null: nullpx
Asesinatos

El autor de la matanza en Japón planeaba eliminar a 260 personas y luego entregarse

En una detallada carta dirigida a un diputado en febrero, el autor de la masacre alertaba sobre su plan de "eutanasia", "por el bien de Japón y del mundo".
27 Jul 2016 – 6:30 AM EDT

"El acto será ejecutado con rapidez y sin dañar en absoluto al personal. Después de eliminar a 260 personas en las dos instalaciones, me entregaré".

Así de claro lo advertía en una carta Satoshi Uematsu, el único sospechoso de la masacre perpetrada en la madrugada del martes que dejó al menos 19 muertos y 26 heridos en una residencia de discapacitados psíquicos en Japón.

Uematsu detalló sus planes y sus motivos para el ataque en una carta enviada a un diputado japonés en febrero y que ha sido publicada íntegramente este miércoles por los medios nacionales.

La misiva estaba dirigida a Tadamori Oshima, diputado en la Cámara Alta del Parlamento japonés, aunque el sospechoso se la entregó a un policía al no poder hacérsela llegar personalmente a éste, según dijeron fuentes de la investigación a la cadena estatal NHK.

Aquella misiva fue objeto de una investigación policial y dio lugar al internamiento temporal en un psiquiátrico del hombre de 26 años de edad.


"El plan será llevado a cabo durante el turno nocturno, cuando hay poco personal. El objetivo serán dos instalaciones donde residen muchos discapacitados múltiples. Los trabajadores de guardia serán maniatados con cables para que no puedan moverse ni contactar con el exterior", explica la carta fechada el pasado 14 de febrero.

En su correspondencia hace varias peticiones a las autoridades para cumplir una condena de dos años y "salir libre" después.

La matanza fue perpetrada en un centro de discapacitados psíquicos en la localidad de Sagamihara, a unas 30 millas (50 kilómetros) al oeste de Tokio, donde el joven había trabajado desde finales de 2012 hasta el pasado febrero. Tras los hechos, Uematsu se entregó en una comisaría de policía próxima a la residencia llevando consigo los cuchillos que empleó en el ataque.

Uematsu invoca en su texto "el bien de Japón y del mundo", y dice que su meta es "lograr un mundo en el que las personas con discapacidades múltiples puedan recibir la eutanasia (...)".

"Creo que actualmente no hay ninguna solución para el modo en que viven los individuos con discapacidades múltiples. Los discapacitados sólo pueden crear miseria", añade.


Además de en esta carta, Uematsu había anunciado sus intenciones a sus compañeros de trabajo y a algunos de sus conocidos, por lo que fue investigado por la policía y sometido a pruebas psiquiátricas.

Los especialistas médicos consideraron que podía ser peligroso y decidieron internarlo en un centro psiquiátrico a mediados de febrero -en las mismas fechas en que Uematsu abandonó su empleo en la residencia de discapacitados-, aunque fue dado de alta doce días después.

Las autoridades concluyeron entonces que su estado había mejorado y que ya no suponía ningún riesgo, según explicó en rueda de prensa en la víspera un portavoz del ayuntamiento de Sagamihara.

Uematsu continúa bajo detención, y está previsto que declare este miércoles ante la fiscalía y que ésta presente hoy cargos de homicidio contra él.

El suceso ha conmocionado al país asiático al tratarse de uno de los crímenes más sangrientos de su historia reciente.

RELACIONADOS:AsesinatosJapónMundoMasacre
Publicidad