null: nullpx
Abusos

Madre de 38 años va a prisión tras tener sexo con adolescentes a los que sedujo con fotos íntimas

Brooke Lajiness fue sentenciada a una pena que va desde cuatro años y nueve meses a 15 años de cárcel después de abusar de los menores de 14 y 15 años. Su esposo sostuvo que el insomnio que ella sufre jugó un papel en su comportamiento.
8 Ago 2017 – 2:09 PM EDT

Brooke Lajiness, una madre de 38 años de Michigan, fue sentenciada este lunes a una prisión de cárcel después de haber mantenido relaciones sexuales con dos menores de edad -de 14 y 15 años- a los que sedujo con fotos explícitas a través de las redes sociales.

La mujer, que estaba acusada de 13 delitos por conducta sexual inapropiada, fue condenada a entre cuatro años y nueve meses y 15 años de cárcel, según publicó MLive. Según los fiscales, comenzó a seducir a un joven durante el verano de 2016 cuando se había graduado de la escuela secundaria. La mujer habría intercambiado con el adolescente fotos de ella desnuda en la red social Snapchat, conocida porque las imágenes desaparecen automáticamente luego de ser enviadas. Según Jonh Vella, ayudante del fiscal del condado de Washtenaw, en las fotografías aparecía ella en la bañera y en actos sexuales.

Los investigadores sostuvieron que Lajiness aparecía con su auto cerca de las casas de los progenitores de los adolescentes y tenían sexo en el vehículo.

Vella indicó en la audiencia que durante una entrevista con los detectives de la policía la mujer fue incapaz de explicar por qué lo había hecho. "Ella explicó que era algo que ella no quería hacer, pero que lo estaba ayudando", dijo el ayudante del fiscal. Sin embargo, cuando le pidieron que diera más información sobre qué tipo de ayuda le estaba dando, "la acusada pasó mucho trabajo para explicarlo".

La culpa del insomnio

Lajiness y su esposo, que también estuvo presente en la audiencia del lunes, escribieron cartas tratando de culpar de lo sucedido a los adolescentes. Además, el marido, sostuvo en la carta que la culpa de lo sucedido la tenía su insomnio. El abogado de la pareja, David I. Goldstein, aclaró que se refería a los efectos secundarios que pudo causar la medicación para dicha enfermedad.

"Fueron las acciones de la acusada las que la trajeron acá", replicó Vella.

El abogado basó su defensa afirmando que la mujer había actuado mal, pero lo atribuyó a su salud mental. Por ello, no la definió como una predadora sexual y propuso que con una terapia adecuada podría evitarse que volviera a repetir su comportamiento.

El juez dictaminó que la salud mental de Lajiness efectivamente jugó un papel, pero consideró que su actitud había sido inapropiada. La mujer, que se había declarado culpable en junio de varios cargos, fue inmediatamente trasladada a una prisión.

Un agónico castigo final: 20 ejecuciones fallidas en cárceles de EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AbusosEstados Unidos
Publicidad