Asesinatos

Capturan en España a un hombre sospechoso de asesinar a un niño hace 20 años en Holanda

Jos Brech estaba instalado en una tienda de campaña en una zona boscosa cerca de Barcelona y "salió a cortar leña" cuando la policía lo detuvo. Es el principal sospechoso del asesinato de un niño de 11 años cometido en 1998, un caso que conmovió a su país.
27 Ago 2018 – 7:02 AM EDT

Nadie sospechaba de Joseph Brech, un holandés de 55 años, que había acampado en una zona boscosa cerca de Barcelona, España. Nadie, salvo un un turista holandés que lo reconoció después de que sus fotos salieran a la luz en la prensa holandesa la semana pasada.

Brech estaba siendo buscado a escala internacional por ser sospechoso de agresiones sexuales y posterior asesinato de un niño cometido hace veinte años, un caso que causó conmoción en los Países Bajos.

El turista avisó a la policía local y este domingo, cuando Brech “salió a cortar leña", fue detenido, según explica un comunicado de la policía nacional difundido este lunes.

Estaba instalado en una zona montañosa cerca de Castellterçol, un pequeño municipio a 31 millas (50 km) de Barcelona, según el diario De Telegraaf, cerca de una casa en la que "había recibido visitas" anteriormente.

El detenido será puesto a disposición judicial y podría ser extraditado en los próximos días a Holanda, donde la noticia fue acogida con gran satisfacción.

"El detenido ha sido conducido a los juzgados de Granollers (noreste de Barcelona) por la policía nacional", indicó a la AFP una portavoz de las autoridades judiciales en Cataluña.

En este tribunal, el sospechoso será interrogado por videoconferencia por los magistrados de la Audiencia Nacional, un alto tribunal en Madrid encargado de los procesos de extradición, añadió.

Brech es sospechoso del asesinato del holandés de 11 años Nicky Verstappen, quien había desaparecido en la noche del 9 al 10 de agosto de 1998 en un campamento de verano en la provincia de Limbourg, al sur de Holanda. Fue hallado muerto un día después en un pinar cercano al campamento, con marcas de agresión sexual.

En este campamento el sospechoso trabajaba como monitor, según la policía española.

La Policía holandesa puso en marcha un análisis de ADN a gran escala en la región de Limburgo en mayo de 2017 para esclarecer la autoría del asesinato y, aunque el propio Brech no acudió a la toma de muestras, pudo ser identificado a través del ADN de un familiar cercano.

Un total de 13,000 varones participaron en la prueba y entre los 2,000 que se negaron las sospechas se centraron en Jos Brech, que desapareció del país en abril sin dar explicaciones a su familia, explica el diario La Vanguardia.

Vea también:

En fotos: La mirada de los asesinos más crueles del último siglo

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AsesinatosMundoEuropa
Publicidad