null: nullpx
CityLab Arquitectura

¿Por qué Nueva York tiene dos centros de negocios y no uno, como casi todas las grandes ciudades?

En la Gran Manzana se desarrollaron, en paralelo, tanto Wall Street como Midtown y ambos han logrado sobrevivir.
Logo CityLab small
29 Nov 2016 – 3:18 PM EST

La mayoría de las ciudades tienen un único centro económico o "distrito central de negocios", pero la ciudad de Nueva York tiene dos. Está el centro económico original alrededor de Wall Street y el distrito financiero, y luego está Midtown, que se desarrolló más tarde y alberga la colección más grande del mundo de sedes corporativas.

Como con la mayoría de las cosas de Nueva York, no faltan explicaciones sobre cómo y por qué la geografía económica de la ciudad resultó de esta manera. Algunos dicen que fue porque no había suficiente lecho de roca firme para construir más rascacielos en el centro de la ciudad. Otros dicen que ocurrió cuando la estación Grand Central abrió y les facilitó a los viajeros llegar a Midtown.


Una impresión de Currier and Ives de Nueva York, alrededor de 1875 (Biblioteca del Congreso).

Pero un estudio reciente realizado por Jason Barr y Troy Tassier y publicado en Journal of Regional Science propone una explicación diferente: Midtown atrajo a un grupo específico de empresas y ocupaciones que consideraron prometedor su crecimiento como un distrito comercial de gama alta. Sobre la base de un análisis detallado de los directorios de negocios, el estudio examina los tipos específicos de actividades económicas que se trasladaron desde el centro de la ciudad hasta Midtown durante mediados del siglo XIX y principios del siglo XX.

El estudio rastrea las ubicaciones de los rascacielos de Manhattan de más de 100 metros de altura, construidos desde 1890 hasta 2010. La brecha entre los dos grupos distintos en Wall Street y Midtown invita a las teorías, pero la economía de los rascacielos brinda una razón clara para los dos sub-centros: la agrupación de talento en esas zonas.

Lo que impulsó la construcción de rascacielos fue realmente la evolución de las ubicaciones donde los negocios de cuello blanco y los profesionales se asentaron y trabajaron durante finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. A medida que los oficinistas se desplazaban hacia la zona residencial de la ciudad, algunas empresas se trasladaron cerca de ellos, en Midtown, mientras que sectores específicos, como el de finanzas, se quedaron en el centro de la ciudad.

Una foto de la ciudad de Nueva York tomada desde un globo por P.F. Collier & Son en 1906. (Biblioteca del Congreso)

El crecimiento de Midtown fue significativamente inferior al desplazamiento del talento hacia la zona residencial, sugiriendo que trabajar cerca de casa no era el único factor para la colocación de las oficinas. Y el sector financiero en particular se mantuvo firme en el centro de la ciudad, aun cuando un gran número de sus empleados se internó más en la zona residencial.

Tampoco tenía que ver con el lecho de roca. Esa teoría sugiere que la profundidad del lecho de rocas en las zonas al norte del distrito financiero existente encarecía la tarea de construir rascacielos. Pero el estudio concluye que los gastos adicionales relacionados con la perforación habrían sido compensados por los precios más baratos de las tierras en esa zona de la ciudad. En lugar de ello, esas zonas se llenaron de fábricas y distritos de viviendas de clase trabajadora, lo cual les restó atractivo como lugar de emplazamiento empresarial.

Tampoco debe atribuírsele exclusivamente el crecimiento de Midtown a la apertura de la estación Grand Central. Las empresas comenzaron a trasladarse a Midtown años antes de que la estación abriera, y la nueva aglomeración de empresas ya había desarrollado su propia dinámica mucho antes de que Grand Central se convirtiera en un centro de transporte a principios del siglo XX. El patrón más rápido de desplazamientos de residencia y los posteriores desplazamientos de los centros de trabajo ocurrió de 1861 a 1892, mucho antes de la construcción de la estación en 1903.

Promedio de distancia de ubicaciones de los sectores respecto a la punta sur de Manhattan (en millas)
186618821889
Contadores0.610.730.78
Agentes de publicidad0.801.071.38
Arquitectos1.271.332.44
Banqueros0.440.490.73
Agentes artísticosNo disponible2.373.47
Hoteles1.942.203.54
Agentes de seguros0.912.203.54
Abogados0.690.690.81
Establos2.753.553.96
Editores de periódicos0.951.041.88
FUENTE: | UNIVISION

En su lugar, el crecimiento de Midtown fue estimulado por la reubicación de los tipos específicos de empresas y actividades económicas. Las primeras empresas en trasladarse a Midtown fueron firmas arquitectónicas, que siguieron el auge de la construcción en la zona residencial de la ciudad. El sector del entretenimiento se consolidó entonces en torno a los teatros de Broadway y Times Square. Los periódicos fueron los siguientes. Midtown creció a partir de estos desplazamientos iniciales. Una vez que un número de empresas se separó de las aglomeraciones de oficinas en el centro, la nueva zona de Midtown desarrolló una dinámica propia. El sector financiero permaneció en el centro debido a la intensidad y el poder de su aglomeración existente.

Ésta fue también la razón de la separación geográfica entre los distritos de negocios del centro y de Midtown: la zona entre ambas áreas se llenó de fábricas y vecindarios de clase obrera. Esta proximidad de las fábricas y las zonas populares al distrito comercial de gama alta de la ciudad también fue, por supuesto, un factor primordial en la introducción de la zonificación y las restricciones en el uso de la tierra alrededor de la misma época. La aparición de Midtown como una gran aglomeración comercial aceleró su desarrollo como una ubicación para las oficinas.

Al final, fueron las comodidades, no el talento o el costo, las que dividieron a Nueva York en dos centros económicos separados y distintos. Lo que finalmente impulsó el desplazamiento hacia Midtown, según el estudio, fue el surgimiento previo de la zona como un centro comercial de gama alta. Las tiendas de alta gama comenzaron a adentrarse más en la zona residencial de la ciudad a finales del siglo XIX y principios del XX, para evitar la nociva proximidad a las fábricas de prendas de vestir y vecindarios de clase obrera que estaban invadiendo sus ubicaciones previas.

Pero lo que funcionó en Nueva York puede no funcionar en otros lugares. Ciudades como París y Shanghái han intentado crear nuevos distritos urbanos de negocios con escaso éxito. Por no mencionar los problemas que tantas "ciudades periféricas" suburbanas enfrentan actualmente. De hecho, en muchas ciudades estadounidenses, las empresas suburbanas se dirigen nuevamente al centro para conectarse con sus aglomeraciones y escenarios existentes.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad