publicidad
Sacerdote levantando la hostia.

Buscan evitar que curas sean obligados a casar parejas LGBTT

Buscan evitar que curas sean obligados a casar parejas LGBTT

Waldemar Quile simpulsa la “Ley para la Protección de Libertad de Culto de Puerto Rico”.

Sacerdote levantando la hostia.
Sacerdote levantando la hostia.

El representante Waldemar Quiles Rodríguez, del Partido Nuevo Progresista, presentó una medida que prohibiría que el Estado obligara a pastores, sacerdotes o ministros celebrar una unión matrimonial que contravenga sus creencias religiosas.

“Estamos conscientes y respetamos la reciente decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que declaró inconstitucional toda ley que prohíba el matrimonio entre parejas del mismo sexo”, dijo el legislador.

Pero aseguró que el aludido precedente judicial “no surte ni podría surtir el efecto de erradicar o contrarrestar la libertad de culto tutelada en la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, y en la sección 3 del artículo II de la Constitución de Puerto Rico. Para garantizar esto es precisamente que radicamos esta medida”.

El Proyecto de la Cámara 2550 crearía la “Ley para la Protección de Libertad de Culto de Puerto Rico” para proteger a las personas de adherencias sustanciales a su libertad de culto por parte del Estado.

También proteger las creencias fundamentales y el libre ejercicio de la religión en actividades diarias, comerciales y de negocio; e impedir la modificación y cancelación de donativos o créditos contributivos a corporaciones con o sin fines de lucro sobre la base de sus posturas, políticas empresariales o acciones fundamentadas en sus creencias religiosas.

publicidad

Según explicó el representante, la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos le garantiza a toda persona el derecho de ejercer libremente su religión sin que sea obstaculizado, restringido o coartado por el estado.

Cónsono con dicho principio de estirpe constitucional, la Constitución de Puerto Rico, en su sección 3 del artículo II, impide que el Estado establezca una religión o prohíba el libre ejercicio de culto religioso.

“Al amparo de dichas cláusulas constitucionales y en el ánimo de promover un justo y razonable balance de intereses encarnados en los diversos preceptos constitucionales, procedemos a implantar determinadas salvaguardas a la libertad de ejercer su religión y arraigadas creencias a las personas, no solamente en su lugar de culto o adoración, sino en los ámbitos de la sociedad que son una extensión de la vida y de la plena realización misma de las personas”, continuó.

“Esta medida claramente establecería que ninguna persona, natural o jurídica, entiéndase pastores, sacerdotes, ministros o celebrantes será obligada a celebrar, participar en ceremonias o actividades preparativas relacionadas con la celebración o ceremonia de una unión matrimonial que contravenga sus creencias religiosas. Esto se trata de proteger los derechos de todos”, afirmó.

La pieza legislativa también prohíbe al gobierno “cancelar, aumentar o disminuir donativos o créditos contributivos a personas naturales o jurídicas, con o sin fines de lucro religiosas, utilizando como criterio la postura institucional de estas en cuanto a cómo debe ser la composición del matrimonio (hombre y mujer)”.

Quiles Rodríguez exhortó a la mayoría parlamentaria a darle paso a esta medida a la mayor brevedad posible.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad