null: nullpx
Abusos

Así respondieron las futbolistas clasificadas de forma sexista por los jugadores del equipo masculino de Harvard

Seis jugadoras que vieron sus fotos con comentarios sexistas hechos por sus propios compañeros decidieron responderles con una carta abierta. La polémica surgió tras conocerse que los hombres tienen desde 2012 una lista donde dan puntaje de acuerdo al físico a sus compañeras del equipo femenino.
5 Nov 2016 – 11:55 PM EDT

De 1 a 10 según su atractivo sexual. Los jugadores del equipo de fútbol de la Universidad de Harvard puntuaron así en 2012 a Brooke Dickens, Kelsey Clayman, Alika Keene, Emily Mosbacher, Lauren Varela y Haley Washburn. Ellas son la verdadera cara de la polémica que ha suscitado una publicación del diario universitario The Havard Crimson sobre un sistema de los futbolistas para clasificar a sus compañeras del equipo femenino.

Tras la revelación del diario, la universidad canceló la temporada de fútbol masculino, pero en esta historia las víctimas no son ni deberían de ser ellos. Las mujeres que aparecen en la lista de 2012 (año en el que fue creada la p ráctica que permanece en la actualidad), que contenía fotos y hasta la postura sexual que imaginaban los hombres que era la preferida por las futbolistas, decidieron responderles con una carta abierta publicada en el mismo medio estudiantil.

"Nosotras somos esas mujeres, no somos anónimas y antes que nuestros comentarios sean tomados, inventados y publicados detrás del disfraz de anonimato que nos ofrecen numerosos medios, decidimos hablar por nosotras mismas", dicen al inicio de la respuesta en la que describen como "sorpresa" y "confusión" el momento en el que supieron de lo que hacían sus compañeros.

Sin embargo, como relatan en su carta, lo que más les sorprendió no fue lo que ellos hicieron, sino el hecho de que parece que no importó o no fue tomado como algo grave, sino como algo "simplemente normal". "La triste realidad es que hemos llegado al punto de esperar este tipo de comportamiento de muchos hombres, que es tan 'normal' para nosotros que regularmente decidimos que no vale la pena esforzarnos por preocuparse por eso".

"Ahora que los medios han tomado ventaja del nombre Harvard, una vez más, se ha vuelto muy difícil evadir la omnipresencia de esta historia, más duro de escapar del abominable juicio de nuestros colegas y los indignantes comentarios del público en internet, y lo más difícil, superar la vergüenza, el disgusto y el dolor que sentimos como resultado", continúa la misiva.

El texto pone de relieve que no se sienten mal solo por el ataque, sino que estas seis chicas expresan frustración de que esta sea una realidad que todas las mujeres han enfrentado en el pasado y seguirán enfrentando a través de sus vidas. Ellas lamentan haber sido degradadas por quienes están supuestos a ser como sus hermanos.

Las firmantes recuerdan que se sienten "más que heridas" al darse cuenta que quienes han considerado sus amigos por los últimos cuatro años hayan propiciado, observado en silencio o participado en algo como calificarlas como objetos sexuales, algo por lo que no se disculparon hasta apenas esta semana.

"Es lamentable que atletas femeninas a las cuales se les dice que se sientan empoderadas y orgullosas de sus habilidades sean tantas veces reducidas a su apariencia física", agregaron.

"'Una charla de vestuario' no es una excusa porque esto no se limita a los equipos de deportes. El mundo entero es el vestuario", concluyeron en su respuesta ante las veces han escuchado la famosa disculpa de que se trata "solo de una conversación de vestidores".

Finalmente, quisieron cerrar dejándole un mensaje a todos los hombres que, además de los jugadores del equipo de fútbol masculino de Harvard, reclamen en algún momento sus cuerpos y elijan tratarlas como objetos sexuales: "Como lo dijo una de nosotras un día, ahora todas decimos juntas: 'Te puedo ofrecer mi perdón, que es -y siempre será- la única parte de mi que podrás reclamar como tuya".


Lea también:

Publicidad