null: nullpx
Crímenes

Estaba embarazada de 8 meses y desapareció: a ella la hallaron muerta y al bebé en casa de unos vecinos

La joven fue vista por última vez camino a casa de sus vecinos, una pareja que ya ha sido arrestada. Días después, la policía encontró a la niña en su poder y al cadáver de su madre envuelto en plásticos en el río.
30 Ago 2017 – 12:13 PM EDT

Savanna Lafontaine-Greywind, una joven de 22 años embarazada de 8 meses, estaba a punto de convertirse en madre. Sin embargo, el pasado 19 de agosto desapareció sin dejar rastro en Fargo, Dakota del Norte.

La última vez que la vieron con vida fue cuando dijo a su familia que se iba a casa de sus vecinos, una pareja que vivía dos pisos más arriba, para ayudarles con un proyecto: le habían ofrecido 20 dólares por hacer de modelo para un vestido que la mujer estaba cosiendo. No se supo más de ella hasta el pasado domingo, cuando unos excursionistas en kayak la encontrarion envuelta en unos plásticos y colgada de un tronco en un río, no muy lejos de la localidad.

Unos días antes del hallazgo del cuerpo, durante las labores de búsqueda de autoridades y voluntarios, la policía encontró un bebe en la casa donde Greywind había desaparecido. Los vecinos confesaron que la niña es la hija de la joven muerta.

Según The Washington Post, la policía se ha negado hasta ahora a confirmar la hipótesis de que la muerte de Savanna pueda tratarse de un secuestro fetal, delito "en el que una mujer embarazada se ve obligada a dar a luz o un bebé es expulsado por la fuerza del útero de la madre".


Sin embargo, la pareja de vecinos ha sido arrestada: se trata de Brookle Lynn Crews, de 38 años, y William Henry Hoehn, de 32. Ambos han recibido cargos por conspiración para cometer secuestro y conspiración para cometer asesinato. Ya han admitido que el bebé, que no fue encontrado hasta la cuarta vez que las autoridades registraron su apartamento, era el de Savanna.

La madre de la joven ha relatado a medios locales que acudieron varias veces a la residencia Lynn Crews y Hoehn preguntar por su hija después de percatarse de que tardaba mucho en regresar. Primero, mandó a la hermana pequeña de Savanna: llamó a la puerta y nadie respondió. Un poco más tarde, el padre de la joven probó suerte. En esta ocasión, la mujer contestó y le pidió que esperase un poco. Por último, la madre volvió a subir y los vecinos le explicaron que Savanna ya se había marchado.

"Supe de inmediato que algo iba mal porque su coche seguía aparcado delante de la casa. Estaba embarazada de ocho meses y tenía los pies hinchados, no se iría a pasear", dijo la madre al periódico local Duluth News Tribune.

En fotos: La mirada de los asesinos más crueles del último siglo

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CrímenesRepresa de agua
Publicidad