años las protestas pacíficas a lo largo de todo EEUU en lo que eran los albores del movimiento negro por los derechos civiles, pero impactó especialmente en los estados sureños en donde la segregación era ley.

Un libro, una mentira

En 2017, el historiador Timothy Tyson publicó el libro 'La Sangre de Emmett Till', que tiene la primera entrevista que se conoce a Carolyn Bryant Donham. Allí, la mujer admite que el adolescente no se había acercado a ella sexualmente, entrando en contradicción directa con el testimonio que ella misma dio hace más de 60 años en la corte.

En los 50, Carolyn Donham declaró que el joven la agarró por la cintura y le gritó obscenidades.

"Esa parte no es verdad. Nada de lo que hizo ese chico podría justificar lo que le sucedió", dijo la mujer al autor según detalla el libro.

El autor indica que la información que da la mujer, que ahora tiene casi 84 años y vive en Raleigh, Carolina del Norte, se desprende de dos entrevistas realizadas en 2008, según The Washington Post,

Un informe federal enviado anualmente a los legisladores bajo una ley que lleva el nombre de Till indica que el Departamento de Justicia está reinvestigando el asesinato del joven después de recibir "nueva información".

La agencia AP indica que un posible testigo que estaba en la tienda ese día, el primo de Till, Wheeler Parker, dijo el jueves que ha hablado con la policía sobre el caso en los últimos meses.

Esta reapertura de la investigación genera suspicacias sobre qué nuevos cargos podrían resultar.


Libertad a los asesinos

Tanto Roy Bryant como J.W. Milam fueron acusados por el asesinato en principio, pero luego fueron absueltos en un juicio.

La mujer testificó en 1955 que un "negro" la tomó del brazo en la tienda, le dijo obsenidades, y que cuando trató de alejarse, él la "agarró por la cintura" con ambas manos en la caja registradora y la tironeó hacia él.

Ante este testimonio, un jurado compuesto exclusivamente por hombres blancos que debatió por una hora el caso, decidió liberar a su esposo y al otro hombre.

Y si bien ambos confesaron el crimen años más tarde en una entrevista no fueron juzgados nuevamente. Ambos están muertos ya.

Como los sospechosos murieron, el caso fue cerrado en 2007 mientras que el gran jurado del estado de Mississippi no presentó ningún nuevo cargo.

Con esta nueva información del libro de Tyson, hay quienes señalan que es posible presentar cargos por asesinato si se considera que alguien que está vivo estuvo involucrado. Pero hasta ahora, lo que se sabe es que la mujer cometió perjurio al mentir ante la corte y no habría indicios de que ella hubiera participado.

"Estamos contentos de que ese sea el caso para que finalmente alguien pueda ser considerado responsable de su asesinato", dijo Paula Johnson a AP, quien lidera la Iniciativa de Justicia de Casos No Resueltos de la Universidad de Syracuse, grupo académico que revisa asesinatos de derechos civiles sin resolver.

Estas 11 madres fueron condenadas por asesinar a sus hijos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:HistoriaMuertesPolítica
Publicidad