null: nullpx
Asesinatos

Tres armas y un asesinato: el misterio de la muerte de un latino de 15 años que la policía sigue sin resolver

Márquez Grajeda recibió un disparo en la cabeza en una casa que no era la suya ni la del sospechoso de matarlo cuando estaba rodeado de "varias personas", pero aún se desconoce el motivo. La policía ha encontrado tres armas (se desconoce el dueño de dos de ellas), pero aún no sabe si están relacionadas con el incidente.
9 Feb 2019 – 10:46 AM EST

La policía de West Valley City, en Utah, está tratando de encajar todas las piezas de la muerte de Márquez Grajeda, un joven latino de solo 15 años, quien recibió un disparo en la cabeza cuando se encontraba rodeado de gente en una casa que no era la suya ni la de su supuesto asesino.

Los investigadores tienen ya un sospechoso arrestado, otro joven de 14 años. Pero aún hay muchos elementos que desconocen: por qué tenía un arma, de dónde salió y qué hacían en ese lugar. Pero además tienen otro elemento que añadir: tres pistolas relacionadas con el caso.

El incidente, según dijo el Departamento de Policía, ocurrió el pasado martes. Los dos menores estaban en una vivienda durante el almuerzo escolar.


Roxeanne Vainuku, portavoz de la policía, explicó que ninguno de los jóvenes vivía en esa casa, algo que aumenta las incógnitas de este caso. Lo que sí está corroborado es que, cuando ocurrió el suceso, había "múltiples personas" en la habitación en el momento en el que recibió el impacto, según confirmó Vainuku a Univision Noticias.

El joven "estaba visitando a alguien que conocía. El sospechoso también estaba visitando a alguien que conocía", añadió. "Era un grupo de gente que se conocía entre ellos", recalcó, aunque la policía desconoce si Grajeda y el sospechoso eran amigos.

Según el relato de las autoridades, el chico de 14 años empuñó un arma con la mano, "apuntó hacia la víctima y apretó el gatillo" disparándole de cerca a la cabeza. Grajeda falleció poco después.

Tres pistolas, dos sin propietario

La investigación aún continúa. Según indicó la policía en su cuenta oficial, hasta el momento se han recuperado tres pistolas:

- una en la casa, cuyo propietario vive en dicha vivienda.
- otra también en la casa, pero se desconoce el propietario.
- una tercera en un canal y sin propietario conocido.

Las autoridades remarcaron que "se desconoce si alguna de las armas encontradas (en la casa) tienen relación" con el caso.

Con todos estos elementos, los investigadores aún están tratando de esclarecer lo que pasó. Inicialmente, la policía de West Valley City cree que todo pudo ser un accidente, pero no ha cerrado aún el caso. De hecho, indicaron que el joven sospechoso fue arrestado acusado de homicidio. "Este cargo permite la posibilidad del homicidio como resultado de negligencia o un acto intencional", explicó la policía citada por 2KUTV.

"Queremos respuestas"

Dentro de la investigación, la policía está entrevistando a "varios testigos", las otras personas que estaban y que presenciaron lo sucedido.

Familiares y amigos del joven Grajeda rindieron un homenaje al adolescente este miércoles frente a su casa y exigieron poner fin a todo el misterio que rodea su muerte.

"Ayer estábamos todos llorando en la casa de mi madre y yo solo deseaba que entrara andando por la puerta", declaró Agustina López, hermana de la víctima a Deseret News.

"Es muy duro. Queremos respuestas. Queremos saber qué pasó, cómo pasó, quién lo hizo. Porque estamos sufriendo", añadió.

Mira también:


"Jason era un joven muy alegre": Lo que se sabe del asesinato de un adolescente hispano al oeste de Houston

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AsesinatosMuertesLatinosArmas
Publicidad