null: nullpx
Cuba

Bolton elogia a Bahía de Cochinos y refuerza las sanciones estadounidenses contra Cuba

"Cuba no se beneficiará con el robo de la propiedad de ciudadanos estadounidenses", dijo el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, a Univision Noticias. Las personas a quienes les robaron su propiedad privada "y ganada con tanto esfuerzo en Cuba, finalmente podrán demandar".
Read this story in English
17 Abr 2019 – 3:43 PM EDT

Proclamando una nueva era de apoyo hemisférico a los objetivos de Estados Unidos, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, anunció el miércoles que después de una espera de 23 años la administración de Trump por primera vez permitirá que los estadounidenses demanden a las compañías extranjeras por indemnización en los casos de propiedades confiscadas por el gobierno comunista de Cuba, después de que Fidel Castro tomó el poder hace 60 años.

"Los estadounidenses a quienes les robaron su propiedad privada y ganada con tanto esfuerzo en Cuba finalmente podrán demandar", dijo Bolton a una audiencia de veteranos cubanos en el exilio de la invasión de Bahía de Cochinos de 1961.

La polémica decisión provocó una respuesta rapida de la Unión Europea, que prometió tomar represalias contra las compañías estadounidenses. Canadá, Francia, España, Gran Bretaña y otros países con grandes inversiones en el turismo de Cuba, el tabaco, el ron y las industrias mineras, han amenazado con demandar en la Organización Mundial de Comercio si Washington interfiere con los lazos comerciales entre Cuba y otra nación soberana.

Críticos han destacado que elegir el aniversario de la Bahía de Cochinos es una selección un tanto "extraña" para restablecer los objetivos democráticos de Estados Unidos en el hemisferio. La invasión fue un desastre notorio, y fue rechazada por las fuerzas de Castro, infligiendo una de las derrotas más humillantes de la hegemonía estadounidense en la región.

Aún así Bolton estuvo lleno de elogios para los veteranos de la operación fallida. "Estados Unidos nunca olvidará los sacrificios que hicieron en esas playas sagradas", dijo al comparar su heroísmo con los desembarcos del 'Día D' en Normandía durante la Segunda Guerra Mundial.

"La gente comenzó este movimiento en Cuba hace cincuenta y ocho años, y la gente lo va a terminar", agregó.

Más sanciones

Bolton también anunció que a los ejecutivos de esas compañías extranjeras se les denegarán las visas de Estados Unidos. “Cualquier persona que trafica en propiedad robada a los estadounidenses no recibirá una visa. No son bienvenidos aquí ”, dijo a los exiliados, en su mayoría adultos mayores, en un evento para conmemorar el 58 aniversario de la invasión fallida respaldada por la CIA.

Si bien era música para los oídos de muchos exiliados cubanos, se espera que atacar a Cuba con nuevas sanciones reviva las viejas tensiones con los aliados de EEUU, como Canadá, México y las naciones de la Unión Europea, así como Rusia y China. Un intento de aislar aún más a Cuba también corre el riesgo de dividir los esfuerzos de la coalición regional para reconocer al líder opositor de Venezuela, Juan Guaido, como su presidente legítimo.

Unir las cuerdas a la ya frágil economía de Cuba también podría alimentar otra crisis humanitaria, lo que provocará que más cubanos intenten huir de la isla y se unan al éxodo de migrantes en la frontera de Estados Unidos y México.


Propriedad robada

La decisión reabre una antigua herida sobre lo que muchos exiliados consideran propiedad robada por el régimen de Castro. La controvertida cláusula, conocida como 'Título III', es parte de una ley de 1996 que restringió drásticamente el embargo de Estados Unidos a Cuba, incluida una disposición que autoriza la presentación de demandas por parte de los reclamantes estadounidenses que tienen propiedades en Cuba de las que fue incautada por el gobierno comunista. El Título III de la Ley de Libertad y Solidaridad Democrática Cubana de 1996, también conocida como 'Ley Helm-Burton', fue suspendido por todos los presidentes en los últimos 23 años debido principalmente a la oposición de la comunidad internacional.

" Es una señal clara, no solo en Cuba, sino en todo el mundo, de que no se beneficiará con el robo de la propiedad de ciudadanos estadounidenses", dijo Bolton a Univision Noticias en una entrevista exclusiva con Patricia Janiot. " Las personas que perdieron sus bienes deberían tener un remedio en los tribunales estadounidenses", agregó.


Consultado sobre la reacción de Europa, Bolton dijo que la administración de Trump no estaba preocupada. “Hemos entablado conversaciones diplomáticas con muchos de los países que podrían verse afectados. Hemos explicado por qué estamos haciendo esto", dijo. "Van a tener que darse cuenta de que en la administración de Trump han encontrado a alguien que está determinado a que esta práctica va a terminar", agregó, refiriéndose a la inversion extranjera en propiedad confiscada.

La reacción de Cuba también fue rápida. Johana Tablada, subdirectora de la Dirección de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, dijo en Twitter: "Antes de que intenten montar eufóricamente una ola de maldad y mentiras, deben tomar una dosis de realidad. El mundo le ha dicho a John Bolton y al gobierno de los Estados Unidos que eliminen el bloqueo criminal contra Cuba y la Ley Helms-Burton".


En una medida que podría tener un efecto mucho más directo en las familias cubanas, Bolton también anunció el miércoles un nuevo límite en remesas de efectivo a la isla de 4,000 dólares al año, por persona.


Iniciativa de Obama en ruinas

La decisión de hacer cumplir el Título III, que entrará en vigencia el 1 de mayo, golpea nuevamente la iniciativa de 2014 del presidente Barack Obama para reparar las relaciones con Cuba, aunque no afecta a las relaciones diplomáticas que se restablecieron en 2015.

La implementación del Título III requeriría que el gobierno cubano resuelva unas 5,913 reclamaciones certificadas por un valor aproximado de 9,000 millones de dólares. También podría abrir la puerta a un número desconocido de nuevas reclamaciones que tendrían que pasar por un proceso de certificación.

La ley es vista por algunos expertos legales como una extensión extraterritorial de la ley de Estados Unidos que infringe el derecho soberano de otros países a conducir su propia política exterior. Algunos expertos han advertido que el Título III de hecho aliviaría al gobierno cubano de la carga de tener que pagar una indemnización, pasando el costo a las compañías extranjeras que ahora enfrentan posibles demandas en virtud de la Ley Helms-Burton.

"La aplicación extraterritorial del embargo estadounidense es ilegal y viola el derecho internacional", dijo Alberto Navarro, embajador de la Unión Europea en Cuba. “Personalmente lo considero inmoral. Durante 60 años, lo único que resultó del bloqueo es el sufrimiento del pueblo cubano".

Ron, hoteles y minas

Cuba ha luchado durante décadas para atraer inversiones extranjeras debido a su economía estatal fuertemente controlada, y si bien el Título III puede hacer que la isla sea menos atractiva para las grandes empresas, no se espera que elimine a los principales jugadores extranjeros como Pernod-Ricard de Francia, que fabrica el famoso ron Havana Club, o las cadenas hoteleras españolas Melia o Iberostar. Otras compañías que podrían enfrentar demandas incluyen la compañía minera canadiense Sherritt, que opera una planta de níquel, el conglomerado holandés-británico Unilever y el conglomerado suizo Nestlé, la mayor empresa de alimentos y bebidas del mundo.

Aun así, la nueva política provocó conmociones en la comunidad legal y empresarial que vigila a Cuba. “Este es otro paso incremental. Es un clavo más", dijo Pedro Freyre, un abogado cubanoamericano del bufete de abogados Akerman en Miami. "Se ha vuelto al futuro, a la hostilidad y, en lugar de lo que se había puesto en marcha con el acercamiento de Obama," agregó.

Así ha sido la visita de Obama en Cuba

Loading
Cargando galería

Incluso si la nueva política se atasca en las disputas legales internacionales, eso no impedirá que logre su objetivo real de ahuyentar la inversión extranjera en Cuba, según Jason Poblete, un abogado de Washington y experto en sanciones.

"Internacionalizar el embargo”

“La administración está tratando de telegrafiar al mundo legal que planea usar el Título III como una herramienta. Se trata de internacionalizar el embargo ”, dijo, destacando el frustrado objetivo de muchos 'halcones' conservadores como Bolton, así como la delegación cubano-estadounidense en el Congreso, encabezada por los senadores Marco Rubio (R-Florida) y Bob Menendez (D- New Jersey). "Eso es lo que antes no podíamos hacer en Cuba porque la dinámica no estaba allí", dijo Poblete, refiriéndose a la incapacidad de los anteriores presidentes de Estados Unidos de ganar el apoyo internacional para el embargo de Cuba que ha sido condenado repetidamente en las Naciones Unidas.


El tema es muy personal para Bolton, quien comenzó su carrera política como protegido del fallecido senador Jesse Helms de Carolina del Norte, un famoso 'halcón' de la política exterior en su época. El acto Helms-Burton se aprobó bajo la administración de Clinton en 1996 tras el derribo de dos pequeños aviones volados por pilotos del exilio cubano del grupo Hermanos al Rescate, cerca de la costa cubana, matando a las cuatro personas a bordo.

En un discurso que se remonta a la Guerra Fría y con una retórica anticomunista, Bolton dijo que los tiempos han cambiado y que el hemisferio ahora está estrechamente alineado con los intereses de los objetivos de Estados Unidos de una manera que no se ha visto en décadas, en gran parte debido a la crisis en Venezuela.

Estados Unidos ahora cuenta con el apoyo de "naciones de ideas afines" en todo el continente americano en sus esfuerzos por derrocar a Maduro y llevar también la democracia a Cuba y Nicaragua, dijo Bolton. “Los destinos de nuestras naciones no serán dictados por potencias extranjeras; serán moldeados por las personas que llaman hogar a este hemisferio. Hoy proclamamos con orgullo que todos lo oigan: la Doctrina Monroe está viva y bien", dijo refiriéndose a una política de Estados Unidos del siglo 19 que siempre ha sido un símbolo de la influencia del país en el hemisferio.


"Troika de la Tiranía"

En los últimos meses, Trump ha buscado aumentar las sanciones contra Cuba como parte de una política para derrocar al presidente de facto del gobierno de Venezuela, Nicolás Maduro, considerado ilegítimo por Estados Unidos y más de 50 países luego de elecciones fraudulentas el año pasado. Cuba es el principal aliado de Venezuela en la región y brinda un apoyo vital de inteligencia médica y militar que se acredita con ayudar a mantener a Maduro en el poder. Al referirse a Cuba, Venezuela y Nicaragua como la "Troika de la Tiranía", Bolton dijo que "Estados Unidos espera ver caer cada rincón de este sórdido triángulo de terror: en La Habana, en Caracas, en Managua".

Continuó: “Las paredes se están cerrando. No hay vuelta atrás. La gente prevalecerá. Y cuando lo hagan, sabemos que Cuba será la próxima ".

Sin embargo, muchos expertos cuestionan si el apoyo internacional para el cambio de régimen en Cuba se acerca a la amplia coalición de naciones que apoyan la eliminación de Maduro a favor del presidente interino Juan Guaidó. A pesar de las críticas al régimen comunista de partido único de Cuba y la represión de los activistas de derechos humanos, la mayoría de los países no comparten el celo de Bolton por tratar de imponer la democracia a través de sanciones económicas.

Bolton le dijo a Univision Noticias que esperaba que la coalición no se vea perjudicada por la acción de este miércoles. "Sería muy decepcionante si los gobiernos democráticos en Europa y en todo el mundo abandonaran sus principios democráticos en una disputa comercial", dijo. "No creo que eso suceda. Se quejarán del final de las exenciones de Helms-Burton, eso es seguro, pero creo que todavía nos apoyarán en Maduro ".


RELACIONADOS:CubaPolítica
Publicidad