null: nullpx

Los autos de Hollywood

La edición 2017 del Concours d'Elegance de Amelia Island tuvo una notoria participación de autos que literalmente son 'de película'.
25 Jun 2018 – 06:22 PM EDT
Reacciona
Comparte
1/18
Comparte
Los campos de golf de Amelia Island recibieron el primer fin de semana se marzo de 2017 una impresionante colección de valiosos autos clásicos, pero fueron estos 'autos de película' los que se robaron el show en el 22do Concours d'Elegance de Amelia Island. Crédito: Univision Autos
2/18
Comparte
Este Rolls-Royce Silver Shadow I de 1967 fue el vehículo que personaje Thomas Crown interpretado por el desaparecido Steve McQueen en el filme ‘The Thomas Crown Affair’ (1968). Este auto no sólo se destaca por haber ocupado un tiempo inusualmente largo en la pantalla sino que además es uno de los solo 606 Silver Shadow I convertidos en sedanes de dos puertas por la casa carrocera Mulliner Park Ward.
Crédito: Simón Gómez
3/18
Comparte
El auto que fue originalmente adquirido por el productor Jerry Bresl quien lo tuvo en su poder hasta 1980, esta actualmente pintado en azul Oxford pero su color original era negro Mason, el color con el que se le observa en la película. Su interior en cuero beige se ha mantenido original por los últimos 50 años. United Artists
4/18
Comparte
Con el consentimiento de Enzo Ferrari, el corredor Luigi Chinetti convirtió 10 Ferraris 275 GTB en convertibles de dos puestos para competencia. Los bautizó Ferrari 275 GTB/4 Alloy NART Spyder 1967, NART son las siglas en inglés del equipo de Competencia Norteamericano que Chinetti dirigía. Dos de los autos fueron terminados en aluminio. El auto de esta imagen con el cahsis #09437 compitió en las 12 Horas de Sebring con la corredora Denise McClugage tras el volante antes de que Faye Dunaway lo usara en el filme ‘The Thomas Crown Affair’ (1968). Crédito: Simón Gómez
5/18
Comparte
Durante la filmación de la película el auto mostraba una capa de pintura roja nueva después de haber sufrido los rigores de 12 horas de competencia ininterrumpida. Steve McQueen quedó tan encantado con el auto que adquirió otro de los 10 que Chinetti había construido para su uso personal. En su día la revista Road & Track describió al Ferrari 275 GTB/4 Alloy NART Spyder 1967 como el auto deportivo más satisfactorio del mundo. Crédito: United Artists
6/18
Comparte
Este es el mismo Porsche 917K de 1969 con el famoso color azul turquesa del equipo Gulf-Wyer, que Steve McQueen utilizó en el filme clásico de culto ‘Le Mans’ (1971). Este auto utiliza el número de chasis #004 a pesar de haber iniciado sus días como el #017. El auto 004 fue destruido en un accidente y las partes sobrevivientes fueron transferida al auto #07 cuyo número fue cambiado a #004 –aparentemente los número de chasis más bajos son más deseables.
Crédito: Simón Gómez
7/18
Comparte
Este Porsche 917K, que según el corredor Brian Redman, quien ganó varias carreras tras su volante, es “uno de los autos de carreras más endemoniadamente dificiles de manejar”, gano una decena de podios en los años 70. Entre esos triunfos se incluye el del circuito Spa-Francochamps en 1970 con el mexicano Pedro Rodríguez tras el volante. Rodríguez perdería la vida trágicamente en un accidente en el circuito de Nuremberg en Alemania al año siguiente, tras el volante de un Ferrari 512M. Paramount Pictures
8/18
Comparte
Audrey Hepburn admiró y lavó este imponente Rolls-Royce Silver Ghost de 1924 en la comedia romántica Sabrina que protagonizó con Humphrey Bogart en 1954. Este auto fue adquirido inicialmente en 1924 por Harold Lloyd la estrella de la comedia del cine mudo, en cuya mansión se filmaron varias escenas de la película. Crédito: Simón Gómez
9/18
Comparte
Es admirable el excelente estado en que se encuentra este Silver Ghost de ya 93 años, más aún cuando tomamos en cuenta que nunca ha sido restaurado. El auto se mantuvo en la mansión de Lloyd hasta 1979 cuando fue finalmente adquirido por su segundo dueño. Hoy el auto tiene apenas 18,900 millas recorridas. Crédito: Paramount Pictures
10/18
Comparte
El Aston Martin DB5 de 1964 fue el automóvil que comenzó con la loca carrera de los autos equipados con todo tipo de artificios defensivos y ofensivos de la serie de películas James Bond, el agente secreto 007. El DB5 debutó en Goldfinger (1964), protagonizada por Sean Connery, uno de los actores más recordados de la serie. Crédito: Simón Gómez
11/18
Comparte
Es práctica común tener varios modelos del mismo auto en un filme cuando ese auto va a estar envuelto en escenas de acción. Uno de esos autos, el auto glamour, se reserva para aparecer en escenas simples y sin peligro o en fotografías promocionales como la que se aprecia en esta lámina y el otro, equipado con los equipos del agente secreto se reserva para las escenas de acción. El auto que vimos en Amelia Island es el auto glamour, entonces ¿por qué está equipado con todos los juguetes? Crédito: Metro-Goldwyn-Meyer
12/18
Comparte
Según nos explicó el historiador automotriz Myles Kornblatt durante la exhibición, el auto equipado con los gadgets fue robado de un hangar en un aeropuerto en la Florida en 1997 y nunca ha sido recuperado. Afortunadamente en algún momento el auto glamour fue equipado con los mismos artilugios con que contaba el auto perdido, entre los que se encuentran un asiento de pasajero eyectable, destructores de neumáticos telescópicos, armas de fuego escondidas detrás de la iluminación (en la imagen) y un escudo antibalas trasero. El más reciente precio de venta de este vehículo superó los 4,000,000 de dólares. Crédito: Simón Gómez
13/18
Comparte
En 1958, Elvis Presley en el auge de su estrellato fue reclutado por el ejercito de los Estados Unidos. Después de su entrenamiento básico ‘El Rey’ fue despachado a la base militar estadounidense de Friedberg al norte de la ciudad alemana de Frankfort para servir con la Tercera División Armada. Elvis, quien insistía ser tratado como un soldado raso cualquiera, en realidad nunca se comportó como tal. El ‘soldado Presley’ por ejempló adquirió este hermoso BMW 507 1957 blanco, con el número de chasis 70079, para movilizarse durante sus licencias. Crédito: Simón Gómez
14/18
Comparte
En un momento mientras el auto estuvo en su posesión, Elvis lo pintó de rojo para evitar que sus fans dejarán embarazosos y pegajosos mensajes en su carrocería con lápiz labial. No se sabe que ocurrió con el auto cuando Elvis terminó su servicio militar pero el auto apareció en Arizona en 1968. BMMW adquirió el 507 de Elvis en estado lamentable y lo sometió a una extensa restauración cuyos resultados tuvimos la fortuna de admirar en Amelia Island. Crédito: BMW
15/18
Comparte
Paul Newman es una de las pocas súper estrellas de la pantalla grande que tuvo un genuino y verdadero éxito en las pistas. Tanto como corredor como constructor cuando la edad lo obligó a retirarse como piloto activo. Este Datsun 280ZX Turbo fue el vehículo con que Newman obtuvo su primera historia de TransAm en 1982 en la pista de Brainerd, habiéndose mantenido como puntero durante toda la carrera. Crédito: Simón Gómez
16/18
Comparte
Este Datsun 280ZX es uno de sólo dos autos construidos por el equipo Bob Sharp Racing, el equipo oficial de competencia de Nissan en el este de Estados Unidos. Newman logró tres podios más con este auto. El auto fue vendido a un equpo de competencia en Indonesia donde ganó dos campeonatos. El auto regresó a Estados Unidos en 1999 y acaba de ser restaurado.
Crédito: Nissan
17/18
Comparte
Terminamos con quien comenzamos, la estrella hollywoodense más apasionada por el automóvil de todos los tiempos, Steve McQueen. Esta vez con un magnifico Jaguar XKSS 713 de 1957, la versión de calle del legendario Jaguar D-Type de competencia. McQueen fue el tercer dueño de esta exclusiva joya automotriz, cuya producción estuvo limitada a solo 16 ejemplares. Crédito: Simón Gómez
18/18
Comparte
McQueen, quien hacía todos los servicios de mantenimiento el mismo, hizo pintar el auto en su verde oscuro, cambió el interior en color negro y corría tanto que en el primer año en su posesión obtuvo tantas multas por exceso de velocidad que casi le suspendieron la licencia de conducir dos veces. McQueen le vendió el auto a un coleccionista a principio de los años 70 para readquirirlo poco tiempo después y mantenerlo hasta su muerte.
Crédito: Persol
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés